Diferencias y semejanzas entre los procesadores de pagos y las ISO

Payments
Payments

Accept payments online, in person, and around the world with a payments solution built for any business—from scaling startups to global enterprises.

Learn more 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es un procesador de pagos?
  3. ¿Qué es una ISO?
  4. Diferencias y similitudes entre los procesadores de pagos y las ISO
    1. Similitudes
    2. Diferencias
  5. ¿Las ISO y los procesadores de pagos trabajan juntos?
  6. Ventajas e inconvenientes de los procesadores de pagos y las ISO para las empresas
    1. ISO
    2. Procesadores de pagos

Dado que la economía digital continúa expandiéndose, con un 70 % de clientes que afirman preferir los pagos digitales, las empresas deben asegurarse de que sus sistemas de pagos sean lo más eficientes y seguros posible. Una gran variedad de entidades, como las organizaciones de ventas independientes (ISO) y los procesadores de pagos, desempeñan funciones importantes en la creación y el uso de los sistemas de pagos modernos.

Contar con el socio de procesamiento de pagos adecuado puede facilitar transacciones fluidas y minimizar errores que podrían resultar caros. Los procesadores de pagos pueden afectar a la velocidad del procesamiento de las transacciones, el número de opciones de pago disponibles para los clientes e, incluso, el nivel de servicio de atención al cliente. Y asociarse con una ISO o un procesador de pagos no significa que sea solo para el procesamiento de pagos. Pueden ayudar a las empresas a reforzar la seguridad y a mejorar su eficiencia operativa y la experiencia del cliente. A continuación ofrecemos una comparación de estas dos opciones para ayudar a las empresas a tomar una decisión informada.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es un procesador de pagos?
  • ¿Qué es una ISO?
  • Diferencias y similitudes entre los procesadores de pagos y las ISO
  • ¿Las ISO y los procesadores de pagos trabajan juntos?
  • Ventajas e inconvenientes de los procesadores de pagos y las ISO para las empresas

¿Qué es un procesador de pagos?

Un procesador de pagos es una empresa de terceros que actúa como intermediaria entre un negocio y las entidades financieras implicadas en una transacción. Facilita la autorización de las transacciones y la transferencia de fondos de las cuentas de los clientes a las cuentas de los negocios. Este proceso suele implicar comunicarse con el banco emisor del titular de la tarjeta para confirmar que el pago es válido.

¿Qué es una ISO?

Es una empresa de terceros que está autorizada a vender o alquilar servicios de procesamiento de pagos a las empresas. Las ISO son intermediarias entre los negocios y las entidades financieras que proporcionan servicios de procesamiento de pagos. Las ISO proporcionan una serie de servicios que incluyen la apertura de cuentas de comerciante, el suministro de equipos y software de procesamiento de pagos, trabajar estrechamente con los procesadores de pagos y ofrecer soluciones personalizadas a las empresas en función de sus necesidades específicas. Normalmente, se les paga por medio de una estructura de comisiones o tarifas por los clientes que aportan al procesador de pagos o al banco.

Diferencias y similitudes entre los procesadores de pagos y las ISO

Los procesadores de pagos y las ISO a menudo trabajan juntos para gestionar las transacciones electrónicas, pero tienen funciones diferentes. Es importante comprender las diferencias y similitudes para elegir los socios adecuados para tu negocio.

Tanto los procesadores de pagos como las ISO desempeñan funciones importantes a la hora de facilitar pagos electrónicos, y sus servicios se suelen complementar entre sí. Los dos tienen como objetivo ofrecer transacciones fluidas y resistentes al fraude entre los negocios y sus clientes. Y ambas entidades deben cumplir las normativas establecidas por las principales redes de tarjetas de crédito y las entidades financieras.

Los dos difieren en su función principal: mientras los procesadores de pagos se centran en el aspecto técnico de la transferencia y la autorización de pagos, las ISO están más orientadas a los clientes y trabajan directamente con las empresas para configurar y gestionar los servicios que proporcionan los procesadores.

Los procesadores de pagos son los intermediarios técnicos entre un negocio, el emisor de la tarjeta del cliente y el banco del negocio. Gestionan el proceso de la transacción, incluida la transferencia de la información de pago y la autorización de los fondos. Se aseguran de que los pagos se procesan de forma segura y rápida, trabajando en segundo plano para transferir los datos y los fondos entre el banco del cliente y el banco del negocio.

Por otro lado, las ISO son el equipo de ventas en el sector de los pagos. Están autorizadas a vender o alquilar los servicios de procesamiento de pagos que los procesadores proporcionan a las empresas. Las ISO tienen una relación directa con las empresas y a menudo ofrecen otros servicios, como la apertura de una cuenta de comerciante, suministrar el equipo y el software de procesamiento de pagos y ofrecer un servicio de atención al cliente.

Aquí hacemos un resumen de las principales diferencias y similitudes:

Similitudes

Las siguientes características son comunes a las ISO y los procesadores de pagos:

  • Desempeñan una función importante a la hora de facilitar pagos electrónicos para las empresas.
  • Se esfuerzan por ofrecer transacciones eficientes y seguras entre las empresas y sus clientes.
  • Deben cumplir las normativas establecidas por las principales redes de tarjetas de crédito y entidades financieras.
  • Trabajan juntos para proporcionar una solución completa a las necesidades de procesamiento de pagos de las empresas.

Diferencias

Procesadores de pagos:

  • Son los intermediarios técnicos en el proceso de las transacciones.
  • Gestionan la transferencia de la información de pago y la autorización de los fondos entre el banco del cliente y el banco del negocio.
  • Tienen principalmente una función en el back end, centrados en el aspecto técnico de la transferencia y autorización de los pagos.

ISO:

  • Actúan como equipo de ventas en el sector de los pagos.
  • Son empresas de terceros que venden o alquilan los servicios de procesamiento de pagos que los procesadores proporcionan a las empresas.
  • Trabajan directamente con las empresas, a las que prestan servicios como la apertura de cuentas de comerciante, el suministro de equipos y software de procesamiento de pagos y el servicio de atención al cliente.
  • Tienen una función más orientada al cliente y configuran y gestionan servicios para las empresas.

¿Las ISO y los procesadores de pagos trabajan juntos?

Sí, las ISO y los procesadores de pagos a menudo trabajan en estrecha colaboración, a pesar de tener funciones diferentes.

Las ISO suelen ser responsables de adquirir nuevos clientes empresariales, equiparlos con los dispositivos y sistemas necesarios para aceptar pagos con tarjeta de crédito y débito, y proporcionar un servicio permanente de atención al cliente.

Cuando la ISO prepara una empresa, el procesador de pagos gestiona la parte técnica del procesamiento de las transacciones. Esto incluye transferir la información de pago, obtener la autorización de las transacciones y garantizar la transferencia segura y eficiente de los fondos entre la cuenta del cliente y la cuenta del negocio.

En muchos casos, el procesador de pagos y la ISO tienen una relación contractual. La ISO actúa como distribuidor de los servicios del procesador y puede obtener una comisión o una tarifa por cada empresa que incorpora.

Ventajas e inconvenientes de los procesadores de pagos y las ISO para las empresas

A la hora de decidir entre una ISO y un procesador de pagos para tu empresa, resulta útil conocer las ventajas y los inconvenientes de cada uno de ellos. Aquí proporcionamos una descripción general de lo que cada entidad ofrece:

ISO

Ventajas

  • Servicio personalizado
    Las ISO suelen ser conocidas por ofrecer un soporte y un servicio de atención al cliente más personalizados. Trabajan directamente con las empresas y, normalmente, pueden proporcionar soluciones personalizadas para las necesidades únicas de cada empresa.

  • Versatilidad
    Dado que las ISO a menudo mantienen relaciones con varios procesadores de pagos, pueden ofrecer a las empresas una variedad más amplia de soluciones para satisfacer necesidades específicas.

Inconvenientes

  • Coste
    Dependiendo del acuerdo, la asociación con una ISO puede resultar a veces más cara que trabajar directamente con un procesador de pagos. Los costes adicionales se deben a los servicios de valor añadido que proporcionan, como el de soporte al cliente.

  • Dependencia de los procesadores
    A pesar de su versatilidad, las ISO continúan dependiendo de los procesadores de pagos para gestionar las transacciones. Si hay algún problema en el procesamiento, la ISO puede estar limitada en cuanto a la ayuda que puede prestar.

Procesadores de pagos

Ventajas

  • Rentabilidad
    En algunos casos, trabajar directamente con un procesador de pagos puede resultar más económico, puesto que se evita el intermediario. Puedes tener más capacidad de negociación en términos de precios.

  • Control directo
    Tratar directamente con un procesador de pagos permite a tu empresa tener más control sobre el procesamiento de los pagos. Esto puede dar lugar a una resolución más rápida de los problemas técnicos, puesto que trabajas directamente con el origen.

Inconvenientes

  • Servicio de atención al cliente
    Los procesadores de pagos suelen ser empresas más grandes y es posible que no puedan ofrecer el mismo nivel de personalización en el servicio de atención al cliente que puede ofrecer una ISO.

  • Opciones limitadas
    Es posible que los procesadores de pagos no ofrezcan la misma gama de servicios u opciones de personalización que una ISO, lo que puede limitar la flexibilidad de una empresa para adaptar su estrategia de procesamiento de pagos a las necesidades cambiantes.

La decisión de trabajar con una ISO o un procesador de pagos debe basarse en las necesidades y circunstancias específicas de una empresa. Ten en cuenta factores como el tamaño, el tipo de negocio, el volumen de transacciones, la necesidad de un servicio de atención al cliente personalizado y las limitaciones presupuestarias de tu empresa. Las empresas pueden preferir las ISO por su servicio personalizado y su versatilidad, especialmente si necesitan soluciones de pagos personalizadas. Por otro lado, los procesadores de pagos pueden resultar más interesantes por su control directo y, quizá, costes más bajos. Por último, la elección debe estar en consonancia con los objetivos de la empresa, sus necesidades operativas y las expectativas de los clientes.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.