Qué deben saber las empresas sobre las transferencias SEPA

Payments
Payments

Acepta pagos por Internet y en persona desde cualquier rincón del mundo con una solución de pagos diseñada para todo tipo de negocios, desde startups en crecimiento hasta grandes empresas internacionales.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué significa «SEPA»?
  3. ¿Qué es la zona única de pagos en euros?
  4. ¿Qué países forman parte de la SEPA?
  5. ¿Cómo funciona la SEPA?
  6. Cómo hacer un pago SEPA
  7. ¿Cuánto tardan los pagos SEPA?
  8. ¿Necesito una cuenta SEPA para mi empresa?

Cualquier persona que tenga una cuenta bancaria particular o empresarial en la Unión Europea (UE) probablemente ya conozca el término SEPA. Aunque, si vives y trabajas fuera de Europa, quizá nunca lo hayas escuchado. Sin embargo, si tienes una empresa que opera en Europa o tienes clientes establecidos en la UE, debes conocer esta red de pagos que se suele usar para transferir fondos en 36 países.

A continuación tienes un resumen de lo que es la SEPA, cómo funciona y cómo la pueden usar las empresas para mover dinero.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué significa «SEPA»?
  • ¿Qué es la zona única de pagos en euros?
  • ¿Qué países forman parte de la SEPA?
  • ¿Cómo funciona la SEPA?
  • Cómo hacer un pago SEPA
    • Transferencia de crédito SEPA
    • Adeudo directo SEPA
  • ¿Cuánto tardan los pagos SEPA?
  • ¿Necesito una cuenta SEPA para mi empresa?

¿Qué significa «SEPA»?

«SEPA» son las siglas en inglés de «zona única de pagos en euros».

¿Qué es la zona única de pagos en euros?

Se trata de una iniciativa que busca simplificar los pagos sin efectivo y uniformizar las transacciones en los países miembros de la UE y entre ellos. La SEPA, que regula el Consejo Europeo de Pagos (EPC, por sus siglas en inglés), procesa actualmente unos 46.000 millones de transacciones al año. La SEPA inició su actividad en enero de 2008 con el lanzamiento de las transferencias de crédito SEPA, a las que siguieron los adeudos directos y las tarjetas de débito en noviembre de 2009.

En principio, el objetivo de la SEPA es similar al de las redes ACH y de Fedwire en EE. UU.: facilitar transacciones estandarizadas entre instituciones financieras de modo que se ofrezca un marco uniforme a todos los usuarios. Antes de que se formara la SEPA, sus países miembros estaban divididos en mercados nacionales específicos, lo que dificultaba procesar transacciones internacionales.

Al establecerse la SEPA, se desarrollaron estándares, procedimientos e infraestructuras comunes para transferir fondos que adoptaron todos los Estados miembros. Además de minimizar las barreras que había al transferir fondos entre cuentas, la SEPA aportó una ventaja más: reducir los costes asociados al movimiento de capital en toda la UE y los países vecinos. La SEPA ha fortalecido las economías en las que opera y ofrece comodidad a consumidores y empresas de todo el mundo.

¿Qué países forman parte de la SEPA?

A fecha de enero de 2022, la SEPA estaba formada por 36 países: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, República de Irlanda, Rumanía y Suecia, así como los países no comunitarios Andorra, Ciudad del Vaticano, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, el Reino Unido, San Marino y Suiza.

¿Cómo funciona la SEPA?

El sistema estandarizado de la SEPA permite hacer adeudos directos en cualquier cuenta bancaria de la región SEPA que esté en la divisa EUR. Asimismo, hacer pagos en cualquier país miembro es fácil y asequible. La SEPA permite a los titulares de cuentas recibir pagos mediante depósito directo y emitir pagos electrónicos desde su cuenta bancaria, aunque estén de viaje en otro país.

En lo que respecta a las transacciones con consumidores, la SEPA permite a las empresas hacer adeudos directos en cuentas de cualquier país miembro.

La SEPA está formada por cuatro sistemas de procesamiento de pagos:

  • transferencia de crédito SEPA;
  • transferencia de crédito instantánea SEPA;
  • crédito directo SEPA básico;
  • adeudo directo SEPA B2B.

Cómo hacer un pago SEPA

Cada cuenta bancaria de la zona SEPA tiene asignado un código internacional de cuenta bancaria (IBAN), el equivalente europeo del número de cuenta bancaria estadounidense. Para completar transferencias de fondos nacionales mediante las redes ACH y de Fedwire se necesitan el número de cuenta bancaria y el de ruta de ambas partes y, del mismo modo, en las transferencias SEPA se necesitan los códigos IBAN de todas las cuentas europeas implicadas en la transacción.

Aquí tienes un resumen del funcionamiento de los diferentes tipos de transferencias SEPA:

  • Transferencia de crédito SEPA
    Son transferencias de fondos únicas entre bancos que tienen códigos IBAN. Estas transferencias se hacen en euros y se suelen usar en compras de consumidores en países de la zona SEPA. Si tienes una empresa que no está establecida en la zona SEPA, no usarías este tipo de transferencia, ya que tanto la institución emisora como la receptora deben estar en países de la SEPA.

  • Transferencia de crédito instantánea SEPA
    Si bien la mayoría de las transferencias entre cuentas exige enviar una solicitud de transferencia y esperar entre unas horas y varios días para que se cobre, la transferencia instantánea SEPA se hace en tiempo real hasta un máximo de 100.000 €. Con este método, se pueden completar transacciones en euros entre dos titulares de cuentas de la zona SEPA en cualquier momento (sea el día de la semana que sea) y se procesarán de inmediato. El 99 % de las transferencias de crédito instantáneas SEPA se completa en cinco segundos y se puede hacer desde smartphones.

  • Adeudo directo SEPA
    El adeudo directo es la forma más habitual en que las empresas extranjeras (de fuera de la UE) interactúan con cuentas de la zona SEPA. Para los clientes de Stripe, el adeudo directo SEPA es un método de pago reutilizable mediante notificación. Por lo tanto, se trata de un método de pago que se puede asociar internamente con el cliente y que la empresa puede volver a usar siempre que tenga la autorización pertinente. También es un método de pago de notificación diferida: solo se sabrá si la transacción se hace correctamente o no una vez que ha terminado de procesarse, lo que puede tardar varios días.

¿Cuánto tardan los pagos SEPA?

La mayoría de los pagos SEPA se cobra en un día hábil tras haberse iniciado. A fecha de noviembre de 2017, muchos bancos de los países miembros de la SEPA habían implementado las transferencias de crédito instantáneas SEPA, que permiten cobrar pagos de hasta 15.000 € en tan solo diez segundos.

En lo que respecta a las empresas de EE. UU. que procesen pagos mediante adeudo directo SEPA de clientes de la zona SEPA, el plazo de transferencia suele ser de tres a seis días.

¿Necesito una cuenta SEPA para mi empresa?

Las empresas no necesitan una cuenta bancaria concreta para procesar pagos mediante la red SEPA. La SEPA no es una institución financiera (es decir, no emite ni mantiene sus propias cuentas), sino un sistema que utilizan los bancos de los países miembros. Si tienes un código IBAN y la cuenta bancaria de tu empresa está en un país miembro de la zona SEPA, ya puedes acceder a la red SEPA y a los productos que operan en ella.

Las empresas que no estén establecidas en países miembros de la zona SEPA (como las de EE. UU.) quizá puedan usar algunos aspectos de la SEPA que estén relacionados con transacciones de pagos de clientes que sí residan en países miembros de dicha zona.

¿Las empresas que no estén establecidas en la zona SEPA deberían abrir una cuenta bancaria empresarial europea? Depende. Si tu empresa tiene filiales europeas o tienes alguna parte de tus operaciones en países miembros de la zona SEPA, podría tener sentido que obtuvieras un IBAN y abrieras una cuenta bancaria local. Si tienes una cuenta bancaria en el sistema SEPA, podrás usar las transferencias de crédito SEPA (tanto las normales como las instantáneas), así como retirar efectivo de forma asequible en toda Europa.

Como usuario de Stripe, puedes incorporar el adeudo directo SEPA y otros métodos de pago desde el Dashboard de Stripe sin cambiar nada en el código.

The content in this article is for general information and education purposes only and should not be construed as legal or tax advice. Stripe does not warrant or guarantee the accurateness, completeness, adequacy, or currency of the information in the article. You should seek the advice of a competent attorney or accountant licensed to practice in your jurisdiction for advice on your particular situation.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.