Detección y prevención del fraude de pagos: guía práctica para la empresa

Radar
Radar

Accept payments online, in person, and around the world with a payments solution built for any business—from scaling startups to global enterprises.

Learn more 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es el fraude de pagos?
  3. Tipos de fraude de pagos
  4. Detección y prevención del fraude de pagos
    1. Phishing
    2. Skimming
    3. Robo de identidades
    4. Fraude de contracargos
    5. Correo electrónico corporativo comprometido
    6. Fraude de tarjeta no presente
  5. Cómo crear un plan de lucha contra el fraude de pagos específico para tu empresa

La revolución digital ha cambiado de forma permanente la manera en que las empresas llevan a cabo las transacciones, lo que ha abierto nuevas oportunidades de crecimiento y alcance internacional. Sin embargo, este cambio también está aumentando la vulnerabilidad de las empresas ante el fraude de pagos. Los datos publicados recientemente por la Comisión Federal de Comercio estadounidense revelan que los clientes denunciaron pérdidas de casi 8800 millones de dólares a causa del fraude en 2022, es decir, un 30 % más que en 2021.

Pero no solo los clientes pierden dinero a consecuencia de esta lacra. Se calcula que las pérdidas totales del sector de e-commerce en todo el mundo a causa de fraudes en los pagos por Internet ascendieron a 41.000 millones de dólares en 2022, lo que supone un 105 % más que en el año anterior. Y se prevé que la cifra alcanzará los 48.000 millones de dólares para finales de 2023. Es importante que las empresas se informen sobre cómo prevenir y detectar el fraude de pagos, a fin de proteger sus activos financieros, conservar la confianza de los clientes y adelantarse a unas amenazas que no dejan de evolucionar.

La detección y la prevención del fraude de pagos son retos complejos que requieren un conjunto dinámico de soluciones entrelazadas. En este artículo, hablaremos sobre los conceptos esenciales, las mejores prácticas y las estrategias que las empresas pueden aplicar para combatir con eficacia el fraude de pagos y garantizar la seguridad e integridad de sus transacciones en un mundo cada vez más conectado. A continuación, explicamos lo que debes saber sobre tácticas concretas para responder a los distintos tipos de fraude de pagos y sobre cómo crear una estrategia integral de lucha contra este problema que refleje las necesidades y los riesgos específicos de tu empresa.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es el fraude de pagos?
  • Tipos de fraude de pagos
  • Detección y prevención del fraude de pagos
  • Cómo crear un plan de lucha contra el fraude de pagos específico para tu empresa

¿Qué es el fraude de pagos?

El fraude de pagos es una actividad deshonesta o ilegal que se aprovecha de los sistemas de pagos para obtener acceso no autorizado a fondos o a información financiera. Puede incluir robar la identidad de alguien, realizar compras no autorizadas o engañar a una empresa para que efectúe un reembolso económico indebido.

El fraude de pagos acarrea graves consecuencias para las personas, las empresas y la economía en su conjunto. Sus principales repercusiones son:

  • Pérdidas económicas: las transacciones fraudulentas pueden provocar pérdidas monetarias significativas para las personas, las empresas y las entidades financieras. Además, pueden erosionar la confianza en los sistemas de pagos.

  • Robo de identidades: el fraude de pagos suele conllevar el robo y el uso indebido de información personal y financiera, lo que provoca perjuicios duraderos a las víctimas y hace que les resulte difícil restaurar su identidad y su credibilidad.

  • Reputación empresarial: las empresas que son víctimas del fraude de pagos pueden sufrir daños reputacionales y perder la confianza de los clientes. Esto podría reducir las ventas, provocar abandono de clientes y aumentar los costes operativos.

  • Consecuencias legales y normativas: las organizaciones que no cumplen las leyes antifraude o que no protegen bien la información de los clientes pueden estar sujetas a sanciones legales, multas y un incremento del escrutinio normativo.

  • Aumento de los costes operativos: evitar, detectar y mitigar el fraude de pagos exige una inversión significativa en tecnología, personal y recursos. Esto puede tensionar mucho el presupuesto y la eficacia operativa de la organización.

Abordar el fraude de pagos permite a las empresas y a las entidades financieras minimizar los riesgos y las consecuencias negativas asociados con las actividades fraudulentas, garantizar la integridad y la seguridad de los sistemas de pago y mantener la confianza en el ecosistema financiero en general.

Tipos de fraude de pagos

Los agentes fraudulentos utilizan gran variedad de métodos para explotar las vulnerabilidades de los sistemas de pagos. Por eso, existen muchos tipos de fraudes de pagos. Algunos de los métodos más comunes son:

  • Phishing
    El phishing es un tipo de fraude de pagos en el que los atacantes utilizan correos electrónicos, mensajes de texto o sitios web falsos a fin de engañar a las personas para que revelen información confidencial, como credenciales de inicio de sesión, números de tarjetas de crédito o datos personales. A continuación, los agentes fraudulentos utilizan esta información para cometer transacciones no autorizadas u otras formas de fraude financiero.

  • Skimming
    El skimming es una técnica que los delincuentes utilizan para capturar la información de las tarjetas de crédito o débito. Instalan pequeños dispositivos denominados «skimmers» en los lectores de tarjetas de los cajeros automáticos o de los terminales de punto de venta (POS). Cuando alguien utiliza el cajero y pasa la tarjeta, el skimmer graba sus datos. A continuación, los agentes fraudulentos pueden utilizarlos para crear tarjetas falsificadas o realizar transacciones no autorizadas.

  • Robo de identidades
    El robo de identidades se produce cuando un agente fraudulento obtiene y utiliza la información personal de otra persona (como el documento de identidad, los datos de las cuentas bancarias y los números de las tarjetas de crédito) para suplantarla, realizar compras no autorizadas, abrir nuevas cuentas o cometer otras formas de fraude.

  • Fraude de contracargos
    El fraude de contracargos, también denominado «fraude amistoso», tiene lugar cuando un cliente realiza una compra utilizando su tarjeta de crédito y, a continuación, disputa falsamente el cargo ante la entidad emisora de la tarjeta alegando que no ha recibido el producto o que se trataba de una transacción no autorizada. El objetivo del agente fraudulento ese obtener un reembolso y, al mismo tiempo, quedarse con el producto o servicio en cuestión.

  • Correo electrónico corporativo comprometido
    La estafa de correo electrónico corporativo comprometido (también denominada BEC o Business Email Compromise) es un tipo de fraude de pagos en el que los delincuentes se hacen pasar por ejecutivos o vendedores de una gran empresa a fin de engañar a los empleados para que transfieran fondos o revelen información confidencial. Para conseguirlo, suelen piratear o usurpar cuentas de correo electrónico y utilizar tácticas de ingeniería social para manipular al empleado elegido.

  • Fraude de tarjeta no presente
    El fraude de tarjeta no presente se refiere a las transacciones fraudulentas realizadas cuando la tarjeta física no está presente; por ejemplo, compras en línea o telefónicas. Los agentes fraudulentos utilizan los datos de tarjetas de crédito robados para realizar compras no autorizadas, que pueden ser difíciles de detectar y prevenir porque no se produce una verificación de la tarjeta física.

Si deseas conocer más en profundidad los distintos tipos de fraudes de pagos y saber qué empresas suelen verse más afectadas por ellos, puedes obtener más información aquí.

Detección y prevención del fraude de pagos

Para combatir con eficacia el fraude de pagos, las empresas deben adoptar un enfoque integral y proactivo. Para ello, es preciso comprender los distintos tipos de fraude que pueden encontrarse, evaluar sus propios riesgos y vulnerabilidades específicos e implementar medidas generalizadas de prevención y detección. Priorizar la seguridad de pagos y utilizar estrategias y tácticas en continua evolución permite a las empresas proteger su integridad financiera y los datos de sus clientes, además de mantener la confianza en la marca.

A continuación explicamos qué pueden hacer las empresas para prevenir, detectar y abordar los tipos de fraude de pagos más frecuentes:

Phishing

  • Educa a los empleados para que reconozcan los correos electrónicos de phishing, comprueben la identidad de los remitentes de los mensajes y utilicen hábitos de navegación seguros.
  • Implementa tecnologías de filtrado y escaneo para bloquear o marcar los correos electrónicos sospechosos y utiliza DMARC (consulta la sección «Correo electrónico corporativo comprometido» más adelante) para autenticar a los remitentes.
  • Implementa cortafuegos, sistemas de detección de intrusiones y la segmentación de red para proteger los sistemas internos y mantener actualizados el software y los sistemas.
  • Exige la autenticación multifactor en los sistemas y aplicaciones importantes para reducir el riesgo de acceso no autorizado con credenciales robadas.
  • Analiza los registros, el tráfico de red y los datos del sistema para detectar y abordar posibles ataques de phishing y otras actividades sospechosas.
  • Elabora un plan claro en el que se describan las medidas que deben adoptarse en caso de que un ataque de phishing tenga éxito, tales como los procedimientos de contención, denuncia y comunicación.
  • Evalúa las prácticas de seguridad de los proveedores terceros para garantizar que cumplan los estándares de tu organización y no exponer tu empresa a los ataques de phishing.

Skimming

  • Inspecciona los terminales de los POS y los cajeros automáticos con frecuencia en busca de cualquier señal de manipulación indebida o de dispositivos no autorizados.
  • Implementa medidas de seguridad que delaten la manipulación indebida, tales como precintos o cerraduras.
  • Garantiza una transmisión segura y cifrada de los datos en las transacciones con tarjeta.
  • Actualízate a la tecnología de pagos de chip y PIN o sin contacto, que es menos vulnerable al skimming.
  • Forma a los empleados para que reconozcan los dispositivos de skimming y denuncien las actividades sospechosas.
  • Colabora con las autoridades de cumplimiento de la ley y con los socios del sector para compartir información y las mejores prácticas.

Robo de identidades

  • Implementa medidas robustas de seguridad de los datos, tales como el cifrado, el almacenamiento seguro y los controles de acceso.
  • Supervisa las transacciones y las actividades de las cuentas para detectar los comportamientos inusuales o sospechosos.
  • Utiliza la autenticación multifactor para las cuentas y transacciones en línea.
  • Verifica la identidad del cliente, sobre todo en las transacciones de alto valor o al realizar cambios en las cuentas.
  • Educa a los clientes para que comprendan la importancia de proteger su información personal y sepan cómo detectar el robo de identidades.

Fraude de contracargos

Para obtener información más exhaustiva que te permita prevenir los contracargos, lee nuestra guía aquí. A continuación, encontrarás las medidas que puedes adoptar para prevenir y abordar el fraude de contracargos cuando se produzca:

  • Verifica la identidad de los clientes y la información de facturación durante las transacciones.
  • Proporciona descripciones claras y precisas de los productos, de la información de envío y de las políticas de devoluciones.
  • Implementa herramientas de detección del fraude que marquen las transacciones sospechosas para su revisión.
  • Conserva registros detallados de las transacciones, así como de las comunicaciones con los clientes y de los justificantes de entrega.
  • Mantén una comunicación abierta con los clientes para abordar sus dudas y minimizar las disputas.
  • Supervisa las tendencias en materia de contracargos y adapta las estrategias en consecuencia.

Correo electrónico corporativo comprometido

  • Forma a los empleados para que reconozcan y denuncien los correos electrónicos sospechosos.
  • Implementa medidas de seguridad del correo electrónico para autenticar la identidad de los remitentes y prevenir la usurpación de identidades. Estas medidas incluyen:
    • DMARC (Domain-based Message Authentication, Reporting, and Conformance): es un sistema que ayuda a garantizar que los correos electrónicos sean genuinos, a fin de evitar la apariencia de que un mensaje falso procede de tu dominio.
    • DKIM (DomainKeys Identified Mail): es una técnica que añade una firma digital a los correos electrónicos; de este modo, puedes verificar que los ha enviado una fuente legítima y que nadie los ha manipulado indebidamente.
    • SPF (Sender Policy Framework): es un método que confirma que un correo electrónico se ha enviado desde un servidor aprobado para un dominio determinado y bloquea a los remitentes no autorizados.
  • Establecer procesos con varios niveles de aprobación para las transacciones económicas y para el intercambio de información confidencial.
  • Utilizar canales de comunicación seguros y, siempre que haya dudas, comprobar las solicitudes por teléfono o en persona.
  • Aplicar con frecuencia todas las actualizaciones y los parches de software, de los sistemas operativos y de las herramientas de seguridad.

Fraude de tarjeta no presente

  • Aplica comprobaciones a las transacciones en línea mediante un servicio de verificación de domicilio (AVS) y el servicio de código de valor de validación (CVV).
  • Implementa la autenticación multifactor para las cuentas de los clientes.
  • Implementa herramientas de detección del fraude, tales como algoritmos de machine learning, para identificar y marcar las transacciones sospechosas en tiempo real.
  • Supervisa las transacciones en busca de patrones y aplica comprobaciones de velocidad.
  • Anima a los clientes a utilizar monederos digitales y servicios de tokenización para aumentar la seguridad.
  • Cumple los estándares de seguridad de datos de la normativa PCI (PCI DSS, por sus siglas en inglés) para proteger los datos confidenciales de los titulares de las tarjetas.

Cómo crear un plan de lucha contra el fraude de pagos específico para tu empresa

Para crear un plan de lucha contra el fraude de pagos adaptado a sus necesidades y riesgos específicos, las empresas deben seguir un enfoque sistemático que incluya la evaluación, la priorización, la implementación y la mejora continua.

A continuación, facilitamos una guía paso a paso que las empresas pueden utilizar para elaborar y poner en práctica una estrategia de lucha contra el fraude de pagos:

  • Evaluación de riesgos
    Lleva a cabo una evaluación de riesgos exhaustiva dirigida a identificar los tipos de fraudes de pagos que son más pertinentes para la empresa, en función de su sector, su tamaño, su base de clientes y los métodos que se utilizan en ella para realizar las transacciones. Evalúa los sistemas, los procesos y los controles existentes para identificar vulnerabilidades y áreas de mejora potenciales.

  • Priorización
    En función de la evaluación de riesgos, prioriza las amenazas y vulnerabilidades más significativas teniendo en cuenta su impacto potencial, los posibles daños reputacionales y la probabilidad de que sucedan. Esto ayudará a determinar qué medidas de prevención del fraude deben implementarse antes.

  • Elaboración de la estrategia
    Elabora una estrategia que aborde los riesgos y las vulnerabilidades priorizados y que incorpore una combinación de medidas de prevención, de detección y de respuesta. Personaliza la estrategia en función de las necesidades y los riesgos específicos de la empresa e incluye objetivos tanto a corto como a largo plazo.

  • Asignación de recursos
    Asigna los recursos necesarios, incluidos el personal, el presupuesto y la tecnología, para implementar las tácticas y las mejores prácticas elegidas. Asigna funciones y responsabilidades claras a los miembros del equipo y establece una estructura sólida de gobernanza que permita supervisar la implementación y la gestión continua de la estrategia.

  • Implementación
    Despliega las tácticas y las mejores prácticas elegidas y asegúrate de que se integren en los sistemas y los procesos existentes. Para ello, puede que tengas que actualizar las políticas y los procedimientos, invertir en nuevas tecnologías o instituir programas de formación y concienciación para los empleados.

  • Supervisión y evaluación
    Supervisa de manera continua la eficacia de las medidas implementadas utilizando indicadores clave del rendimiento (KPI) y métricas para realizar el seguimiento del progreso. Lleva a cabo auditorías periódicas para identificar las áreas de mejora y garantizar el cumplimiento de los estándares y de las normativas del sector.

  • Adaptación y mejora
    En función de los resultados de supervisión y evaluación, refina y ajusta la estrategia según sea necesario e incorpora nuevas tácticas para abordar las amenazas que surjan o los cambios en las necesidades de la empresa. Adopta siempre un enfoque proactivo de la prevención del fraude de pagos. Para ello, mantente informado de las últimas tendencias, tecnologías y mejores prácticas en este ámbito.

Trabajar con un proveedor de servicios de prevención y mitigación del fraude puede amplificar tus esfuerzos de lucha contra esta lacra. Además, según cuáles sean las soluciones en las que se basen el procesamiento y la infraestructura de pagos, es posible que ya cuentes con protección contra el fraude de pagos.

Por ejemplo, Stripe ofrece un conjunto de herramientas y funciones que ayudan a las empresas a prevenir, detectar y responder al fraude de pagos, así como funcionalidad de pagos integral para diversos modelos de negocio y casos de uso. Con Stripe Radar y otras funciones de mitigación del fraude integradas en las soluciones de pago de Stripe, como Terminal y Checkout, las empresas pueden supervisar las transacciones en tiempo real, marcar las actividades sospechosas y bloquear los intentos fraudulentos. Para obtener más información, puedes empezar aquí.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.