Organizaciones de ventas independientes (ISO): qué son y cómo funcionan

Payments
Payments

Accept payments online, in person, and around the world with a payments solution built for any business—from scaling startups to global enterprises.

Learn more 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es una ISO?
  3. ¿Qué hacen las ISO por las empresas?
  4. ¿En qué se diferencian una ISO y un procesador de pagos?
  5. ¿Las ISO son diferentes de los proveedores de servicios de comerciante?
  6. ¿Quién puede ser una ISO?
  7. ¿Qué tipos de empresas deberían trabajar con una ISO?
  8. Ventajas e inconvenientes de trabajar con una ISO
    1. Ventajas de trabajar con una ISO
    2. Inconvenientes de trabajar con una ISO

El cambio mundial hacia los pagos sin efectivo ha ganado auge en los últimos años, y las empresas deben adaptarse a los cambios en las preferencias de pago de sus clientes.

Comprender la función de los proveedores de procesamiento de pagos modernos, incluidas las organizaciones de ventas independientes (ISO), es importante para las empresas que quieren adaptar y mejorar su funcionalidad de procesamiento de pagos. Pero las ISO no son meros proveedores de procesamiento de pagos. Sirven de puente entre las empresas y las entidades financieras responsables de procesar los pagos electrónicos.

En este artículo explicamos los aspectos principales de las ISO, por qué su función ha llegado a ser tan importante y cómo pueden ayudar a las empresas a mejorar sus operaciones. Asociarse con una ISO puede generar nuevas oportunidades de e-commerce para tu empresa.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es una ISO?
  • ¿Qué hacen las ISO por las empresas?
  • ¿En qué se diferencian una ISO y un procesador de pagos?
  • ¿Las ISO son diferentes de los proveedores de servicios de comerciante?
  • ¿Quién puede ser una ISO?
  • ¿Qué tipos de empresas deberían trabajar con una ISO?
  • Ventajas e inconvenientes de trabajar con una ISO

¿Qué es una ISO?

Es una entidad de terceros que está autorizada para comerciar y vender los servicios de procesamiento de tarjetas de crédito de los bancos o las empresas de tarjetas de crédito. Son intermediarios entre estas entidades financieras y las empresas que necesitan procesar transacciones con tarjetas de crédito.

Las ISO están registradas en las principales empresas de tarjetas de crédito, que también las regulan, y deben mantener ciertos estándares, incluida la relación con un banco patrocinador. Sus ingresos provienen de las comisiones que cobran por las transacciones y, a veces, de vender o alquilar equipos, como terminales de pago o lectores de tarjetas.

¿Qué hacen las ISO por las empresas?

Dado que las empresas operan cada vez más en espacios digitales y mercados globales, las ISO han cobrado más importancia. Permiten a las empresas aceptar una amplia gama de métodos de pago y proporcionar soluciones adaptadas a necesidades empresariales específicas, algo que las entidades financieras más grandes quizá no ofrecen. Las ISO adaptan sus servicios a las transacciones de e-commerce, los pagos a través de dispositivos móviles y las soluciones de pago integradas.

Proporcionan valor de forma más visible en los sectores donde los servicios bancarios tradicionales se quedan cortos, especialmente en los sectores de alto riesgo y para las empresas que necesitan un procesamiento de pagos más flexible o especializado. El auge de las ISO refleja tendencias más amplias en las finanzas y la tecnología, donde hay una gran demanda de personalización, facilidad de uso, flexibilidad y soluciones especializadas.

Las ISO proporcionan varios servicios clave a las empresas, principalmente en relación con el procesamiento de pagos con tarjeta de crédito o débito. Los siguientes son algunos de estos servicios:

  • Cuentas de comerciante
    Las ISO ayudan a las empresas a abrir cuentas de comerciante, que son tipos especiales de cuentas bancarias que permiten a las empresas aceptar pagos con tarjeta de crédito y débito.

  • Procesamiento de pagos
    Las ISO proporcionan la tecnología y los servicios necesarios para procesar transacciones con tarjetas de crédito; por ejemplo, lectores de tarjetas físicos, pasarelas de pagos por Internet, etc.

  • Venta o alquiler de equipos
    Muchas ISO venden o alquilan el equipo necesario para aceptar pagos con tarjeta, como los terminales para tarjetas de crédito o los sistemas POS (punto de venta).

  • Soporte al cliente
    A menudo las ISO ofrecen soporte al cliente para ayudar a las empresas a solucionar los problemas que les puedan surgir con sus sistemas de procesamiento de pagos.

  • Servicios de valor añadido
    Muchas ISO ofrecen otros servicios además del procesamiento de pagos; por ejemplo, análisis empresariales, soluciones de pago integradas, servicios de seguridad y prevención del fraude, etc.

El objetivo de una ISO es que a las empresas les resulte fácil aceptar y procesar pagos con tarjeta. Al hacer de intermediario entre la empresa y el banco o la compañía de tarjetas de crédito, las ISO pueden proporcionar un servicio y un soporte personalizados que quizá no están disponibles directamente en entidades financieras más grandes.

¿En qué se diferencian una ISO y un procesador de pagos?

Las ISO y los procesadores de pagos operan en segundo plano para facilitar transacciones electrónicas fluidas y seguras. Sin embargo, difieren en las funciones que desempeñan, sus responsabilidades y las interacciones con las empresas y las entidades financieras.

A continuación explicamos las diferencias con más detalle:

  • Organizaciones de ventas independientes
    Las ISO son entidades de terceros que actúan como intermediarios entre las empresas y los procesadores de pagos o bancos adquirentes. Están autorizadas a vender o alquilar servicios de los bancos y las empresas de tarjetas de crédito. Sus responsabilidades incluyen establecer relaciones con las empresas, ayudarlas a abrir cuentas de comerciante, a veces suministrarles el equipo necesario para aceptar pagos con tarjeta y, con frecuencia, proporcionarles otros servicios, como soporte al cliente y análisis empresariales.

  • Procesadores de pagos
    Los procesadores de pagos gestionan los detalles técnicos y financieros del procesamiento de transacciones en el back end. Cuando un cliente paga con una tarjeta de crédito o débito, el procesador de pagos se comunica con el banco emisor (banco del cliente) y el banco adquirente (banco del negocio) para facilitar la transferencia de fondos. Su función es garantizar que la información de las transacciones se transmita de forma precisa, que el cliente tenga suficientes fondos o crédito y que el importe se cargue en la cuenta del cliente y se deposite en la cuenta del negocio correctamente.

A veces, las funciones de las ISO y de los procesadores de pagos se solapan. Algunas empresas funcionan a la vez como ISO y como procesadores de pagos, y ofrecen una gama completa de servicios, desde ventas y apertura de cuentas hasta el procesamiento técnico de transacciones. Esta doble función permite a las ISO ofrecer a las empresas un único punto de contacto para todas sus necesidades de procesamiento de pagos, lo que se puede traducir en una mejor experiencia en este aspecto.

¿Las ISO son diferentes de los proveedores de servicios de comerciante?

«Proveedor de servicios de comerciante» es un término muy amplio que engloba una gran variedad de entidades, incluidos los procesadores de pagos y las ISO. Un proveedor de servicios de comerciante es cualquier empresa que proporciona servicios que permiten a un negocio aceptar pagos electrónicos, incluidos los que se realizan con tarjetas de crédito y débito.

Una ISO es un tipo de proveedor de servicios de comerciante. Las ISO son entidades de terceros que tienen relación con los bancos y las empresas de tarjetas de crédito, y están autorizadas a vender o alquilar sus servicios a empresas. Pueden prestar una gran variedad de servicios, como la apertura de cuentas de comerciante, la venta o alquiler de equipos de procesamiento de pagos, soporte al cliente, etc.

Por tanto, mientras todas las ISO se pueden considerar proveedores de servicios de comerciante, no todos los proveedores de servicios de comerciante son ISO. Los procesadores de pagos, los proveedores de pasarelas de pagos y las empresas que ofrecen sistemas POS son otros tipos de proveedores de servicios de comerciante.

En algunos casos, una sola empresa puede actuar como ISO y como procesador de pagos, y ofrecer así un conjunto completo de servicios de comerciante. En otros casos, una empresa puede trabajar con varios proveedores de servicios de comerciante para satisfacer todas sus necesidades de procesamiento de pagos. La mejor solución puede depender de una gran variedad de factores, como el tamaño y el tipo de empresa, el volumen de transacciones y los servicios específicos que necesita.

¿Quién puede ser una ISO?

El mercado de las ISO ha evolucionado últimamente, en parte debido al rápido aumento de las transacciones digitales y a la necesidad cada vez mayor de soluciones de pago especializadas. Cada vez más empresas ofrecen servicios de ISO para aprovechar estos avances y proporcionar servicios personalizados a sectores empresariales específicos. Dado que a las entidades bancarias tradicionales les resulta difícil a veces adaptarse con rapidez a las nuevas tendencias o necesidades de los nichos de mercado, las ISO pueden llenar ese vacío con su agilidad y su estrategia centrada en el cliente.

Convertirse en una ISO puede resultar interesante para una empresa que quiere ayudar a otras con la complejidad de los pagos o implantar modelos de ingresos recurrentes. Y el aumento de las ISO refleja tendencias más amplias en el sector financiero hacia la descentralización y el uso de tecnología para prestar servicios más personalizados y eficientes.

Para convertirse en una ISO es necesario cumplir varios criterios y pasar por un proceso de registro formal. Los pasos generales para convertirse en una ISO son los siguientes:

  • Crear una entidad empresarial
    El primer paso es crear una entidad empresarial legítima, como una sociedad o una LLC. Esto implica presentar la documentación adecuada ante el Secretario de Estado de tu estado u otro organismo competente.

  • Obtener un banco patrocinador
    Las ISO deben tener un banco patrocinador. Se trata de un banco que tiene una relación con las principales redes de tarjetas de crédito y puede evaluar los riesgos de las transacciones que procesa la ISO. El banco patrocinador es responsable de cualquier riesgo asociado a las transacciones que procesa la ISO.

  • Registrarse en las redes de tarjetas
    Las ISO deben registrarse en las principales redes de tarjetas con las que tienen previsto trabajar. Esto suele implicar el pago de una tasa de registro. Además, la ISO debe satisfacer los estándares de la red en cuanto a estabilidad financiera y cumplimiento de la normativa.

  • Contratar un seguro
    Normalmente, las ISO deben disponer de un seguro para cubrir posibles pérdidas.

  • Establecer procesos de cumplimiento de la normativa
    Las ISO deben cumplir todas las normativas pertinentes, incluidos el estándar de seguridad de datos del sector de pagos con tarjeta (PCI DSS) y cualquier ley local, estatal o federal aplicable.

  • Crear funciones de soporte técnico y atención al cliente
    Las ISO deben disponer de un sistema para ofrecer soporte a sus clientes empresariales. Esto puede suponer la contratación de personal o de proveedores externos.

Recuerda, estos son solo pasos generales. Los requisitos específicos pueden variar en función de la normativa de la zona y de los requisitos del banco patrocinador y las redes de tarjetas. Y convertirse en una ISO es una tarea considerable que implica un riesgo económico, por lo que es importante entender a fondo el negocio y contar con un plan de empresa sólido antes de empezar.

¿Qué tipos de empresas deberían trabajar con una ISO?

Son muchos los tipos de empresas que se pueden beneficiar de trabajar con una ISO, especialmente las que procesan un volumen importante de transacciones con tarjetas de crédito o débito. Aquí nombramos algunos tipos de empresas que podrían plantearse la asociación con una ISO:

  • Negocios minoristas
    Todo negocio que tenga una tienda física donde los clientes paguen a menudo con tarjetas de crédito o débito se puede beneficiar de los servicios de una ISO. Esto incluye desde tiendas de ropa hasta restaurantes y supermercados.

  • Negocios en línea
    Las empresas de e-commerce, los comerciantes en línea y cualquier empresa que acepte pagos por Internet también se pueden beneficiar de trabajar con una ISO.

  • Proveedores de servicios
    Las empresas que prestan servicios, como los salones de belleza, las consultorías o los talleres de reparaciones, a menudo aceptan pagos con tarjeta y pueden beneficiarse de los servicios de una ISO.

  • Negocios de alto riesgo
    Algunas empresas operan en sectores que los procesadores de pagos consideran «de alto riesgo» debido a factores como tasas más altas de contracargos o el escrutinio normativo. Algunos ejemplos son las empresas que operan en los sectores de contenido para adultos, juego, tabaco o cannabis. A veces, las ISO pueden ayudar a estas empresas a obtener cuentas de comerciante cuando los bancos tradicionales quizá se nieguen a hacerlo.

  • Pequeñas- y medianas empresas (pymes)
    Aunque empresas de todos los tamaños pueden trabajar con ISO, las pequeñas- y medianas empresas se pueden beneficiar especialmente del servicio de atención al cliente personalizado que a menudo ofrecen las ISO.

Si bien muchas empresas pueden beneficiarse de trabajar con una ISO, no es la elección adecuada para cualquier empresa. A la hora de decidir si trabajar con una ISO o no, ten en cuenta el tamaño, el sector, el volumen de transacciones y las necesidades específicas de tu negocio.

Ventajas e inconvenientes de trabajar con una ISO

Trabajar con una ISO puede tener varias ventajas para una empresa, pero también algunos inconvenientes.

Ventajas de trabajar con una ISO

  • Servicio de atención al cliente
    Las ISO a menudo proporcionan un servicio de atención al cliente más personalizado y receptivo que el que ofrecen bancos o procesadores de tarjetas más grandes. Generalmente son más accesibles y pueden abordar con rapidez cualquier problema o preocupación que surja.

  • Flexibilidad
    Las ISO pueden proporcionar a menudo soluciones más flexibles que se pueden adaptar a las necesidades específicas de una empresa. Ofrecen una variedad más amplia de opciones de equipos, pasarelas de pagos y estructuras de precios.

  • Asistencia a negocios de alto riesgo
    Las empresas que operan en sectores de alto riesgo pueden tener dificultades para obtener una cuenta de comerciante en un banco tradicional. Las ISO suelen tener más flexibilidad y pueden ayudar a estas empresas a abrir una cuenta.

  • Servicios de valor añadido
    Muchas ISO ofrecen otros servicios además del procesamiento de pagos, como análisis empresariales, servicios de seguridad y prevención del fraude, etc.

Inconvenientes de trabajar con una ISO

  • Coste más alto
    Las ISO pueden cobrar comisiones más altas que los procesadores o los bancos directos. Pueden ser gastos de apertura de la cuenta de comerciante, comisiones de las transacciones, comisiones mensuales y tarifas por la compra o el alquiler de equipos.

  • Comisiones ocultas
    Algunas ISO no son transparentes acerca de su estructura de precios, lo que puede dar lugar a costes inesperados para las empresas.

  • Condiciones del contrato
    Algunas ISO obligan a las empresas a firmar contratos a largo plazo cuya rescisión puede resultar difícil y costosa.

  • Fiabilidad y reputación
    Al igual que con cualquier empresa, la calidad del servicio prestado por una ISO puede variar. Es importante que las empresas actúen con la diligencia debida e investiguen la reputación de la ISO antes de firmar un contrato.

La decisión de trabajar o no con una ISO depende de las necesidades y circunstancias específicas de tu empresa. Analiza detenidamente todas las opciones antes de elegir una solución de procesamiento de pagos. Debes asegurarte de que el proveedor no solo está preparado para atender las necesidades de pagos actuales de tu empresa, sino también el crecimiento y la evolución del negocio, y los cambios que esto supondrá en sus necesidades de pagos futuras.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.