Tipos de fraude en el e-commerce y mejores prácticas para protegerse de ellos

Radar
Radar

Accept payments online, in person, and around the world with a payments solution built for any business—from scaling startups to global enterprises.

Learn more 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es el fraude en el e-commerce?
  3. Tipos de fraude en el e-commerce y cómo funcionan
    1. Robo de identidad
    2. Fraude con tarjetas de crédito
    3. Fraude por contracargo
    4. Phishing e ingeniería social
    5. Fraude por usurpación de cuentas
    6. Fraude por reembolso
    7. Fraude de afiliados
    8. Productos falsos o falsificados
    9. Fraude en envíos directos
  4. Mejores prácticas para prevenir el fraude en el e-commerce

Las empresas de e-commerce necesitan tener una estrategia de pagos integral para prosperar. Esto supone abordar los riesgos asociados al fraude en el e-commerce. Esto requiere prepararse para lo que no puedes controlar, además de optimizar lo que sí puedes para proteger tu negocio y a tus clientes de posibles pérdidas, mejorar los procesos de pago y crear una experiencia de cliente positiva.

A continuación explicamos los distintos tipos de fraude en el e-commerce y cómo prepararse para ellos, prevenirlos y responder dentro de una estrategia de pagos holística. Al incorporar medidas sólidas de prevención contra el fraude en los sistemas de pago, en tu empresa podéis tomar decisiones informadas y mantener un entorno seguro para los clientes.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es el fraude en el e-commerce?
  • Tipos de fraude en el e-commerce y cómo funcionan
    • Robo de identidad
    • Fraude con tarjetas de crédito
    • Fraude por contracargo
    • Phishing e ingeniería social
    • Fraude por usurpación de cuentas
    • Fraude por reembolso
    • Fraude de afiliados
    • Productos falsos o falsificados
    • Fraude en envíos directos
  • Mejores prácticas para prevenir el fraude en el e-commerce

¿Qué es el fraude en el e-commerce?

El fraude en el e-commerce es una forma de delito informático que tiene lugar con las transacciones de los clientes en línea. Actores malintencionados engañan a las empresas y a los clientes para obtener acceso no autorizado a información personal y financiera, realizar transacciones fraudulentas o aprovechar de otro modo el entorno de comercio minorista en línea para su propio beneficio. Este tipo de fraude puede causar pérdidas económicas importantes tanto para las empresas como para los clientes, además de dañar la reputación del negocio y de los sectores involucrados.

Tipos de fraude en el e-commerce y cómo funcionan

Dado que el e-commerce está creciendo rápidamente, las empresas están batallando con nuevas dificultades, como el cambiante panorama del fraude en el e-commerce. Proteger el negocio y los clientes de los estafadores es necesario para cualquier empresa que acepte pagos por Internet.

A continuación proporcionamos más detalles sobre los distintos tipos de fraude en el e-commerce e información sobre sus mecanismos y repercusiones. Conocerlos es importante para combatir estas amenazas de manera efectiva. Manteniéndose informadas y actuando de forma proactiva sobre la creciente amenaza del fraude en el e-commerce, las empresas pueden proteger su reputación, sus ingresos y la confianza de sus clientes.

Robo de identidad

Qué es
Tiene lugar cuando un estafador utiliza la información personal de otra persona (por ejemplo, su nombre, dirección o los datos de su tarjeta de crédito) para hacer compras no autorizadas o abrir cuentas.

Cómo funciona
Los delincuentes obtienen información personal por varios medios, como la vulneración de datos, los ataques de phishing y la ingeniería social. Después, utilizan esta información para suplantar a la víctima y realizar transacciones o crear cuentas nuevas en su nombre.

Negocios afectados
Cualquier empresa que opere en línea y recopile datos de clientes está en riesgo, como los comerciantes minoristas en línea, los servicios basados en suscripciones y las entidades financieras.

Fraude con tarjetas de crédito

Qué es
Es un tipo de fraude en el e-commerce que implica el uso no autorizado de una tarjeta de crédito para realizar compras por Internet. Ocurre cuando un estafador obtiene la información de la tarjeta de crédito de una víctima y la usa para hacer compras fraudulentas.

Cómo funciona
Los estafadores obtienen información de tarjetas de crédito mediante métodos como el pirateo, el phishing o dispositivos de skimming, que son herramientas que se utilizan en el fraude en el e-commerce para obtener acceso no autorizado a información personal y financiera.

  • El pirateo consiste en usar conocimientos técnicos y herramientas para acceder a un sistema informático o una red sin autorización. Esto se hace aprovechando las vulnerabilidades del software o usando ataques de fuerza bruta para adivinar contraseñas.
  • Los dispositivos de skimming son aparatos que se instalan en los cajeros automáticos o en las máquinas de tarjetas de crédito para robar la información de las tarjetas. Estos dispositivos suelen ser pequeños y discretos, y pueden ser difíciles de detectar. Los estafadores también pueden usar skimmers superpuestos que encajan sobre los lectores de tarjetas, o skimmers que pueden robar la información de las tarjetas con chip.

A continuación veremos el phishing con más detalle.

Una vez que han obtenido los datos, los estafadores usan estos datos para realizar compras no autorizadas, falsificar tarjetas o vender la información a otros delincuentes.

Negocios afectados
Todas las empresas que aceptan pagos con tarjeta de crédito o débito son susceptibles, incluidos los comerciantes minoristas en línea, los procesadores de pagos y los proveedores de contenido digital.

Fraude por contracargo

Qué es
El fraude por contracargo, también conocido como «fraude no malintencionado», ocurre cuando un cliente hace una compra con su tarjeta de crédito, recibe el producto o servicio y, después, disputa el cargo con la empresa de la tarjeta de crédito para obtener un reembolso. Este tipo de fraude se etiqueta a veces como «no malintencionado» porque puede que el cliente no tenga malas intenciones, sino que disputa el cargo por motivos no válidos.

Cómo funciona
Puede ocurrir de diferentes maneras. Por ejemplo, un cliente puede disputar un cargo alegando que nunca recibió el producto, cuando, en realidad, sí que lo recibió. Otra posibilidad es que un cliente dispute un cargo diciendo que el producto estaba defectuoso o no era como lo habían descrito, cuando sí era como lo habían descrito y no estaba defectuoso.

Negocios afectados
Los comerciantes minoristas en línea, los proveedores de contenido digital y los servicios basados en suscripciones son los negocios que se ven afectados con más frecuencia por este tipo de fraude.

Phishing e ingeniería social

Qué es
En las tácticas de phishing e ingeniería social, estafadores utilizan correos electrónicos, mensajes o sitios web engañosos para hacer que los usuarios proporcionen información confidencial o sus credenciales, que usan después para cometer fraudes.

Cómo funciona
Las tácticas de phishing e ingeniería social son frecuentes en el e-commerce para engañar a los clientes con el fin de que revelen información personal y financiera. Estas tácticas funcionan aprovechando la confianza o el estado emocional de la víctima para acceder a sus datos confidenciales.

Para los ataques de phishing suelen utilizar correos electrónicos o mensajes falsos que parecen venir de un origen de confianza, como un banco, una tienda de e-commerce o una red social. En el mensaje se puede pedir al destinatario que proporcione información personal o financiera, como sus credenciales de inicio de sesión o los datos de su tarjeta de crédito, haciendo clic en un enlace o descargando un archivo adjunto.

La ingeniería social tiene más matices y puede implicar una serie de tácticas, como establecer una relación con la víctima, aprovecharse de sus emociones o miedos, o utilizar la manipulación social para obtener acceso a su información. Por ejemplo, un estafador puede crear un perfil falso en una red social, entablar amistad con la víctima y ganarse su confianza con el tiempo antes de pedirle información confidencial.

En el contexto del fraude en el e-commerce, las tácticas de phishing e ingeniería social se utilizan para robar información personal y financiera, como las credenciales de inicio de sesión o los datos de las tarjetas de crédito. Los estafadores pueden usar después esa información para hacer compras no autorizadas, robar dinero de las cuentas bancarias o robar la identidad.

Negocios afectados
Todas las empresas que operan en Internet son posibles objetivos, puesto que los ataques de phishing e ingeniería social pueden ir dirigidos a empleados o clientes para obtener acceso a sistemas o datos confidenciales. Estos tipos de ataques fraudulentos pueden afectar a empresas de todos los tipos y tamaños, pero los estafadores atacan a unos sectores con más frecuencia que a otros. Los siguientes son algunos ejemplos de empresas donde son más frecuentes las estafas mediante phishing e ingeniería social:

  • Empresas de e-commerce
  • Empresas de servicios financieros
  • Organizaciones sanitarias
  • Administración pública
  • Instituciones educativas

Fraude por usurpación de cuentas

Qué es
El fraude por usurpación de cuentas es un tipo de fraude en el e-commerce que tiene lugar cuando un estafador obtiene acceso no autorizado a la cuenta en línea de un cliente y la utiliza para realizar compras o llevar a cabo otras acciones fraudulentas. Este tipo de fraude suele llevarse a cabo mediante ataques de phishing o tácticas de ingeniería social que engañan a la víctima para que revele sus datos de inicio de sesión u otra información confidencial.

Cómo funciona
Los estafadores utilizan varias técnicas, como el phishing, las vulneraciones de datos o los ataques de fuerza bruta, para obtener credenciales de inicio de sesión. Una vez que tienen acceso a la cuenta, pueden cambiar la dirección de envío, hacer compras o incluso vender la información de la cuenta a otros delincuentes.

Negocios afectados
Cualquier empresa que tenga cuentas de clientes (por ejemplo, los comerciantes minoristas en línea, los marketplaces o los servicios basados en suscripciones) puede ser objeto de un fraude por usurpación de cuentas.

Fraude por reembolso

Qué es
Tiene lugar cuando un estafador se hace pasar por un cliente y solicita un reembolso de un producto o servicio que nunca ha comprado y por el que no tiene derecho a un reembolso, a menudo proporcionando datos de pedidos falsos o usando información robada de cuentas.

Cómo funciona
El fraude por reembolso se puede dar de varias formas:

  • Devolución de artículos robados o falsificados para obtener un reembolso
    Una persona puede robar u obtener artículos falsificados y devolvérselos a un minorista para obtener un reembolso. El minorista puede emitir el reembolso sin darse cuenta de que se trata de un artículo robado o falsificado.

  • Reclamación de un reembolso por un producto que nunca se compró ni recibió
    Una persona puede reclamar un reembolso por un producto que nunca compró ni recibió realmente. Esto se puede hacer presentando un recibo u otra confirmación falsos.

  • Devolución de artículos usados o deteriorados como si fuesen nuevos para obtener un reembolso
    Una persona puede usar o estropear un producto y devolverlo como si fuese nuevo para obtener un reembolso. Puede que el minorista no se dé cuenta de que el producto está usado o estropeado, y emita el reembolso.

  • Doble cobro reclamando un reembolso al minorista y a la empresa de la tarjeta de crédito
    Una persona puede reclamar un reembolso al minorista y a la empresa de la tarjeta de crédito por la misma compra. Esto se puede hacer diciendo que la compra fue fraudulenta y devolviendo el producto para obtener el reembolso.

Negocios afectados
Los comerciantes minoristas en línea, los proveedores de contenido digital y los servicios basados en suscripciones son los más vulnerables al fraude por reembolso.

Fraude de afiliados

Qué es
Este tipo de fraude tiene lugar en los programas de marketing de afiliados, donde una empresa paga una comisión a sus afiliados por promover sus productos o servicios. El fraude de afiliados ocurre cuando los afiliados realizan actividades fraudulentas para ganar comisiones a las que no tienen derecho legítimamente.

Cómo funciona
Los delincuentes utilizan tácticas como granjas de clics, bots o cuentas falsas para generar tráfico, clics o ventas artificiales que aumentan su comisión. Hay varios tipos de fraude de afiliados, como los siguientes:

  • Inserción de cookies (cookie stuffing): consiste en poner cookies en el ordenador de un usuario sin su consentimiento para inflar el número de clics o las ventas atribuidas al afiliado.

  • Fraude por clics en anuncios: tiene lugar cuando los afiliados crean sitios web falsos o comenten un fraude con los clics para generar impresiones o clics falsos en anuncios irreales, por los que reciben una comisión.

  • Clientes potenciales falsos: los afiliados pueden enviar clientes potenciales o información de clientes falsos para ganar comisiones a las que no tienen derecho.

  • Puja por otras marcas (brand bidding): consiste en que los afiliados pujan por las palabras clave de la marca de una empresa en los motores de búsqueda. De este modo, hacen aumentar los costes de la publicidad y reducen la efectividad de las campañas de la empresa.

Negocios afectados
Cualquier empresa que participe en programas de marketing de afiliados puede verse afectada por el fraude de afiliados. No obstante, algunos tipos de empresas son más vulnerables que otras a este tipo de fraude. Las empresas de e-commerce son especialmente vulnerables al fraude de afiliados, porque sus ventas se generan a menudo en canales en línea y eso hace que sea más fácil para los estafadores manipular las tasas de click-through y los clientes potenciales. Por ejemplo, los comerciantes minoristas en línea que ofrecen comisiones a sus afiliados por dirigir tráfico a su sitio web o generar ventas son más susceptibles al fraude de afiliados.

Productos falsos o falsificados

Qué son
Los productos falsos o falsificados suelen fabricarse y venderse de forma intencionada con falsas pretensiones, a menudo utilizando el nombre de una marca o una marca comercial sin autorización del fabricante original o propietario. Estos productos pueden ser desde bienes de lujo, como bolsos y relojes de diseño, hasta artículos cotidianos, como dispositivos electrónicos, cosméticos y productos farmacéuticos.

Los productos falsificados pueden ser difíciles de distinguir de los auténticos y los clientes pueden comprarlos en línea sin saberlo, creyendo que están comprando un producto genuino. Esto no solo genera pérdidas económicas para el cliente, sino que puede tener graves consecuencias para la salud y la seguridad, especialmente en el caso de los productos farmacéuticos, los cosméticos y los aparatos electrónicos.

Cómo funcionan
Los productos falsos o falsificados de e-commerce se venden de diferentes formas. Algunos estafadores crean sitios web o tiendas en línea que parecen legítimos y ofrecen productos a precios con descuento. Estos productos pueden estar etiquetados como «auténticos» o «genuinos», pero en realidad son imitaciones baratas fabricadas para que parezcan artículos auténticos. Los estafadores pueden usar imágenes y descripciones robadas del sitio web del producto legítimo para que sus productos falsos parezcan más convincentes.

Otra forma en la que los estafadores pueden vender productos falsificados por Internet es apropiándose de anuncios legítimos en marketplaces, como Amazon o eBay. Pueden crear una cuenta falsa y ofrecer una versión falsificada del producto a un precio más bajo que el vendedor legítimo. Cuando un comprador adquiere el producto falsificado, el estafador se lo envía directamente al comprador, pero, al tratarse de un producto que no es auténtico, el comprador puede acabar con un producto de mala calidad (o incluso peligroso).

En algunos casos, los estafadores pueden crear también sus propias marcas falsificadas, con logotipos, embalaje y publicidad falsos. Estas marcas falsificadas están diseñadas para que parezcan productos auténticos y se pueden vender en sitios web o en plataformas de redes sociales.

Para llevar a cabo estas estafas, los estafadores pueden engañar a los clientes usando una gran variedad de tácticas, como reseñas o recomendaciones falsas, descripciones engañosas de los productos y afirmaciones de autenticidad falsas. Y, puesto que el fraude en el e-commerce no se limita a un único tipo en cada situación, los estafadores pueden usar también información personal o datos de tarjetas de crédito robados para hacer compras fraudulentas.

Negocios afectados
Cualquier empresa que fabrique o venda productos de alto valor o reconocimiento de marca puede ser vulnerable al fraude de productos falsos o falsificados en el e-commerce. No obstante, algunas empresas son más vulnerables que otras a este tipo de fraude. Aquí mencionamos algunos ejemplos:

  • Bienes de lujo: son especialmente vulnerables a la falsificación por su alto valor y reconocimiento de marca. Los estafadores a menudo crean versiones falsas de marcas de lujo populares, como los bolsos, los relojes o la ropa de diseño.
  • Dispositivos electrónicos: estos dispositivos (por ejemplo, smartphones, tabletas y portátiles) se falsifican habitualmente por la elevada demanda y su alto valor de mercado.
  • Productos farmacéuticos: los productos farmacéuticos falsificados son un problema importante en el e-commerce, especialmente en el caso de los medicamentos que son caros o difíciles de obtener. Estos medicamentos falsos pueden contener ingredientes perjudiciales o inefectivos.
  • Productos de belleza: estos artículos, como los cosméticos, las fragancias y los productos de cuidado de la piel, se falsifican también con frecuencia. Los productos falsos pueden contener ingredientes perjudiciales que causen irritación en la piel u otros problemas de salud.
  • Artículos deportivos: estos artículos, como las zapatillas y la ropa de deporte, se falsifican con frecuencia por su popularidad y su alto valor de reventa.
  • Piezas de automóviles: estas piezas, como las pastillas de frenos y los airbags, se falsifican habitualmente, y los productos falsos pueden suponer un riesgo de seguridad importante para los clientes.

Fraude en envíos directos

Qué es
Una empresa de envío directo es un comerciante minorista que no mantiene un inventario físico de los productos que vende. Lo que hace es procesar pedidos. Para ello, compra los productos a un proveedor o fabricante, y este se los envía directamente a los clientes en nombre del comerciante minorista. Esto le permite evitar los costes y la complejidad de almacenar y gestionar un inventario, y centrarse en el marketing y en vender productos.

El fraude en envíos directos tiene lugar cuando una empresa de envío directo lleva a cabo prácticas engañosas para estafar a los compradores o a otras empresas de la cadena de suministro. Puede englobar varias acciones fraudulentas, como mentir en cuanto a la calidad y la disponibilidad de los productos, no procesar los pedidos, cobrar comisiones o precios excesivos, o utilizar información robada de tarjetas de crédito para realizar compras.

Cómo funciona
Una empresa de envío directo puede crear cuentas en redes sociales o sitios web falsos, haciéndose pasar por un minorista legítimo y aceptando pagos de clientes por productos que no tiene intención de suministrar. También puede manipular la descripción y las imágenes de los productos para que parezca que ofrece productos de alta calidad, cuando en realidad son mediocres o inexistentes.

Las empresas de envío directo también pueden subir los precios de forma abusiva, inflando el coste de los productos para obtener un beneficio mayor, o bien utilizar publicidad falsa para inducir a los clientes a comprar productos que no cumplen sus expectativas. En algunos casos pueden recurrir incluso al robo de la identidad de un negocio legítimo para obtener acceso a su cadena de suministro o a su base de clientes.

Negocios afectados
Los comerciantes minoristas en línea que utilizan el envío directo como método de procesamiento de pedidos son los más susceptibles a este tipo de fraude.

Mejores prácticas para prevenir el fraude en el e-commerce

A pesar de las diversas tácticas que utilizan los estafadores para estafar a los sistemas de e-commerce, las empresas tienen capacidad para defenderse. Hay una serie de mejores prácticas efectivas para evitar el fraude en el e-commerce; por ejemplo, las siguientes:

  • Usar pasarelas de pagos seguras.
  • Implementar métodos de autenticación seguros.
  • Supervisar las transacciones y el comportamiento de los usuarios.
  • Configurar reglas y filtros para la detección del fraude.
  • Usar sistemas de verificación de domicilio y tarjetas.
  • Mantener actualizados el software y los sistemas.
  • Formar y concienciar a los empleados acerca del fraude.
  • Cifrar y proteger los datos de los clientes.
  • Supervisar los contracargos.
  • Estar en contacto con otras empresas y organizaciones del sector.
  • Utilizar biometría y análisis conductuales.

Siguiendo estas mejores prácticas, las empresas pueden reducir su exposición al fraude en el e-commerce y crear un entorno de compras en línea más seguro para los clientes. Si deseas obtener información más detallada sobre estas mejores prácticas antifraude para empresas de e-commerce, lee este artículo.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.