Cómo convertirse en un centralizador de pagos: una guía para empresas

Connect
Connect

Las plataformas y los marketplaces más exitosos del mundo, entre ellos Shopify y DoorDash, utilizan Stripe Connect para integrar pagos en sus productos.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es un centralizador de pagos?
  3. ¿Cómo funcionan los centralizadores de pagos?
  4. ¿Qué tipos de empresas usan centralizadores de pagos?
  5. Cómo convertirse en un centralizador de pagos
  6. Ventajas de convertirse en un centralizador de pagos
  7. Dificultades de convertirse en un centralizador de pagos

Los centralizadores de pagos surgieron como actores fundamentales en el e-commerce porque simplifican el proceso de pago y han cambiado la forma en la que las empresas aceptan pagos. Las empresas de todos los sectores deben conocer las funciones de los proveedores de pagos de terceros, incluidos los centralizadores de pagos, con el fin de elaborar una experiencia de pago sencilla y cómoda para sus clientes.

A continuación explicamos la función de los centralizadores de pagos, cómo una empresa se puede convertir en uno, las ventajas que una inversión de este tipo puede generar y las posibles dificultades que deben tenerse en cuenta.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es un centralizador de pagos?
  • ¿Cómo funcionan los centralizadores de pagos?
  • ¿Qué tipos de empresas usan centralizadores de pagos?
  • Cómo convertirse en un centralizador de pagos
  • Ventajas de convertirse en un centralizador de pagos
  • Dificultades de convertirse en un centralizador de pagos

¿Qué es un centralizador de pagos?

Un centralizador de pagos es un tipo de proveedor de servicios de pagos que actúa como intermediario entre los negocios y sus clientes durante el proceso de pago. Consolida y procesa transacciones por Internet en nombre de varias empresas a través de una única integración.

Los centralizadores de pagos simplifican el proceso de pago para las empresas porque les proporcionan una plataforma unificada para aceptar varios métodos de pago, como tarjetas de crédito y débito, monederos digitales y transferencias bancarias. Normalmente ofrecen una serie de opciones de pago para satisfacer las preferencias de diferentes clientes. Al utilizar un centralizador de pagos, las empresas evitan la necesidad de establecer relaciones de pago individuales con varias entidades financieras.

¿Cómo funcionan los centralizadores de pagos?

Los centralizadores de pagos actúan como intermediarios entre los negocios y sus clientes, de modo que facilitan el proceso de aceptar y procesar los pagos. Aquí ofrecemos una explicación simplificada de cómo funcionan normalmente los centralizadores de pagos:

1. Integración de los comerciantes: las empresas que quieren aceptar pagos a través de un centralizador de pagos integran sus plataformas en línea o sitios web de e-commerce con el sistema de pagos del centralizador. Esta integración implica incorporar las API (interfaces de programación de aplicaciones) de pago necesarias que proporciona el centralizador en el sitio web o la aplicación de la empresa.

2. El cliente inicia el pago: cuando un cliente quiere hacer una compra en el sitio web del negocio, selecciona su método de pago de preferencia (por ejemplo, tarjeta de crédito o débito, o monedero digital) entre las opciones que proporciona el centralizador de pagos.

3. Cifrado de datos y transmisión segura: los datos de pago del cliente, como la información de la tarjeta de crédito o las credenciales de su monedero digital, se cifran para garantizar una transmisión segura. Esto ayuda a proteger los datos confidenciales del acceso no autorizado.

4. Autorización del pago: el centralizador de pagos reenvía los datos cifrados del pago a las redes de tarjetas respectivas, como Visa o Mastercard, o directamente al banco adquirente que procesa la transacción. Las redes de pagos o los bancos adquirentes verifican los datos de pago del cliente y realizan comprobaciones antifraude para asegurarse de que la transacción es legítima.

5. Procesamiento del pago: una vez autorizado el pago, el centralizador de pagos procesa la transacción, para lo que deduce el importe del origen de pago del cliente (por ejemplo, su tarjeta de crédito o monedero digital). El sistema del centralizador también calcula las comisiones o tarifas aplicables en función de las condiciones acordadas con el negocio.

6. Cobro: después de haber procesado el pago, el centralizador de pagos retiene los fondos temporalmente en su propia cuenta. Esto permite agregar los fondos de varias transacciones y simplifica el proceso de cobro para las empresas.

7. Transferencia: el centralizador de pagos transfiere los fondos acumulados (menos las tarifas o comisiones) a la cuenta bancaria empresarial principal del negocio de forma periódica. El plazo de la transferencia puede variar en función de la política del centralizador de pagos, que puede oscilar entre cobros diarios y semanales.

8. Informes y análisis: los centralizadores de pagos a menudo proporcionan a las empresas herramientas completas de elaboración de informes y análisis. Estas herramientas permiten a las empresas hacer un seguimiento del volumen de transacciones, supervisar el rendimiento de las ventas y obtener información sobre el comportamiento de los clientes y las tendencias en los pagos.

Los centralizadores de pagos agilizan el proceso de pago para las empresas porque se encargan de la complejidad técnica que conllevan la integración, la autorización, el procesamiento y el cobro de los pagos. Ofrecen una plataforma centralizada que simplifica la aceptación de pagos, mejora la seguridad y proporciona información valiosa para las empresas, a la vez que ofrece una experiencia sencilla para los clientes.

¿Qué tipos de empresas usan centralizadores de pagos?

Una gran variedad de empresas de varios sectores utilizan rutinariamente centralizadores de pagos, ya que cada vez más negocios evolucionan para responder a las oportunidades que brindan los pagos digitales. Aunque no es una lista exhaustiva, enumeramos aquí algunos ejemplos de empresas que suelen utilizar centralizadores de pagos:

  • Plataformas de e-commerce
    Los marketplaces en línea y las plataformas de e-commerce que hospedan varios negocios a menudo integran centralizadores de pagos para ofrecer una solución de pagos unificada a sus vendedores. Algunos ejemplos son Shopify, WooCommerce y Magento.

  • Pequeñas y medianas empresas (pymes)
    Los centralizadores de pagos son muy populares entre las pequeñas y medianas empresas que quizá no tienen los recursos o el conocimiento técnico necesarios para establecer relaciones directas con bancos o procesadores de pagos. Proporcionan una solución de pagos accesible y sencilla para pymes de todos los sectores, como los de comercio minorista, hostelería, servicios, etc.

  • Autónomos y proveedores de servicios
    Los profesionales independientes, autónomos y proveedores de servicios, como los asesores, diseñadores, escritores o tutores, a menudo utilizan centralizadores de pagos para aceptar pagos de sus clientes. Los centralizadores les permiten recibir pagos de forma cómoda y segura, tanto en línea como en persona.

  • Servicios basados en suscripciones
    Las empresas que ofrecen servicios basados en suscripciones, como las plataformas de streaming, los proveedores de software como servicio (SaaS) o las organizaciones de membresía, pueden usar centralizadores de pagos para gestionar la facturación recurrente y automatizar la gestión de las suscripciones.

  • Aplicaciones móviles
    Los desarrolladores de aplicaciones móviles a menudo integran centralizadores de pagos para habilitar las compras en las aplicaciones y la monetización. Así ocurre en varias categorías de aplicaciones, como las de entretenimiento, productividad, juegos y aprendizaje electrónico.

  • Organizaciones sin ánimo de lucro
    Las organizaciones sin ánimo de lucro y las instituciones benéficas a menudo recurren a centralizadores de pagos para facilitar las donaciones por Internet. Los centralizadores ofrecen varias opciones de pago y simplifican el proceso de donación; así le facilitan a la gente contribuir a las causas que apoya.

  • Registro y venta de entradas de eventos
    Las plataformas o empresas que gestionan la venta de entradas de eventos, el registro en congresos o servicios de reservas se pueden beneficiar de los centralizadores para procesar los pagos de los asistentes o clientes.

  • Proveedores de contenido digital
    Los negocios de venta de contenido digital, como libros electrónicos, música, vídeos o descargas de software, recurren a menudo a centralizadores de pagos para gestionar las transacciones de forma segura y eficiente.

Aunque los centralizadores de pagos atienden a una amplia gama de empresas, las necesidades y los requisitos específicos de cada una pueden variar en función del sector, el volumen de transacciones, el tamaño de la empresa y la ubicación geográfica. Para muchas empresas, los servicios que proporcionan algunos centralizadores de pagos pueden ser insuficientes, lo que las lleva a elegir un facilitador de pago con una oferta más completa, como Stripe.

Cómo convertirse en un centralizador de pagos

Llegar a ser un centralizador de pagos implica varios pasos. Aquí ofrecemos una descripción general del proceso:

1. Estudio y planificación: lleva a cabo un estudio meticuloso del sector de los pagos para conocer las tendencias del mercado y evaluar la viabilidad de convertir tu empresa en un centralizador de pagos. Identifica el nicho de mercado específico en el que deseas trabajar y determina la propuesta de valor única que puedes ofrecer.

2. Cumplimiento de la normativa: conoce el panorama normativo y los requisitos de cumplimiento para centralizadores de pagos en las jurisdicciones objetivo de tu empresa. Familiarízate con los reglamentos financieros, las leyes contra el blanqueo de capitales (AML, por sus siglas en inglés), los estándares de seguridad (como el PCI DSS) y cualquier otra normativa pertinente que regule los servicios de pagos.

3. Estructura de la empresa y consideraciones legales: determina la estructura legal adecuada para tu negocio de centralizador de pagos. Consulta a asesores jurídicos con el fin de saber los pasos necesarios para establecer una entidad jurídica, registrar la empresa y adquirir las licencias o los permisos necesarios.

4. Colabora con entidades financieras: los centralizadores de pagos suelen tener que colaborar con bancos adquirentes o procesadores de pagos para gestionar el procesamiento real de los pagos. Identifica entidades financieras de confianza que estén en consonancia con tu modelo de negocio e inicia conversaciones para establecer relaciones con ellas. Para esto puede ser necesario demostrar un plan de negocio, estabilidad financiera y capacidad de cumplimiento normativo.

5. Infraestructura tecnológica: desarrolla o adquiere la infraestructura tecnológica necesaria para sustentar tus operaciones como centralizador de pagos. Esto incluye crear una pasarela de pagos sólida, integrar varios métodos y redes de pagos, e implementar medidas de seguridad para salvaguardar los datos de los clientes.

6. Cumplimiento de la normativa y evaluación de riesgos: establece rigurosas prácticas de cumplimiento de la normativa y evaluación de riesgos para garantizar la adherencia a los reglamentos y mitigar el riesgo de fraude. Implementa medidas como los procesos KYC (conocimiento del cliente), sistemas de supervisión de las transacciones y mecanismos de detección del fraude.

7. Onboarding de los comerciantes: desarrolla un proceso de onboarding simplificado para las empresas que desean utilizar tus servicios como centralizador de pagos. Esto puede implicar la creación de cuentas de comerciante, la verificación de los datos de las empresas y la integración de sus sistemas con tu infraestructura de pagos.

8. Servicio de atención y soporte al cliente: establece canales de soporte al cliente para ayudar tanto a las empresas como a sus clientes a resolver consultas o problemas relacionados con los pagos. Ofrece un servicio de soporte receptivo y fiable para generar confianza y mantener una relación sólida con tus clientes.

9. Desarrollo del negocio y marketing: desarrolla una estrategia de marketing completa para promover tus servicios de centralizador de pagos. Identifica clientes objetivo, crea campañas de marketing y participa en actividades de desarrollo del negocio para atraer a las empresas y crear tu base de clientes.

10. Mejora continua: supervisa las tendencias del sector, las opiniones de los clientes y los avances tecnológicos para mejorar constantemente tus servicios de centralizador de pagos. Mantente al día de los cambios normativos y adapta tus operaciones en consecuencia.

Convertirse en centralizador de pagos es una iniciativa complicada y lenta para las empresas. El proceso puede variar en función de factores como la ubicación, el mercado objetivo y el modelo de negocio específico. Se recomienda encarecidamente consultar a expertos del sector y asesores jurídicos para garantizar el cumplimiento normativo y el buen funcionamiento en esta área.

Ventajas de convertirse en un centralizador de pagos

En las circunstancias adecuadas, convertirse en un centralizador de pagos puede aportar muchas ventajas a tu negocio. Las siguientes son las principales ventajas que animan a las empresas en este sentido:

  • Generación de ingresos
    Como centralizador de pagos, puedes generar ingresos mediante el cobro de tarifas o comisiones de las transacciones a las empresas por el procesamiento de pagos. Al facilitar las transacciones para varias empresas, tienes la posibilidad de ganar una cantidad de ingresos considerable a medida que aumente su volumen de pagos.

  • Base de clientes más amplia
    Ser un centralizador de pagos te permite atraer y hacer onboarding de una amplia gama de empresas de varios sectores. Esto amplía tu base de clientes y aumenta la posibilidad de crecimiento de tu negocio.

  • Integración de pagos simplificada
    Los centralizadores de pagos proporcionan una plataforma unificada que simplifica el proceso de integración de pagos para las empresas. Al ofrecer un único punto de integración, puedes reducir la complejidad técnica y el tiempo necesarios para que las empresas comiencen a aceptar pagos.

  • Varios métodos de pago
    Los centralizadores suelen admitir varios métodos de pago, como tarjetas de crédito y débito, monederos digitales y transferencias bancarias. Al ofrecer varias opciones de pago, atiendes las diversas preferencias de los clientes y aumentas la probabilidad de que se completen las transacciones.

  • Experiencia del cliente reforzada
    Los centralizadores de pagos evitan la fricción y las deficiencias del proceso de pago, lo que mejora la experiencia del cliente. Los clientes pueden realizar compras sin necesidad de volver a introducir los datos de pago para cada transacción, con lo que se agiliza la finalización del proceso de compra y aumenta la satisfacción de los clientes.

  • Seguridad y cumplimiento de la normativa
    Los centralizadores de pagos invierten en fuertes medidas de seguridad para proteger los datos confidenciales de los clientes y las transacciones financieras. Al colaborar con bancos adquirentes acreditados y adherirse a los estándares de seguridad del sector, tu empresa promueve la confianza tanto de las empresas como de sus clientes en cuanto a la seguridad de sus transacciones.

  • Análisis y elaboración de informes
    Los centralizadores de pagos a menudo proporcionan a las empresas herramientas completas de análisis y elaboración de informes. Esta información permite a las empresas hacer un seguimiento del volumen de transacciones, supervisar el rendimiento de las ventas y obtener datos muy valiosos sobre el comportamiento de los clientes y las tendencias en los pagos. Ese conocimiento se puede usar después para perfeccionar las estrategias de negocio y tomar decisiones basadas en datos.

  • Escalabilidad y flexibilidad
    Como centralizador de pagos, tu empresa puede escalar sus operaciones a medida que el negocio crece. Aprovechando la infraestructura, la tecnología y las asociaciones actuales, puedes gestionar un volumen de transacciones mayor y ampliar tus servicios a nuevos mercados y sectores.

  • Soporte para el cumplimiento de la normativa
    Los centralizadores de pagos a menudo ayudan a las empresas a satisfacer los requisitos de cumplimiento de la normativa. Al ofrecer asesoramiento sobre cuestiones como la seguridad de los datos, la normativa contra el blanqueo de capitales y los estándares del sector de pagos con tarjeta, tu negocio alivia la carga del cumplimiento de la normativa para las empresas y garantiza un proceso de pago fiable y sin esfuerzo.

  • Ventaja competitiva
    El mercado de los centralizadores de pagos es muy competitivo, pero, si tu empresa ofrece una solución de pagos eficaz y eficiente, puede diferenciarse de la competencia. Una sólida reputación de marca, una infraestructura tecnológica avanzada y un excelente servicio de soporte al cliente pueden contribuir a lograr una ventaja competitiva en el sector.

Dificultades de convertirse en un centralizador de pagos

Convertirse en un centralizador de pagos puede aportar numerosas ventajas, pero también conlleva dificultades que es preciso considerar con atención. El cumplimiento de la normativa es una dificultad principal, ya que los centralizadores de pagos deben lidiar con un complejo entramado de normativas en materia financiera y de seguridad de los datos. Adherirse a estándares como el PCI DSS y las leyes contra el blanqueo de capitales implica prestar mucha atención al detalle y una supervisión continua para garantizar el cumplimiento de la normativa.

Otra dificultad importante es la evaluación de riesgos. Los centralizadores de pagos deben mantenerse vigilantes para mitigar el riesgo de fraude y minimizar los contracargos con el fin de proteger los intereses tanto de las empresas como de los clientes. Implementar prácticas de gestión de riesgos completas, como sistemas avanzados de detección del fraude y supervisión de las transacciones, es importante para mantener la seguridad y preservar la confianza en el ecosistema de pagos.

Un centralizador de pagos debe mantener un alto nivel de servicio para tener éxito. Esto implica invertir en tecnología y medidas de seguridad avanzadas para garantizar un procesamiento fluido y seguro de los pagos. Además, ofrecer soporte constante a las empresas y a los clientes es importante. Un servicio de atención al cliente receptivo, una resolución oportuna de los problemas y una comunicación efectiva contribuyen a establecer relaciones sólidas y favorecen la confianza.

Para prosperar como centralizador de pagos, es indispensable tener un profundo conocimiento del sector. Comprender el panorama cambiante, las tendencias del mercado y las tecnologías emergentes permite tomar decisiones de manera efectiva y mantener el negocio a la vanguardia. Al afrontar estas dificultades, invertir en tecnología y dar prioridad a la seguridad y el soporte, los centralizadores de pagos pueden capitalizar completamente las ventajas que ofrecen y proporcionar servicios de gran valor a las empresas y a sus clientes.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.