Impuesto sobre bienes y servicios: qué es y cómo cumplen la normativa las empresas

Tax
Tax

Stripe Tax te permite calcular, cobrar y declarar impuestos sobre pagos internacionales con una sola integración. Ten en claro dónde tienes que registrarte, cobra automáticamente el importe correcto de impuestos y accede a los informes que necesitas para presentar declaraciones.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es el GST?
  3. ¿Cuándo tengo la obligación de cobrar el GST a los clientes?
  4. ¿Cómo me registro para cobrar el GST?
  5. ¿Cómo presento y remito el GST?

Hay diferentes tipos de impuestos indirectos. En EE. UU., hay el impuesto sobre las ventas. En Europa y en muchos otros países, hay el impuesto sobre el valor añadido (IVA). En Canadá y en otras regiones, hay el impuesto sobre bienes y servicios (GST). Todos estos impuestos tienen similitudes, pero debes tener en cuenta las diferencias que hay entre ellos si tu empresa se va a expandir a nuevos países.

En este artículo, nos centraremos en los detalles del GST: cuándo debes cobrárselo a tus clientes, cómo registrarte para cobrarlo y qué hacer cuando llegue el momento de presentarlo y remitirlo, entre otros temas.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es el GST?
  • ¿Cuándo tengo la obligación de cobrar el GST a los clientes?
  • ¿Cómo me registro para cobrar el GST?
  • ¿Cómo presento y remito el GST?

¿Qué es el GST?

El GST es un tipo de impuesto indirecto que se grava sobre los bienes y servicios en Canadá y la región Asia-Pacífico. El cliente lo paga y la empresa lo remite a la autoridad fiscal pertinente. El GST es muy similar al IVA, pero los tipos impositivos del IVA suelen ser superiores a los del GST. Por ejemplo, el promedio de tipo impositivo normal del IVA en la UE es del 22 %, mientras que el GST en Australia, Singapur y Canadá es del 10 %, 8 % y 5 %, respectivamente. Además, algunos bienes que están exentos del IVA quizá no lo estén del GST (y viceversa).

Los tipos impositivos del GST también varían según el país. En Canadá, el GST tiene un tipo del 5 % y, en Nueva Zelanda, del 15 %. En algunos países con GST, el impuesto se grava a nivel federal, pero hay otros impuestos regionales que las empresas deben tener presentes. Por ejemplo, en Canadá, las empresas deben cobrar el impuesto provincial sobre las ventas (PST) en algunas provincias además de cobrar el GST. Sin embargo, algunas provincias han adoptado un impuesto armonizado sobre las ventas (HST) que combina el GST y el PST en un único impuesto.

¿Cuándo tengo la obligación de cobrar el GST a los clientes?

El umbral de cobro del GST varía en función del país. Por ejemplo, en Canadá un vendedor remoto que suministre bienes y preste servicios en ese país debe registrarse a efectos del GST federal o del HST cuando haga ventas nacionales que superen los 30.000 CAD en los últimos cuatro trimestres naturales. En cambio, en Singapur, los vendedores remotos deben registrarse a efectos del GST en el régimen de registro de proveedores extranjeros si en un año natural (1) han tenido una facturación general superior a 1.000.000 SGD y (2) han hecho prestaciones B2C de servicios digitales a clientes de Singapur que superen los 100.000 SGD. La facturación general se refiere a todos los suministros hechos que estarían sujetos a impuestos si se hubieran hecho en Singapur.

Para asegurarte de que tu empresa cumpla la normativa pertinente, consulta la legislación tributaria específica del país en el que hagas ventas para comprender las obligaciones que tienes.

¿Cómo me registro para cobrar el GST?

En la mayoría de los países que tienen el GST, las empresas deben registrarse en las autoridades fiscales antes de empezar a cobrar este impuesto a los clientes. Las empresas pueden registrarse por Internet en el sitio web de la autoridad fiscal correspondiente. Aquí tienes más información sobre cómo registrarte para cobrar el GST en Canadá. También puedes acceder aquí para consultar información sobre cómo registrarte en otros países que usan el GST.

¿Cómo presento y remito el GST?

Presentar la declaración del GST es el último paso que debes seguir para cumplir la normativa. Aunque no hayas cobrado nada de GST a tus clientes en un período y no tengas ningún impuesto que remitir, es posible que tengas que presentar la declaración antes de la fecha límite. Cada país tiene unos formularios de declaración y una frecuencia de presentación. La fecha límite que se te aplique y la frecuencia con la que tengas que presentar la declaración podrían depender de tus ingresos por ventas anuales.

La frecuencia de presentación varía según el país y los ingresos de la empresa, pero normalmente las empresas pueden presentar las declaraciones y hacer los pagos por Internet. Si no se presenta y remite el importe correcto del GST, la empresa puede incurrir en sanciones y tener que pagar intereses.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.