Aspectos básicos de las aplicaciones de pago con el móvil: qué son, cómo funcionan y cómo crear la tuya propia

Payments
Payments

Acepta pagos por Internet y en persona desde cualquier rincón del mundo con una solución de pagos diseñada para todo tipo de negocios, desde startups en crecimiento hasta grandes empresas internacionales.

Más información 
  1. Introducción
  2. Tipos de aplicaciones de pago con el móvil
  3. ¿Cómo funcionan las aplicaciones de pago con el móvil?
  4. Impacto de las aplicaciones de pago con el móvil en las empresas
  5. Cómo crear una aplicación de pago con el móvil
  6. Cómo respalda Stripe las aplicaciones de pago con el móvil

Las aplicaciones de pago con el móvil son plataformas digitales que facilitan las transacciones financieras mediante smartphones y otros dispositivos móviles. Estas plataformas están adquiriendo cada vez más popularidad porque permiten a los clientes realizar pagos y llevar a cabo otras actividades financieras sin la necesidad de métodos físicos tradicionales, como el efectivo o las tarjetas de crédito. En 2022, según el Pew Research Center, el 76 % de las personas adultas estadounidenses indicó haber utilizado al menos una de las cuatro principales aplicaciones de pago: Venmo, Cash App, Zelle y PayPal.

La amplia adopción de aplicaciones de pago con el móvil habla de su capacidad para ofrecer a los clientes una potente combinación de seguridad, velocidad y comodidad, todo ello sin restringir las transacciones a ubicaciones concretas o tipos de transacción. Esta tecnología presenta considerables implicaciones tanto para los clientes individuales como para las empresas de cualquier sector. Las empresas que quieren aceptar pagos a través de estas plataformas o que están pensando en crear sus propias aplicaciones de pago para su marca, pueden beneficiarse de conocer los procesos y detalles detrás de las aplicaciones de pago con el móvil. A continuación, veremos qué hay que saber para ponerse en marcha y cómo puede ayudar Stripe a impulsar los pagos en tu aplicación.

¿De qué trata este artículo?

  • Tipos de aplicaciones de pago con el móvil
  • ¿Cómo funcionan las aplicaciones de pago con el móvil?
  • Impacto de las aplicaciones de pago con el móvil en las empresas
  • Cómo crear una aplicación de pago con el móvil
  • Cómo respalda Stripe las aplicaciones de pago con el móvil

Tipos de aplicaciones de pago con el móvil

Las aplicaciones de pago con el móvil han transformado la manera en que las empresas y los clientes procesan las transacciones. Para saber cómo funcionan, podemos clasificarlas en tres amplios tipos:

  • Aplicaciones de circuito cerrado
  • Aplicaciones de circuito abierto
  • Aplicaciones de pagos de igual a igual

Cada categoría cuenta con su propia serie de funciones e implicaciones para los clientes y las empresas. Aquí tienes un resumen:

  • Aplicaciones de circuito cerrado
    Los minoristas individuales y los conjuntos de empresas relacionadas utilizan aplicaciones de circuito cerrado. Starbucks y Target son buenos ejemplos de empresas con sus propias aplicaciones de circuito cerrado. Además de ser aplicaciones de pago, estas aplicaciones suelen funcionar como programas de fidelidad: informan a los clientes de los puntos o las recompensas que han acumulado por cada transacción. En estas aplicaciones, el proceso de pago suele eludir las redes financieras externas, lo que minimiza las comisiones de transacciones para el minorista. Salen ganando tanto los clientes como las empresas: los primeros agradecen la simplicidad y las recompensas de fidelidad de la aplicación, mientras que las empresas recopilan datos valiosos a través de la aplicación con los que pueden optimizar sus operaciones.

  • Aplicaciones de circuito abierto
    A diferencia de las aplicaciones de circuito cerrado, se pueden utilizar aplicaciones de circuito abierto como Apple Pay, Google Pay y Samsung Pay en una amplia variedad de minoristas. A menudo, utilizan comunicación de campo cercano (NFC) para interactuar con los sistemas de puntos de venta (POS) en tiendas físicas. Estas aplicaciones son monederos digitales en los que los clientes pueden almacenar sus tarjetas de crédito, débito o de fidelidad. Para los minoristas, aceptar pagos de estas aplicaciones suele requerir un sistema POS actualizado capaz de comunicarse con el dispositivo móvil del cliente. La adopción de estos sistemas puede llevar a las empresas a reevaluar los flujos de trabajo de pago existentes, lo que puede derivar en configuraciones más avanzadas e intuitivas.

  • Aplicaciones de pagos de igual a igual
    Las aplicaciones de pagos de igual a igual, como Bizum y Revolut, están diseñadas para facilitar las transacciones directas entre particulares. Son ideales para dividir facturas en restaurantes, transferir dinero a amigos o incluso realizar transacciones de empresas pequeñas. Gracias a estas aplicaciones, el proceso de enviar dinero puede ser tan sencillo como mandar un mensaje de texto. A menudo, las aplicaciones de pagos de igual a igual utilizan redes financieras existentes para transferencias de fondos y, si bien las transacciones entre clientes en una misma aplicación suelen ser gratuitas, transferir dinero a unan cuenta bancaria puede conllevar una comisión.

Cada categoría de las aplicaciones de pago con el móvil ofrece su propia serie de ventajas y desafíos:

  • Aplicaciones de circuito cerrado
    Las aplicaciones de circuito cerrado permiten a las empresas impulsar la lealtad de los clientes y recopilar valiosos datos de estos. Sin embargo, es posible que las empresas deban realizar una considerable inversión inicial en tecnología y marketing.

  • Aplicaciones de circuito abierto
    Las aplicaciones de circuito abierto pueden exigir a los minoristas tener la tecnología POS más reciente e implicar mayores comisiones de transacciones, pero también mejorar drásticamente la experiencia del proceso de compra para los clientes.

  • Aplicaciones de pagos de igual a igual
    Las aplicaciones de pagos de igual a igual han democratizado las transferencias de fondos, de modo que un proceso antes complicado ahora es más rápido y sencillo. Sin embargo, suponen nuevos desafíos con respecto a la seguridad y a la prevención de fraude.

¿Cómo funcionan las aplicaciones de pago con el móvil?

Las aplicaciones de pago con el móvil crean una conexión entre la aplicación y tus cuentas financieras existentes, independientemente de si se trata de una cuenta bancaria, una tarjeta de débito o una tarjeta de crédito. Al configurar la aplicación, deberás realizar un proceso de verificación, que puede incluir pequeñas transacciones de prueba o códigos de autenticación enviados por servicio de mensajes cortos (SMS) o correo electrónico para confirmar que eres la persona titular de la cuenta financiera. Una vez verificada esta conexión, la aplicación móvil se vincula a tu cuenta bancaria y puede hacer las veces de monedero digital.

Este monedero digital actúa de interfaz electrónica que se comunica con tu banco o proveedor de tarjetas de crédito mediante una serie de claves electrónicas seguras que representan tus cuentas financieras. Cuando decides realizar una compra con la aplicación móvil, tiene lugar entre bastidores una serie de acciones complejas pero rápidas para completar la transacción.

A continuación, desglosamos dichos pasos:

  • Autenticación: normalmente, la aplicación te pedirá confirmar tu identidad antes de realizar una compra. Puede ser a través de una huella dactilar, un PIN o reconocimiento facial.

  • Comunicación: una vez realizada la autenticación, la aplicación se prepara para interactuar con el sistema de transacciones del proveedor. Esta interacción puede darse de distintas formas:

    • Comunicación de campo cercano (NFC): al tocar o acercar el dispositivo a un terminal compatible, el intercambio de información cifrada inicia el pago.
    • Códigos QR: escanear un código de lectura mecánica con la cámara del teléfono iniciará el proceso de pago.
    • Interfaz en línea: para las compras en línea, puedes seleccionar la aplicación como opción de pago y evitar tener que introducir los datos de la tarjeta de crédito manualmente.
    • Transacción: después de la comunicación inicial entre el dispositivo y el sistema del proveedor, tu institución financiera recibe una solicitud de pago. Esta solicitud incluye detalles como la cantidad que hay que pagar y la identidad del proveedor.
  • Aprobación: tu institución financiera revisa la solicitud y comprueba si hay fondos suficientes, posibles fraudes o cualquier otro posible problema. Si todo parece estar bien, la institución financiera envía su aprobación.

  • Confirmación: tanto tú como el proveedor recibiréis una confirmación, normalmente, en cuestión de segundos. El sistema del proveedor se actualiza para indicar que se ha recibido el pago y verás que la transacción aparece en el historial de tu aplicación móvil.

  • Cobro: el banco del proveedor se comunica con tu banco y se traspasa el importe acordado entre las cuentas. Suele ocurrir en uno o dos días, aunque el plazo exacto puede variar.

  • Registros: como paso final, la aplicación genera un recibo digital, que simplifica el seguimiento y la contabilidad para ti y el proveedor.

Durante este proceso, distintas capas de seguridad se encargan de proteger la transacción. El cifrado evita que cualquiera que intercepte los datos intercambiados los lea, mientras que la autenticación multifactor añade una capa adicional de seguridad por cual solo la persona titular de la cuenta puede iniciar la transacción. Esta arquitectura operativa simplifica las transacciones y las protege de formas a veces superiores a los métodos de pago tradicionales.

Impacto de las aplicaciones de pago con el móvil en las empresas

El extendido uso de las aplicaciones de pago con el móvil tiene implicaciones de gran alcance que implican distintos aspectos del comercio, el comportamiento individual e incluso las políticas de normativas. Estos son algunos de los efectos de las aplicaciones de pago con el móvil:

  • Transformación digital: las empresas que en el pasado dependían únicamente de los pagos en efectivo o con tarjeta están integrando cada vez más soluciones de pago con el móvil. Esta transición afecta a los puestos de cara al cliente y también a operaciones internas como la contabilidad, la gestión de datos y el control de inventario.

  • Cambio en el comportamiento de los clientes: la velocidad y la comodidad de los pagos con el móvil ha cambiado las expectativas y el comportamiento de los clientes. Por ejemplo, facilita las compras impulsivas al eliminar el engorro de llevar efectivo o los complicados procesos basados en tarjetas. También está cambiando la forma en que la gente gestiona sus finanzas, ya que las aplicaciones móviles suelen incluir funciones de presupuestos e informes de gastos.

  • Análisis de datos: las aplicaciones de pago con el móvil generan una riqueza de datos sobre el comportamiento de los clientes. Para las empresas, estos datos son un valioso recurso para el marketing personalizado, la previsión del inventario y la gestión de las relaciones con los clientes. Sin embargo, esto también plantea preguntas sobre la privacidad y propiedad de los datos.

  • Inclusión financiera: en regiones con una limitada infraestructura bancaria, las aplicaciones de pago con el móvil ofrecen una oportunidad de inclusión financiera. Las personas que antes tenían acceso limitado a servicios de banca pueden realizar transacciones electrónicas, ahorrar dinero de forma segura e incluso acceder a productos financieros como préstamos y seguros.

  • Cuestiones de seguridad: si bien las aplicaciones de pago con el móvil suelen tener estrictas medidas de seguridad, su creciente prevalencia las convierte en objetivos atractivos para los ciberdelincuentes. Esto ha provocado que los desarrolladores de aplicaciones e instituciones financieras diseñen estrategias nuevas y en evolución en cuanto a ciberseguridad y prevención de fraude.

  • Desafíos en las normativas: el auge de los pagos con el móvil ha llamado la atención de los organismos reguladores. Los legisladores están debatiendo cómo clasificar y regular estos servicios, proteger los intereses de los consumidores y garantizar una competición sana en el mercado.

  • Evolución del comercio minorista: las experiencias en tiendas físicas minoristas están cambiando para adaptarse a los pagos con móvil. Los sistemas de caja de autoservicio, las tiendas sin cajeros y las opciones de pago rápido son cada vez más habituales, lo que ha puesto en tela de juicio las funciones tradicionales y los modelos operativos del comercio minorista.

  • Impacto medioambiental: una reducción en la producción y el uso de los medios de pago físico (como los billetes y las monedas) podrían tener beneficios medioambientales. No obstante, los centros de datos que respaldan las transacciones móviles también consumen energía. El resultado total de estos cambios debe tenerse en cuenta cualquier evaluación del impacto medioambiental.

  • Efectos económicos: la facilidad con la que los clientes pueden realizar transacciones podría estimular el gasto y contribuir al crecimiento económico. Por el contrario, esto también podría desalentar los ahorros y aumentar el gasto excesivo y el endeudamiento.

  • Globalización: a medida que las aplicaciones transfronterizas de pago con el móvil se vuelven cada vez más habituales, vemos un cambio gradual hacia un sistema de pagos internacionales más unificado. Esto supone nuevas oportunidades (así como desafíos) para el acceso al mercado y la competencia a escala internacional.

Estas implicaciones interconectadas crean una compleja red de efectos que dan forma al futuro del comercio, los servicios financieros y el comportamiento de los clientes. A medida que la tecnología de pago con el móvil sigue evolucionando, estas consideraciones también afectarán a una amplia variedad de partes interesadas, desde clientes individuales hasta empresas internacionales.

Cómo crear una aplicación de pago con el móvil

La creación de una aplicación de pago con el móvil, sobre todo un tipo de circuito cerrado adaptado a una empresa específica o un grupo de empresas asociadas, implica una serie de pasos meticulosamente planificados. A continuación, presentamos una hoja de ruta para crear una aplicación de pago con el móvil de circuito cerrado para una empresa:

  • Alcance y objetivos del proyecto
    En primer lugar, identifica el propósito de la aplicación y su audiencia objetivo. ¿Servirá únicamente como herramienta de pago? ¿O también integrará programas de fidelidad, ofertas y promociones? Conocer el alcance ayudará a asignar recursos de forma pertinente.

  • Análisis de la viabilidad
    Evalúa los aspectos financieros y técnicos, lo que implica estimar el coste de desarrollo y calcular el retorno de la inversión previsto. Un análisis de la viabilidad también debe abarcar requisitos normativos y posibles problemas de seguridad.

  • Selección del equipo de desarrollo
    Contrata a un equipo de desarrolladores de aplicaciones expertos, diseñadores de interfaz de usuario y experiencia del usuario, y gestores de proyectos. Para los proyectos complejos, un equipo con experiencia en fintech es un activo.

  • Arquitectura del sistema
    Idea la arquitectura y la estructura de diseño de la aplicación. Decide sobre los modelos de bases de datos y el flujo de datos. Ten en cuenta también cómo se integrará la aplicación con los sistemas existentes, como los sistemas de puntos de venta y la gestión de inventario.

  • Métodos de pago
    Decide qué tipos de pago aceptará la aplicación. La mayoría de las aplicaciones de circuito cerrado optan por los monederos integrados en la aplicación financiados mediante tarjetas de crédito y débito, cuentas bancarias o incluso pagos en efectivo en tiendas físicas.

  • Protocolos de seguridad
    Incorpora medidas de seguridad multicapa, como autenticación en dos pasos y cifrado, para proteger los datos financieros y la información del cliente.

  • Interfaz y experiencia de usuario
    El diseño debe centrarse en la facilidad de uso y ofrecer una experiencia sencilla, desde el inicio de sesión hasta la finalización del pago. Los elementos de diseño intuitivo contribuirán a la satisfacción del cliente y a la adopción de la aplicación.

  • Fase de desarrollo
    La codificación empieza aquí, siguiendo los marcos y la arquitectura anteriormente establecidos. Dichas aplicaciones se suelen desarrollar en sprints, de los que cada uno deriva en un módulo funcional sprint que se puede evaluar de forma independiente.

  • Garantía de calidad
    Cada módulo debe someterse a una evaluación exhaustiva sobre capacidad de uso, seguridad y rendimiento. Identifica y soluciona los errores y las vulnerabilidades con antelación.

  • Pruebas piloto
    Antes de la implementación a gran escala, prueba la aplicación en un escenario real, pero a menor escala. Los comentarios de esta fase pueden proporcionar información valiosa para realizar mejoras.

  • Lanzamiento y monitorización
    Una vez lista y optimizada según las pruebas piloto, planifica un lanzamiento oficial. Después del lanzamiento, monitoriza continuamente el rendimiento y los comentarios de los clientes para realizar los ajustes pertinentes.

  • Actualizaciones y mantenimiento
    Las actualizaciones periódicas solucionan los errores y también ofrecen nuevas funciones, lo que mantiene la aplicación al día y atractiva para los clientes. El mantenimiento continuo y cuidadoso protegerá la estabilidad y la seguridad de la aplicación.

Crear una aplicación de pago con el móvil requiere de destreza técnica y un conocimiento profundo del comportamiento del cliente, los marcos legales y la seguridad de los datos. Las empresas deben ajustarse a las normativas financieras, garantizar la privacidad de los datos y ofrecer una sólida atención al cliente para que la aplicación alcance todo su potencial.

Cómo respalda Stripe las aplicaciones de pago con el móvil

Además de aceptar los monederos digitales y las aplicaciones de pago con su conjunto de soluciones de procesamiento de pagos, Stripe también ofrece una vía escalable, segura e intuitiva para que las empresas creen sus propias aplicaciones de pago personalizadas. Tanto si la empresa comienza desde cero como si amplía un sistema de pago existente, las soluciones de Stripe pueden simplificar el proceso.

Aquí tienes un resumen de cómo una empresa puede integrar Stripe en una aplicación de pago personalizada:

  • Investigación y planificación: prioriza funciones y determina cómo se integrará Stripe con la arquitectura existentes o planificada de tu aplicación.

  • Cuentas de desarrollador: crea una cuenta de Stripe y genera claves de API para las pruebas y los entornos activos.

  • Integración back-end: usa las bibliotecas del lado del servidor de Stripe para gestionar el procesamiento de pagos, incluidas la creación de cargos y la gestión de suscripciones en tu código del back end.

  • Desarrollo front-end: usa las bibliotecas del lado del cliente de Stripe para crear tus propias formas de pago, gestionar la entrada de los clientes y manejar la información confidencial de forma segura.

  • Pruebas: realiza pruebas exhaustivas del proceso de pago en un entorno seguro y aislado (proporcionado por Stripe). Confirman que se cubren todos los tipos de transacción, gestión de errores y casos extremos.

  • Implementación: una vez probada la aplicación, impleméntala en un entorno activo y cambia de las claves de API de prueba de Stripe a tus claves de API activas.

  • Gestión continua: monitoriza las transacciones, gestiona los reembolsos y aborda las disputas con los clientes a través del Dashboard de Stripe o mediante programación con la API.

  • Actualizaciones y mejoras: a medida que crece tu aplicación, puedes añadir fácilmente más funciones o modificar las ya existentes mediante las API flexibles de Stripe.

Obtén más información sobre cómo incorporar Stripe para potenciar tu aplicación de pago.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.