Pagos mediante código QR: cómo generar y utilizar códigos QR para tu empresa

  1. Introducción
  2. ¿Qué es un código QR?
  3. Tipos de códigos QR
  4. ¿Cómo funcionan los códigos QR?
    1. Codificación
    2. Estructura
    3. Extracción de datos
  5. ¿Cómo se usan los códigos QR para pagar?
  6. ¿Cómo usar códigos QR en las empresas?
  7. ¿Cómo se generan códigos QR para pagos?

Los códigos QR están ganando cada vez más terreno en el panorama del procesamiento de pagos. En 2022, el valor total del volumen del mercado global de códigos QR era de 9980 millones de dólares. Pero dirijamos la vista al futuro: se calcula que entre 2023 y 2030 ese mercado alcanzará una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 16,9 %. El auge meteórico de los códigos QR recalca qué importante es para los negocios conocer, entender e implementar este método de pago que destaca por su sencillez, velocidad y seguridad en los pagos sin contacto.

Los dos principales motivos del auge de los pagos con códigos QR son fáciles de identificar: el gran aumento en el uso de dispositivos móviles y la adopción generalizada de las tecnologías de pago digitales. Este método de pago conlleva multitud de ventajas para las empresas, como son la rentabilidad de su infraestructura, la aceleración en el procesamiento de transacciones y más eficiencia para la gestión de inventarios. Por tanto, la empresa que logre entender cómo funcionan estas operaciones, identificar sus ventajas y aplicar una estrategia de implementación optimizada, disfrutará de una ventaja significativa en un mercado sujeto a cambios tan rápidos y constantes como es es del comercio minorista.

A continuación analizaremos al detalle distintos aspectos de los pagos mediante código QR: exploraremos sus posibles aplicaciones y veremos también cómo se integran en los sistemas de un negocio para ofrecer una mejor experiencia de cliente.

Esto es lo que encontrarás en este artículo:

  • ¿Qué es un código QR?
  • Tipos de códigos QR
  • ¿Cómo funcionan los códigos QR?
  • ¿Cómo se usan los códigos QR para pagar?
  • ¿Cómo usar códigos QR en las empresas?
  • ¿Cómo se generan códigos QR para pagos?

¿Qué es un código QR?

La denominación «código QR» proviene de las siglas inglesas de «código de respuesta rápida» (quick response code). Se trata de un tipo de código de barras que se emplea en el espacio de transacciones digitales para facilitar el intercambio rápido y fluido de datos. En el contexto de los pagos, los códigos QR pueden representar información de transacciones en formato legible para sistemas digitales. Cuando un cliente escanea el código con su teléfono móvil (o cualquier otro dispositivo compatible), inicia un proceso de pago sin que ese cliente tenga que introducir ningún dato manualmente. Los datos codificados pueden representar información como las credenciales de la cuenta del cliente, el importe de la transacción u otros detalles específicos del pago. Esa representación digital de los datos de la transacción ayuda a agilizar el proceso de pago. En comparación con otros métodos, acorta el plazo de tiempo que requiere la transacción y cuesta menos esfuerzo, tanto para clientes como para negocios.

Tipos de códigos QR

Los códigos QR se dividen en dos categorías principales: estáticos y dinámicos. Veamos qué diferencia a estos dos tipos de códigos QR:

  • Códigos QR estáticos
    Los códigos QR estáticos contienen información fija, imposible de alterar después de generar el código. Los datos se almacenan directamente en el propio código; podrán consultarlos tantos usuarios como se quiera, sin límite de veces. Lo más habitual es que estos códigos se empleen para tareas que no requieran incluir información nueva o actualizada. Por ejemplo, para comunicar datos de contacto, la clave de una red wifi o la dirección URL de un sitio web. Puesto que los datos son fijos, la única manera de modificar la información codificada sería generar otro código QR.

  • Códigos QR dinámicos
    A diferencia de los códigos QR estáticos, la información que se incluye en los dinámicos sí se puede modificar o actualizar después de que se haya generado el código. No es que el código QR en sí mismo contenga la información, sino que constituye una referencia que permite acceder a una ubicación online donde están guardados los datos. De este modo, las empresas pueden rastrear la lectura del código en tiempo real y saber en qué momento exacto lo escanearon, desde qué lugar y con qué dispositivo. Asimismo, se posible que la empresa modifique la URL de destino: una opción especialmente útil para campañas de marketing, en las que es importante monitorizar las estadísticas y actualizar la información. La mayor desventaja que presentan los códigos QR dinámicos es que, a diferencia de los códigos QR estáticos, requieren una conexión a Internet activa para acceder a esa información.

Cada tipo tiene sus propias ventajas y encaja mejor para usos distintos. A las empresas les gustan los códigos QR dinámicos porque permiten monitorizar las interacciones de los usuarios y actualizar fácilmente la información que contiene el código. Pero los códigos QR estáticos son útiles en escenarios donde esa información permanecerá sin cambios a largo plazo. Veamos algunos de los distintos usos que puede encontrar una empresa para los códigos QR.

¿Cómo funcionan los códigos QR?

Los códigos QR contienen datos cifrados en un patrón único dentro de una cuadrícula que, generalmente, contiene cuadritos blancos y negros. Se pueden leer con un escáner de códigos QR que a menudo está integrado por defecto en la cámara de un teléfono móvil o tableta. Analizemos el funcionamiento con más detalle:

Codificación

El proceso comienza cuando se transforma la información para convertirla en un código QR. Puede tratarse de datos de un pago, direcciones URL, texto u otros datos. Se aplica un algoritmo específico que traduce esa información y conforma un patrón de cuadritos blancos y negros. Cada patrón es único, irrepetible, y corresponde a distintos caracteres o secuencias de datos.

Estructura

Cada código QR está dividido en varias regiones y cada región cumple una función específica. Estas son las cuatro principales:

  • Marcadores de posicionamiento
    Hay tres cuadrados de grandes dimensiones ubicados en las esquinas. Su misión es permitir que el escáner detecte el código QR e identifique su orientación.

  • Patrones de sincronización
    Filas y columnas de cuadritos blancos y negros que sirven para indicar las posiciones de celdas individuales.

  • Claves de datos y corrección de errores
    Son las áreas donde se ubican los datos codificados, acompañados de bits de redundancia. Esos bits son fragmentos de información adicionales que ayudan a corregir los datos cuando los códigos están deteriorados o incompletos.

  • Escaneado
    Para leer los códigos QR hace falta un dispositivo equipado con cámara y una aplicación de lectura específica (que, en muchos teléfonos móviles y tabletas estará instalada por defecto). La aplicación utiliza la cámara para fotografiar el código y seguidamente interpreta el patrón de la cuadrícula para descifrar los datos originales.

Extracción de datos

El escáner descodifica la información incrustada en el código QR y ejecuta la acción que tenga asignada: puede ser abrir una página web, mostrar texto o iniciar una transacción de pago.

Habitualmente, en el contexto de los pagos, el código QR sirve para cifrar los datos de la cuenta del cliente y, a veces, también el importe que se abona. Cuando el cliente escanea el código QR, su aplicación de banca o monedero digital se encarga de leer los datos codificados y cumplimentar los datos del pago automáticamente. En estos casos, todo lo que deberá hacer el cliente será confirmar la transacción.

¿Cómo se usan los códigos QR para pagar?

Los códigos QR han cobrado una gran popularidad como método de pago porque son fáciles de usar y permiten digitalizar la información de las transacciones. A continuación te proponemos unos ejemplos de uso de los códigos QR para pagos en distintos contextos comerciales:

  • Tiendas de comercio minorista
    Las tiendas físicas de toda la vida pueden ofrecer un código QR estático en el mostrador de la caja para acelerar los pagos en persona. Cuando los clientes están ya listos para pagar, escanean el código con una aplicación de pagos para dispositivos móviles instalada en su teléfono. La aplicación cumplimenta los datos del pago de la tienda y solicita al cliente que indique el importe que quiera abonar. Así se dinamiza el proceso de compra y además, se ofrece una alternativa rápida y segura a los pagos en efectivo o con tarjetas de crédito y débito físicas.

  • Restaurantes y cafeterías
    Igual que las tiendas pueden recurrir a los códigos QR, los restaurantes y cafeterías podrían imprimir un código QR en la cuenta o pegarlo en cada mesa para que sus clientes los escaneen y consulten el menú, hagan su pedido o paguen las consumiciones directamente desde su móvil. Así se agiliza el proceso de recogida de comandas, se aceleran los trámites para pagar y se reduce la necesidad de que intervenga el personal de servicio en pequeñas tareas manuales que consumen tiempo.

  • E-commerce
    Los negocios que venden por Internet pueden incluir códigos QR en su sitio web, concretamente en la página de checkout o en las facturas que envíen por correo electrónico. Esos códigos QR permitirán que los clientes paguen por sus compras sin tener que introducir datos manualmente, lo que simplifica el proceso de pago y refuerza la seguridad, ya que reduce al mínimo el riesgo de que se introduzcan datos erróneos.

  • Pagos entre particulares
    Una persona puede generar un código QR a través de su aplicación de banca online o monedero digital para que otras personas puedan enviarle dinero. Es un recurso especialmente útil para ciertas situaciones, como dividir una cuenta entre amigos o pagarle a un proveedor de servicios a domicilio.

  • Servicios de suscripción
    En el caso de las empresas que ofrecen servicios por suscripción, los códigos QR habilitan y facilitan los pagos recurrentes. Por ejemplo, un gimnasio podría añadir un código QR a la factura mensual que envía a cada uno de sus miembros para que puedan escanearlo y tramitar su pago, en lugar de tener que realizar el proceso manualmente cada mes.

  • Venta de entradas para espectáculos
    Los organizadores de eventos (como conciertos o competiciones deportivas) pueden integrar un código QR en sus entradas, que así servirán de medio para acceder al espectáculo, además de como justificante de compra. Cuando un cliente adquiera su entrada por Internet, la empresa le puede enviar un código QR por correo electrónico o SMS. Además, ese mismo código servirá para entrar al recinto correspondiente: los asistentes solo tendrán que mostrarlo en su teléfono móvil.

  • Campañas de donativos
    Los códigos QR también son útiles para las organizaciones sin ánimo de lucro que recauden donativos. Si cualquier entidad sin ánimo de lucro pone estos códigos al alcance de potenciales donantes en sus sitios web, sus páginas de redes sociales o sus establecimientos físicos, será muy fácil elegir el método favorito para abonar un donativo.

En todos estos escenarios sale a relucir que los pagos mediante códigos QR destacan por prácticos, rápidos y seguros: tres características indisplensables de una buena experiencia de cliente y de la eficiencia operativa. Además, dado que los smartphones y los monederos digitales son cada vez comunes, este es un método de pago accesible para más y más clientes y negocios.

¿Cómo usar códigos QR en las empresas?

Hay muchas de utilizar los códigos QR para aumentar y mejorar las interacciones con los clientes, simplificar las transacciones y reducir la carga de trabajo de las operaciones internas. Veamos algunos ejemplos:

  • Pagos sin contacto
    Cualquier empresa puede emplear códigos QR para habilitar pagos sin contacto, que ayudan a mejorar la experiencia del cliente al proporcionarle una opción rápida, fácil y segura para pagar. Imagina una cafetería que pone un código QR en su barra: los clientes lo pueden escanear desde su móvil con la aplicación de su banco o un monedero digital, indicar el importe pagar y confirmar la transacción. Otro caso similar sería el de un sitio web de e-commerce que incluyese un código QR en la página donde se finalice el proceso de compra. Así los clientes lo escanearían y podrían tramitar el pago sin necesidad de indicar los datos de su tarjeta de crédito.

  • Información sobre productos
    Los códigos QR sirven también como enlace directo para consultar información detallada sobre productos, para complementar los datos que se suelen indicar en embalajes y envases. Por ejemplo, un comercio que venda muebles podría poner códigos QR en las etiquetas de precios de la tienda. Así, al escanear el código, los clientes podrían consultar las instrucciones de montaje, conocer las opiniones de otros consumidores, visualizar el producto en una simulación 3D o comprobar si está disponible en otros colores y estilos.

  • Promociones y descuentos
    Los códigos QR sirven también para que cualquier empresa ofrezca promociones y descuentos exclusivos. Imagina que una marca del sector textil coloca códigos QR en sus escaparates, para que quienes pasen por delante los escaneen y así puedan acceder a ofertas por tiempo limitado o códigos de descuento exclusivos. Dos incentivos muy atractivos para estimular las compras.

  • Encuestas y comentarios de clientes
    Los códigos QR son útiles para recopilar opiniones de los clientes de un modo más ágil y práctico. Pongamos por caso que un restaurante imprime códigos QR en sus recibos: los clientes pueden escanearlos para acceder a un formulario en su teléfono móvil desde el que pueden compartir qué les pareció la atención y la comida. Es una forma ideal de identificar las áreas de mejora del negocio.

  • Menús digitales
    En lugar de seguir utilizando las clásicas cartas impresas en papel, los negocios de hostelería ya pueden sustituirlas por menús digitales mediante códigos QR. Basta colocar un código en cada mesa para que los clientes lo escaneen y consulten en su smartphone el menú. El mismo código QR permitiría que el establecimiento actualice sus ofertas en tiempo real, además de ofrecer información detallada sobre los ingredientes o los alérgeneos. ¡Hasta podría incluir opiniones de clientes o fotografías de cada plato!

  • Registro en eventos y espectáculos
    Con la ayuda de los códigos QR, las empresas que organizan eventos pueden simplificar sus protocolos de control de asistentes y emisión de entradas. Supongamos que una galería de arte acoge una exposición muy especial y decide incorporar un código QR en la cartelería que anuncia el acontecimiento. El público interesado en visitar esa exposición se podrá registrar para acudir u obtener una entrada digital directamente con el teléfono, con solo escanear el código.

  • Presencia y comunicación en redes sociales
    Los códigos QR son una herramienta fantástica para que las empresas ganen seguidores en sus redes sociales y fomenten la interacción y participación de sus clientes. Por ejemplo, una boutique local podría recurrir a imprimir códigos QR en sus bolsas o recibos. Al escanear el código, se conecta a su perfil de Instagram, donde los clientes pueden seguir las novedades de la tienda y mantenerse al tanto sobre nuevos productos, rebajas y eventos especiales.

  • Seguimiento del inventario
    En el plano interno, cualquier empresa puede aplicar códigos QR para gestionar sus inventarios. Veamos un caso práctico: un fabricante que incluya estos códigos en componentes individuales o productos completos. Servirían para que su plantilla los escanee en cada paso de los procesos de manufactura y logística, desarrollando así un seguimiento en tiempo real y posibilitando que se actualice el inventario.

Cada uno de los ejemplos anteriores demuestra que los códigos QR tienen decenas de aplicaciones prácticas posibles en distintas áreas: desde mejorar la comunicación e interacción con la clientela hasta engrasar las operaciones internas, pasando por subir el nivel de eficiencia de las transacciones. Destacan por ser muy versátiles y fáciles de usar, factores que los convierten en una herramienta muy potente dentro del panorama actual de los negocios digitales.

¿Cómo se generan códigos QR para pagos?

Generar códigos QR para pagos es un proceso sencillo y directo, pero los pasos concretos que conforman ese trabajo pueden variar según la plataforma de pagos o el servicio que utilicemos. A continuación analizamos los pasos básicos para generar un código QR para pagos:

  • Elegir un proveedor de servicios de pago: selecciona un proveedor de servicios de pago (PSP) que admita los pagos mediante código QR. La opción elegida también podría depender de circunstancias como la región donde trabajas y las necesidades generales del negocio. El proveedor de servicios de pago podría ser una entidad bancaria, un servicio de monedero digital como Apple Pay o incluso una plataforma de pagos especializada, como Stripe.

  • Crear una cuenta de comerciante: es necesario disponer de una cuenta de comerciante abierta con el proveedor de servicios elegido, la cual se vinculará al código QR y recibirá los pagos. Si ya tienes una cuenta así a tu nombre, puedes usar esa; si no, tendrás que abrir una. Ciertos proveedores, como Stripe, no exigen que las empresas abran cuentas de comerciante, puesto que ellos mismos ofrecen ya esa funcionalidad.

  • Acceder a la función de generación de códigos QR: inicia sesión en la plataforma del proveedor de servicios y localiza la función que permite generar códigos QR. Lo más común es encontrarla en la sección de herramientas o de pagos de la plataforma.

  • Introducir los datos específicos de los pagos: la plataforma te solicitará que indiques los datos concretos de cada pago. Pueden englobar datos como tu número de identificación de comerciante, la cuenta específica a la que deberían dirigirse los pagos y, quizás, un importe fijo para la transacción si ese código QR individual corresponde a un producto o servicio específico.

  • Generar el código QR: tras facilitar todos los datos necesarios, solo hay que hacer clic en el botón de «generar». La plataforma se encarga de producir un código QR único, vinculado a la información de pago que has aportando antes.

  • Probar el código QR: antes de distribuir el código QR en los soportes que te interesen, hay que verificar si funciona correctamente. Para eso, se escanea y se confirma que activa el proceso de pago correcto y que los pagos efectuados se dirigen a la cuenta que corresponda.

  • Implementar el código QR: tras superar las pruebas, el código QR ya se puede enseñar en el punto de venta, el sitio web, los recibos, tickets y facturas, o se puede usar de cualquier otra manera que encaje en tu estrategia de pagos.

Cuando nos planteemos usar códigos QR para pagos, conviene no olvidar nunca la importancia de la seguridad. Hay que utilizar siempre plataformas de pagos de confianza y cerciorarse de que los códigos QR se muestran o distribuyen de un modo que limite al mínimo el riesgo de que se produzcan manipulaciones o alteraciones sin autorización.

Si quieres descubrir cómo las empresas pueden usar códigos QR con los Payment Links de Stripe, aquí tienes todos los detalles.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.