¿Las comisiones por el procesamiento de pagos desgravan fiscalmente? Aquí explicamos lo que debes saber

Tax
Tax

Stripe Tax te permite calcular, cobrar y declarar impuestos sobre pagos internacionales con una sola integración. Ten en claro dónde tienes que registrarte, cobra automáticamente el importe correcto de impuestos y accede a los informes que necesitas para presentar declaraciones.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué son las comisiones por el procesamiento de pagos?
  3. ¿Las comisiones por el procesamiento de pagos desgravan fiscalmente?
  4. ¿Las comisiones de las transacciones desgravan fiscalmente?
  5. ¿Las comisiones comerciales desgravan fiscalmente?
  6. Mejores prácticas para desgravar las comisiones por el procesamiento de pagos

Los métodos de pago electrónicos son cada vez más populares. Se espera que los pagos digitales alcancen casi los 9,5 billones de dólares en 2023. Según PwC, se calcula que el volumen de pagos sin efectivo aumentará más de un 80 % entre 2020 y 2025. Dado que cada vez son más las empresas que amplían su actividad de e-commerce y aceptan volúmenes superiores de pagos digitales, es importante conocer las implicaciones fiscales de las comisiones por el procesamiento de pagos para maximizar el volumen desgravado y reducir así la cuota tributaria.

Aquí explicamos de qué forma afectan las comisiones por el procesamiento de pagos a los impuestos que pagan las empresas. Te decimos lo que debes saber para aprovechar todos los beneficios fiscales a los que tiene derecho tu empresa. Si conoces las mejores prácticas para desgravar estas comisiones, puedes optimizar la estrategia fiscal de tu empresa y maximizar los resultados económicos.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué son las comisiones por el procesamiento de pagos?
  • ¿Las comisiones por el procesamiento de pagos desgravan fiscalmente?
  • ¿Las comisiones de las transacciones desgravan fiscalmente?
  • ¿Las comisiones comerciales desgravan fiscalmente?
  • Mejores prácticas para desgravar las comisiones por el procesamiento de pagos

¿Qué son las comisiones por el procesamiento de pagos?

Son cargos que las empresas deben pagar por utilizar servicios de procesamiento de pagos, que facilitan las transacciones entre los negocios y sus clientes. Estos servicios permiten a las empresas aceptar tarjetas de crédito y débito, monederos digitales, pagos a través de dispositivos móviles y otros tipos de pagos electrónicos.

Estas comisiones a menudo engloban varios componentes:

  • Tasas de intercambio
    Los bancos emisores cobran tasas de intercambio. Esta suele ser la parte más grande de las comisiones por el procesamiento de pagos. Las establecen las redes de tarjetas y, generalmente, no son negociables.

  • Tasa de evaluación
    Las redes de tarjetas cobran tasas de evaluación. Son inferiores a las tasas de intercambio, pero también tienden a no ser negociables.

  • Recargo del procesador
    Esta es la comisión que cobra el procesador de pagos, que es la empresa que proporciona el servicio de procesamiento de transacciones con tarjeta para las empresas. Esta comisión suele ser negociable y puede variar mucho de un procesador a otro.

Algunos procesadores de pagos cobran también otras comisiones por servicios como la gestión de contracargos, el acceso a pasarelas de pago o el cumplimiento de la normativa PCI, entre otros. El importe exacto de estas comisiones puede variar en función de diversos factores, como el tipo de transacción (en persona o en línea), el tipo de tarjeta utilizada (de débito o de crédito, de recompensas o no de recompensas) y la naturaleza del negocio.

¿Las comisiones por el procesamiento de pagos desgravan fiscalmente?

Por lo general, se consideran un gasto necesario de la empresa y desgravan fiscalmente en muchas jurisdicciones, incluido Estados Unidos. Aquí se incluyen las comisiones de las transacciones con tarjeta de crédito, las plataformas de pagos por Internet e incluso las comisiones bancarias relacionadas con las transacciones comerciales.

La publicación 535 de la IRS proporciona información orientativa general sobre los gastos que se pueden desgravar. Recogemos aquí algunos puntos de este documento:

  • Gastos ordinarios y necesarios
    Para poder desgravar un gasto, debe ser ordinario y necesario. Se considera un gasto ordinario el que es común y aceptado en tu sector o negocio. Se considera un gasto necesario el que es útil y apropiado para tu sector o negocio.

  • Gastos corrientes y gastos de capital
    Los gastos de una empresa suelen ser desgravables en el ejercicio en el que se han producido. Sin embargo, si el gasto tiene un beneficio que va a durar más de un año (por ejemplo, la compra de equipamiento), se puede capitalizar y amortizar a lo largo del tiempo, en lugar de desgravarlo de una vez.

  • Gastos personales y gastos empresariales
    Solo la parte empresarial de un gasto se puede desgravar. Si un gasto es en parte personal y en parte empresarial, debe dividirse como corresponda.

Las comisiones por procesamiento de pagos se pueden desgravar porque se consideran un coste necesario para hacer negocios. Normalmente, estas comisiones entran en la categoría de «comisiones bancarias» o similar en el modelo Schedule C (Form 1040), Profit or Loss from Business para empresas unipersonales, o la parte correspondiente del impuesto en el caso de corporaciones, sociedades u otras entidades empresariales.

¿Las comisiones de las transacciones desgravan fiscalmente?

Por lo general, las comisiones de las transacciones en las que se incurre con un procesador de pagos desgravan fiscalmente, puesto que también se consideran gastos ordinarios y necesarios directamente relacionados con el funcionamiento de tu negocio. Al desgravar las comisiones de las transacciones, puedes reducir la base imponible y, por tanto, obtener un ahorro fiscal.

Mantén un registro exacto de las comisiones de las transacciones si tienes previsto desgravarlas en las declaraciones fiscales de tu empresa. Esto implica guardar las facturas, los recibos y los extractos que te dé el procesador de pagos como prueba de haber pagado esas comisiones. Estos registros ayudarán a justificar la desgravación y respaldarán las declaraciones fiscales de tu empresa.

¿Las comisiones comerciales desgravan fiscalmente?

Por lo general, las comisiones comerciales que pagan las empresas desgravan fiscalmente. Estas comisiones se consideran gastos ordinarios y necesarios asociados directamente al funcionamiento de tu negocio. Cuando aceptas pagos con tarjeta de crédito de tus clientes, puedes desgravar las comisiones que cobra el procesador de pagos o el proveedor de servicios para comerciantes. De este modo, reduces la base imponible y, por tanto, obtienes un ahorro fiscal.

De nuevo, para garantizar una desgravación exacta, es importante mantener un registro de las comisiones comerciales en las que incurre tu empresa. Guarda las facturas, los recibos o los extractos proporcionados por el procesador de pagos o el proveedor de servicios de comerciante como justificante de las comisiones pagadas para respaldar la desgravación en el caso de una inspección fiscal.

Cabe señalar que la legislación fiscal puede variar de una jurisdicción a otra. Mientras las leyes federales suelen permitir la desgravación de las comisiones por el procesamiento de pagos, es aconsejable consultar a un asesor fiscal que esté familiarizado con la normativa específica de los lugares donde opera tu empresa. Es importante obtener asesoramiento personalizado en función de las circunstancias de tu negocio, ya que esto garantiza que tu empresa aplique el máximo de desgravaciones que correspondan sin dejar de cumplir toda la legislación fiscal aplicable.

Mejores prácticas para desgravar las comisiones por el procesamiento de pagos

Aquí te indicamos algunas mejores prácticas que puedes seguir a la hora de desgravar las comisiones por procesamiento de pagos de los impuestos que paga tu empresa (o cuando prepares la siguiente declaración de impuestos) para que la fiscalidad de tu empresa sea más llevadera:

  • Mantener un registro exacto
    Es importante guardar las facturas, los recibos y cualquier otra documentación para justificar la desgravación. Una buena norma: si vas a desgravar algún gasto en la declaración de impuestos, debes disponer de documentación que lo acredite. Establece procesos para que la acumulación y organización de esta documentación forme parte de las operaciones de la empresa, de modo que no haya que buscarla en el momento de hacer la declaración fiscal.

  • Separar los gastos empresariales de los personales
    Distingue claramente entre gastos empresariales y gastos personales en relación con el procesamiento de pagos. Desgrava únicamente las comisiones que están asociadas directamente a las operaciones de la empresa. Mantener cuentas bancarias separadas o usar algún programa de contabilidad puede ayudar a controlar y clasificar los gastos correctamente.

  • Clasificar los gastos correctamente
    Usa los formularios y las categorías fiscales que correspondan para declarar las comisiones por procesamiento de pagos. Por ejemplo, en Estados Unidos, las empresas unipersonales utilizan el apartado «bank fees» (comisiones bancarias) del modelo Schedule C (Form 1040) para declarar estas comisiones.

  • Consultar a un asesor fiscal
    Los artículos como este proporcionan información básica, no asesoramiento personalizado, y no sustituyen las recomendaciones de un experto fiscal. Trabaja con un asesor fiscal cualificado que esté especializado en fiscalidad empresarial para que te ayude a resolver la complejidad de las leyes fiscales, identificar las desgravaciones aplicables y optimizar tu estrategia fiscal. Un profesional puede proporcionar asesoramiento específico para tu empresa y garantizar el cumplimiento de la normativa fiscal.

  • Mantenerse informado
    Las políticas fiscales no son una parte estática de hacer negocios, sino que tienden a evolucionar de un año para otro. Mantente al día de las normativas y directrices fiscales pertinentes, suscríbete a recursos oficiales en materia fiscal, asiste a seminarios o seminarios web, y consulta fuentes acreditadas para estar informado sobre los cambios que podrían afectar a la desgravación de las comisiones por procesamiento de pagos.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.