Facilitadores de pago y organizaciones de ventas independientes (ISO): en qué se diferencian y cómo elegirlos

Connect
Connect

Las plataformas y los marketplaces más exitosos del mundo, entre ellos Shopify y DoorDash, utilizan Stripe Connect para integrar pagos en sus productos.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es un facilitador de pago?
  3. ¿Qué es una organización de ventas independiente (ISO)?
  4. ¿En qué se diferencian las ISO y los facilitadores de pago?
    1. Cuentas de comerciante
    2. Base de clientes y servicios
    3. Precios
  5. ¿Mi empresa necesita una ISO o un facilitador de pago?
  6. ¿Stripe es una ISO o un facilitador de pago?

La elección de un proveedor de procesamiento de pagos se ha vuelto más difícil en los últimos años debido al gran número de proveedores disponibles en este campo. Según un estudio reciente, se espera que, para 2025, el volumen bruto mundial de pagos procesados por facilitadores de pago supere los 4 billones. En este mercado cada vez más saturado, las empresas deben pensarlo muy bien antes de elegir el proveedor adecuado.

Dos modelos de procesamiento de pagos comunes con los que se encuentran las empresas son los facilitadores de pago y las organizaciones de ventas independientes (ISO). Conocer las diferencias entre ellos y elegir el mejor enfoque puede ayudar a las empresas a crear un sistema de pagos que funcione bien. En este artículo explicamos las diferencias entre los facilitadores de pago y las ISO para que las empresas puedan tomar decisiones informadas sobre sus soluciones de procesamiento de pagos.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es un facilitador de pago?
  • ¿Qué es una organización de ventas independiente (ISO)?
  • ¿En qué se diferencian las ISO y los facilitadores de pago?
  • ¿Mi empresa necesita una ISO o un facilitador de pago?
  • ¿Stripe es una ISO o un facilitador de pago?

¿Qué es un facilitador de pago?

Un facilitador de pago es una empresa que simplifica el proceso de aceptación de pagos electrónicos para otras empresas. Los facilitadores de pago ofrecen una solución de pagos «todo en uno» que incluye servicios de procesamiento de pagos, gestión de riesgos, detección y prevención del fraude y cuenta de comerciante.

Los facilitadores de pago eliminan la necesidad de que las empresas abran individualmente su propia cuenta de comerciante en un banco o una red de tarjetas. En lugar de esto, los facilitadores de pago agregan varias empresas en una cuenta de comerciante maestra. Los negocios que eligen trabajar con un facilitador de pago son básicamente comerciantes secundarios de esta cuenta maestra.

Este modelo ofrece varias ventajas. En primer lugar, las empresas no tienen que dedicar tiempo a abrir una cuenta de comerciante. Esto es especialmente útil para las pequeñas empresas, que pueden no tener los recursos necesarios para este proceso. Por lo general, los facilitadores de pago ofrecen también estructuras de comisiones muy sencillas, lo que resulta de gran utilidad para las nuevas empresas o las que tienen un volumen bajo de transacciones.

¿Qué es una organización de ventas independiente (ISO)?

Una ISO es una compañía de terceros que está autorizada a prestar servicios de procesamiento de tarjetas de crédito a las empresas. Las ISO trabajan en nombre de los bancos y de las redes de tarjetas para abrir cuentas de comerciante, actuando como intermediarias entre estas entidades y los negocios que quieren aceptar pagos con tarjeta.

Las ISO suelen proporcionar diversos servicios, como la venta o el alquiler de equipos (por ejemplo, terminales de punto de venta (POS)), el procesamiento de transacciones y el servicio de atención al cliente. A diferencia de los facilitadores de pago, las ISO abren cuentas de comerciante individuales para cada empresa con la que trabajan.

En general, las ISO son más adecuadas para grandes empresas con un alto volumen de transacciones. Dado que las ISO abren cuentas de comerciante individuales para las empresas con las que trabajan, estas empresas suelen tener más control sobre las condiciones del contrato y pueden negociar comisiones más bajas que con un facilitador de pago.

¿En qué se diferencian las ISO y los facilitadores de pago?

Aquí ofrecemos información general de las principales diferencias entre las ISO y los facilitadores de pago, desglosadas por su forma de operar y los servicios que prestan:

Cuentas de comerciante

  • ISO: una ISO abre una cuenta de comerciante individual para cada empresa. Por ejemplo, imagina un minorista de ropa de tamaño medio que procesa un volumen elevado de transacciones con tarjeta de crédito al mes. Al abrir su propia cuenta de comerciante a través de una ISO, el minorista puede negociar condiciones y comisiones específicas, con lo que es posible que ahorre dinero a largo plazo. Sin embargo, el proceso de apertura puede ser complejo y lento.

  • Facilitador de pago: opera con una cuenta de comerciante maestra y crea subcuentas para cada empresa con la que trabaja. Por ejemplo, a un artesano que vende joyas hechas a mano por Internet le puede parecer abrumador o innecesario el proceso de abrir su propia cuenta de comerciante, dado su bajo volumen de transacciones. Utilizando un facilitador de pago, puede comenzar a aceptar pagos electrónicos de forma rápida y sencilla sin necesidad de tener su propia cuenta de comerciante.

Base de clientes y servicios

  • ISO: a menudo proporciona una serie de servicios que atienden las necesidades únicas de empresas más grandes o con requisitos más complejos. Por ejemplo, si una gran cadena de restaurantes quiere integrar un nuevo sistema POS en todos sus locales, una ISO puede proporcionarle el hardware necesario, la instalación, formación y un servicio constante de atención al cliente.

  • Facilitador de pago: suele ser la opción más adecuada para empresas más pequeñas o con necesidades más sencillas porque proporciona una solución «todo en uno». Por ejemplo, un diseñador gráfico autónomo que quiere aceptar pagos en su sitio web puede contratar un facilitador de pago y tener acceso a un sistema de pagos integrado, sin necesidad de conocer la complejidad del procesamiento de pagos o la gestión de riesgos.

Precios

  • ISO: puede tener una estructura de precios más compleja, pero las comisiones a menudo se pueden negociar en función del volumen de transacciones de la empresa. Por ejemplo, una librería en Internet de gran tamaño puede trabajar con una ISO para negociar una mejor comisión por transacción según su alto volumen de ventas, lo que puede suponer un importante ahorro con el tiempo.

  • Facilitador de pago: suele tener una estructura de precios de tarifa plana sencilla. Esto beneficia a las empresas más pequeñas que tienen un volumen de transacciones más bajo porque el desglose de costes es claro y no hay necesidad de negociar. Por ejemplo, una pequeña panadería que quiere vender sus productos por Internet quizá no tiene el volumen de transacciones necesario para negociar mejores comisiones. Le puede parecer más interesante el modelo de precios de tarifa plana de un facilitador de pago.

Aunque tanto las ISO como los facilitadores de pago permiten a las empresas aceptar pagos electrónicos, atienden necesidades diferentes. Las ISO ofrecen un mayor control y un posible ahorro de costes a las grandes empresas con un alto volumen de transacciones, mientras que los facilitadores de pago proporcionan una solución «todo en uno» más sencilla para las empresas más pequeñas o con menos necesidades. Por supuesto, no siempre es así. Algunos facilitadores de pago, incluido Stripe, están pensados para trabajar con empresas de todos los tamaños, desde pequeños minoristas independientes hasta negocios de plataforma mundial.

¿Mi empresa necesita una ISO o un facilitador de pago?

A la hora de decidir entre una ISO y un facilitador de pago, debes mirar más allá del conocimiento convencional sobre qué empresas son más adecuadas para cada categoría de proveedores de pagos. Cada vez más, los proveedores de pagos modernos adoptan un enfoque innovador para ayudar a las empresas, lo que indica que las directrices históricas podrían ser engañosas. Teniendo esto en mente, las empresas deben analizar detenidamente cuáles son sus necesidades y circunstancias específicas para determinar qué opción es la más adecuada para procesar sus pagos.

Los siguientes son algunos factores clave que deben tenerse en cuenta:

  • Tamaño de la empresa y volumen de transacciones
    Evalúa el tamaño de tu empresa y el volumen de transacciones que esperas procesar. Las empresas más grandes con un volumen de transacciones elevado pueden beneficiarse de la flexibilidad y el posible ahorro de costes que ofrece una ISO, mientras que a las empresas más pequeñas o con un volumen de transacciones inferior les puede interesar la simplicidad y comodidad de los facilitadores de pago.

  • Control y flexibilidad
    Determina el nivel de control y personalización que tu empresa necesita para la configuración del procesamiento de pagos. Si prefieres negociar condiciones, comisiones y servicios específicos que estén en consonancia con las necesidades de tu empresa, una ISO puede ser la mejor opción. Si valoras una solución plug-and-play sencilla y no quieres tener que negociar, un facilitador de pago puede ofrecerte facilidad de uso.

  • Complejidad del procesamiento de pagos
    Piensa en la complejidad de los requisitos de procesamiento de pagos de tu empresa. Las ISO a menudo ofrecen una gama más amplia de servicios además del procesamiento de pagos, como la venta o alquiler de equipos, integraciones de software adicionales o soporte al cliente dedicado. Si tu empresa requiere funciones especializadas o un servicio de soporte más completo, una ISO puede ser la opción adecuada. Sin embargo, si tu empresa tiene necesidades sencillas y da prioridad a la simplicidad, un facilitador de pago puede ofrecer una solución «todo en uno» que cubra lo esencial.

  • Tiempo y esfuerzo de configuración
    Evalúa el tiempo y el esfuerzo necesarios para configurar y comenzar la aceptación de pagos. Las ISO suelen tener un proceso de configuración más complicado porque cada empresa debe tener su propia cuenta de comerciante. Este proceso puede ser más largo y requerir más papeleo. Los facilitadores de pago ofrecen una experiencia de onboarding simplificada que permite a las empresas comenzar a aceptar pagos con más rapidez.

  • Estructura de costes
    Analiza los modelos de precios de las ISO y los facilitadores de pago. Las ISO a menudo proporcionan más flexibilidad en los precios, con la posibilidad de negociar las comisiones en función del volumen de transacciones. Esto puede ser una ventaja para las empresas que tienen un volumen alto de transacciones porque pueden conseguir comisiones más favorables. Los facilitadores de pago, por lo general, ofrecen estructuras de precios sencillas y transparentes, lo que puede ser una ventaja para las empresas con un volumen más bajo de transacciones que prefieren claridad y previsibilidad.

Aunque estas directrices son útiles a la hora de comparar los facilitadores de pago con las ISO, no son válidas en todos los casos. Por ejemplo, en algunos aspectos, Stripe se aproxima más al modelo de los facilitadores de pago porque ofrece soluciones sencillas listas para usar a las empresas que tienen requisitos simples. Pero Stripe también ofrece un alto grado de personalización para las empresas con necesidades complejas o un volumen de transacciones elevado. Es importante analizar cada posible proveedor para ver qué ofrece y cómo ayuda a las empresas, y después decidir qué opción es la mejor.

¿Stripe es una ISO o un facilitador de pago?

Como proveedor de pagos con un modelo de facilitador de pago, Stripe simplifica la experiencia de procesamiento de pagos para las empresas porque proporciona un conjunto completo de servicios. Cuando las empresas contratan a Stripe, se convierten en comerciantes secundarios de la cuenta de comerciante maestra de Stripe. Esto significa que no tienen que abrir su propia cuenta de comerciante en un banco o una asociación de tarjetas.

El modelo de facilitador de pago de Stripe permite a las empresas empezar a aceptar pagos electrónicos de forma rápida y sencilla sin necesidad de pasar por el largo y complejo proceso de abrir una cuenta de comerciante. Al agregar las empresas en su cuenta maestra, Stripe gestiona los aspectos técnicos del procesamiento de pagos, la gestión de riesgos y el cumplimiento de la normativa. Esto hace que sea muy cómodo para las empresas integrar la funcionalidad de pagos en sus plataformas o sitios web.

Stripe también ofrece otros servicios y funciones además del procesamiento de pagos, como herramientas para la gestión de suscripciones, procesamiento de pagos internacionales, prevención del fraude y acceso a análisis e informes detallados. La interfaz intuitiva, las API fáciles de usar para los desarrolladores y la extensa documentación de Stripe hacen que resulte una opción interesante para muchas empresas e industrias. La gran variedad de soluciones de Stripe, el grado de personalización que ofrece y su enfoque unificado para las operaciones y la elaboración de informes van más allá de lo que normalmente se espera de un facilitador de pago. Esto pone de relieve la importancia de valorar las ventajas y los inconvenientes de cada proveedor antes de elegir uno.

Hay aspectos de Stripe que coinciden plenamente con las ventajas que ofrece un facilitador de pago tradicional, como el proceso simplificado de onboarding, que permite a las empresas centrarse en su negocio principal y no en la complejidad de abrir y gestionar una cuenta de comerciante. Un enfoque más sencillo y un completo conjunto de servicios hacen que Stripe sea una opción muy popular entre startups, pequeños negocios y empresas de mayor envergadura.

Aunque en general se considera que Stripe es un facilitador de pago, también colabora con ISO y adquirentes para proporcionar servicios. Esto permite a Stripe ampliar su oferta para las empresas que tienen necesidades más específicas o que requieren más servicios de los que un facilitador de pago típico puede proporcionar. Para obtener más información y empezar a trabajar con Stripe, ve aquí.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.