Sociedad de tipo C frente a sociedad de responsabilidad limitada: diferencias, similitudes y cómo elegir entre ellas

Atlas
Atlas

Pon en marcha tu empresa en unos pocos clics y prepárate para cobrar a tus clientes, contratar tu equipo de trabajo y recaudar fondos.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es una sociedad de tipo C?
  3. ¿Qué es una sociedad de responsabilidad limitada?
  4. ¿Qué ventajas aporta una sociedad de tipo C?
  5. ¿Qué ventajas aporta una sociedad de responsabilidad limitada?
  6. Sociedad de tipo C frente a sociedad de responsabilidad limitada: diferencias y similitudes
  7. Cómo elegir entre una sociedad de responsabilidad limitada y una sociedad de tipo C

En 2022, había 33,2 millones de pequeñas empresas en Estados Unidos, según la Administración estadounidense para la Pequeña Empresa. Cada una de estas empresas necesita seleccionar una estructura empresarial, construyendo una base sobre la que operar, crecer y afrontar los desafíos. Esta decisión afecta a todas las facetas de las operaciones empresariales, incluida la responsabilidad, la fiscalidad y la capacidad de reunir capital. Dos tipos de estructura empresarial que las empresas tienen en cuenta son una sociedad de responsabilidad limitada (S. R. L.) y una sociedad de tipo C.

La decisión entre constituir una sociedad de responsabilidad limitada o una sociedad de tipo C es una elección estratégica que puede influir significativamente en la eficacia operativa, la salud fiscal y el potencial de crecimiento de una empresa. Esto es lo que las empresas deben saber sobre estas dos entidades empresariales.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es una sociedad de tipo C?
  • ¿Qué es una sociedad de responsabilidad limitada?
  • ¿Qué ventajas aporta una sociedad de tipo C?
  • ¿Qué ventajas aporta una sociedad de responsabilidad limitada?
  • Sociedad de tipo C frente a sociedad de responsabilidad limitada: diferencias y similitudes
  • Cómo elegir entre una sociedad de responsabilidad limitada y una sociedad de tipo C

¿Qué es una sociedad de tipo C?

Una sociedad de tipo C es un tipo de entidad empresarial jurídicamente independiente de sus propietarios. Esto significa que la propia sociedad, y no los accionistas propietarios de la empresa, es legalmente responsable de las acciones y deudas en que incurra. Las sociedades de tipo C son uno de los diversos tipos de entidades empresariales, entre las que también se incluyen las sociedades de tipo S, las sociedades de responsabilidad limitada y las sociedades colectivas.

¿Qué es una sociedad de responsabilidad limitada?

Una sociedad de responsabilidad limitada (S. R. L.) es un tipo de estructura empresarial en Estados Unidos en la que los propietarios tienen una responsabilidad personal limitada por las deudas y acciones de la empresa. La estructura de «responsabilidad limitada» está diseñada para proteger los activos personales de los propietarios (también conocidos como «miembros») en caso de deudas legales o financieras contraídas por la empresa.

¿Qué ventajas aporta una sociedad de tipo C?

Reconocida por su sólida estructura, su potencial de inversión y su perpetuidad, una sociedad de tipo C puede ajustarse bien a la trayectoria de crecimiento y aspiraciones futuras de tu empresa. A continuación, se incluye resumen de las principales ventajas de las sociedades de tipo C:

  • Responsabilidad limitada
    Una de las ventajas más significativas de una sociedad de tipo C es que ofrece a sus propietarios (accionistas) una protección de responsabilidad limitada. Esto significa que si la sociedad anónima contrae deudas o es demandada, los acreedores o litigantes no pueden tocar los activos personales de los accionistas, como casas, coches y cuentas de ahorro. Se trata de una consideración importante para cualquiera que inicie un negocio, ya que proporciona protección financiera y jurídica adicional.

  • Duración indefinida
    Una sociedad de tipo C tiene una identidad legal independiente y distinta de la de sus propietarios. Esto significa que puede tener una «duración indefinida», con independencia de lo que les ocurra a sus accionistas, administradores o directivos. Esta característica permite a la empresa mantener la continuidad operativa a través de los cambios de propiedad y las transiciones de gestión, lo cual es valioso para la planificación estratégica a largo plazo y la creación de un legado.

  • Mayor credibilidad
    Constituir una empresa puede aumentar su credibilidad ante posibles clientes, proveedores e inversores. Esta credibilidad proviene de la percepción de que las sociedades anónimas tienen estabilidad y longevidad. La estructura societaria formal transmite el mensaje de que la empresa es profesional y está comprometida a largo plazo.

  • Acceso más fácil al capital
    Las sociedades de tipo C tienen una capacidad única para recaudar fondos mediante la venta de acciones, ya sea a través de colocaciones privadas u ofertas públicas. Esto puede facilitarles el acceso al capital en comparación con otras estructuras empresariales, como las sociedades unipersonales o las sociedades colectivas. El acceso a más capital puede significar más oportunidades de crecimiento y expansión. Además, las sociedades anónimas pueden aprovechar otras opciones de financiación, como los bonos y los pagarés convertibles.

  • Sin límite de accionistas
    A diferencia de otros tipos de sociedades anónimas, una sociedad de tipo C puede tener un número ilimitado de accionistas. Esta característica es beneficiosa para las empresas que planean crecer, especialmente si tienen intención de salir a bolsa. Esta política de accionistas ilimitados permite a una sociedad de tipo C vender acciones a una gama más amplia de inversores, tanto nacionales como internacionales.

  • Separación entre propiedad y gestión
    En una sociedad de tipo C, los propietarios (accionistas) y la dirección pueden ser independientes. Los accionistas son los propietarios de la empresa, pero el consejo de administración, elegido por los accionistas, toma las decisiones empresariales importantes y supervisa los asuntos generales de la sociedad anónima. A continuación, el consejo de administración nombra a los directivos que gestionan el día a día de la empresa.

  • Deducciones fiscales
    Las sociedades de tipo C pueden deducir las prestaciones de los empleados, como el seguro médico y las aportaciones a planes de jubilación.

¿Qué ventajas aporta una sociedad de responsabilidad limitada?

Una sociedad de responsabilidad limitada es una estructura empresarial flexible que ofrece una sólida combinación de protección y simplicidad. A continuación, se incluye un resumen de las ventajas de las sociedad de responsabilidad limitada:

  • Responsabilidad limitada
    Al igual que una sociedad anónima, una sociedad de responsabilidad limitada ofrece a sus propietarios (miembros) una protección de responsabilidad limitada. Esto significa que los miembros no son personalmente responsables de las deudas y obligaciones de la empresa. Si la sociedad de responsabilidad limitada contrae deudas o es demandada, normalmente solo corren peligro los activos de la empresa. Los activos personales de los miembros, como casas, coches y cuentas bancarias personales, están protegidos. Esta característica proporciona una importante protección a los miembros.

  • Tributación de flujo directo
    Una de las características más atractivas de una sociedad de responsabilidad limitada es la ventaja de la tributación de flujo directo. Las sociedades de responsabilidad limitada no suelen pagar impuestos a nivel empresarial. Los beneficios o pérdidas se declaran en la declaración de impuestos sobre la renta de los propietarios y cualquier impuesto adeudado se paga de forma particular.

  • Flexibilidad en la gestión y la estructura de propiedad
    Las sociedades de responsabilidad limitada tienen una flexibilidad considerable en términos de gestión y estructura de la propiedad. Pueden ser gestionadas por los miembros, en las que todos los miembros participan en el proceso de toma de decisiones de la empresa, o por gestores, en las que se designan determinados miembros (o incluso personas ajenas a la empresa) para la gestión de la sociedad de responsabilidad limitada.

  • Menos trámites y exigencias formales
    En comparación con las sociedades anónimas, las sociedades de responsabilidad limitada tienen menos obligaciones anuales y gestiones en curso. Esto puede hacer que las sociedades de responsabilidad limitada sean más fáciles y menos costosas de gestionar desde el punto de vista jurídico.

  • Distribución flexible de beneficios
    Una sociedad de responsabilidad limitada tiene flexibilidad a la hora de distribuir sus beneficios entre sus miembros. Asimismo, puede elegir distribuir sus beneficios como quiera. Esto permite a la sociedad de responsabilidad limitada equilibrar, en caso necesario, cualquier disparidad de ingresos entre los distintos miembros.

  • Duración indefinida
    En muchos Estados, si un miembro abandona una sociedad de responsabilidad limitada o si un miembro fallece, la sociedad de responsabilidad limitada no se disuelve automáticamente. Muchos estados permiten que una sociedad de responsabilidad limitada diseñe su acuerdo de explotación para garantizar que la empresa pueda continuar si uno de sus miembros la abandona.

Sociedad de tipo C frente a sociedad de responsabilidad limitada: diferencias y similitudes

A la hora de elegir una estructura empresarial, la decisión entre una sociedad de tipo C y una sociedad de responsabilidad limitada puede suponer un desafío. Ambas estructuras tienen ventajas e inconvenientes. A continuación, se incluye una comparación más detallada para ayudarte a comprender cuál puede ser la opción más adecuada para tu empresa:

  • Tributación
    Una de las principales diferencias entre una sociedad de responsabilidad limitada y una sociedad de tipo C es cómo tributan. Una sociedad de responsabilidad limitada es una entidad fiscal de flujo directo, lo que significa que la propia empresa no paga ningún impuesto sobre la renta. En cambio, los beneficios se transfieren a los propietarios, que los declaran en sus declaraciones de impuestos sobre la renta. Por otro lado, una sociedad de tipo C está sujeta a «doble imposición». La sociedad anónima paga impuestos sobre sus beneficios a nivel corporativo, y luego los accionistas vuelven a pagar impuestos sobre los dividendos que reciben. Sin embargo, las sociedades de tipo C tienen la ventaja de poder deducir el coste de las prestaciones de los empleados.

  • Oportunidades de inversión
    Si buscas inversión de capital de riesgo o si pretendes salir a bolsa en el futuro, una sociedad de tipo C suele ser la opción preferida. Esto se debe a que las sociedades de tipo C pueden tener un número ilimitado de accionistas y son más familiares para los inversores. Una sociedad de responsabilidad limitada suele ser menos atractiva para los inversores porque tiene una estructura empresarial menos estandarizada.

  • Estructura de gestión
    En una sociedad de tipo C, la estructura de gestión se divide en accionistas, administradores y directivos, lo que puede aportar claridad a las funciones, pero también puede introducir problemas administrativos. En cambio, las sociedades de responsabilidad limitada tienen una estructura más flexible. Pueden estar gestionadas por sus miembros (propietarios) o por gestores, que pueden ser miembros o personas ajenas a la empresa.

  • Requisitos administrativos
    Las sociedades de tipo C suelen tener más requisitos administrativos, como la celebración de reuniones anuales, el registro de las actas de las reuniones y la creación de estatutos. Estos requisitos pueden crear más estructura en las operaciones empresariales, pero también pueden dar lugar a más trámites. Las sociedades de responsabilidad limitada suelen tener menos tareas administrativas, lo que puede significar menos trámites y menos gastos jurídicos y contables.

  • Distribución de beneficios
    Las sociedades de tipo C distribuyen beneficios a los accionistas en función del número de acciones que poseen. Las sociedades de responsabilidad limitada tienen más flexibilidad en la distribución de beneficios: pueden distribuir los beneficios como consideren oportuno, siempre que esté recogido en el acuerdo de explotación de la sociedad de responsabilidad limitada.

  • Duración indefinida
    Las sociedades de tipo C se constituyen con una duración indefinida, lo que significa que la sociedad anónima puede continuar indefinidamente, con independencia de lo que les ocurra a sus propietarios o gestores. La duración de una sociedad de responsabilidad limitada puede ser más compleja y varía según el estado. En algunos estados, si un miembro fallece o abandona la sociedad de responsabilidad limitada, esta se disuelve a menos que exista una disposición diferente en el acuerdo de explotación.

Cómo elegir entre una sociedad de responsabilidad limitada y una sociedad de tipo C

La decisión de constituir una sociedad de responsabilidad limitada o una sociedad de tipo C depende de diversos factores. A continuación, te explicamos cómo puedes evaluar tus opciones para estructurar tu empresa:

  • Comprende tus objetivos empresariales
    Comprende los objetivos a largo plazo de tu empresa. Por ejemplo, si tu plan de negocio incluye salir a bolsa o buscar inversiones de capital de riesgo, una sociedad de tipo C suele ser la mejor opción. Esto se debe a que las sociedades de tipo C permiten transferir fácilmente la propiedad mediante la venta de acciones y son una estructura familiar y de confianza para muchos inversores. Por otra parte, si tu principal objetivo es simplificar las cosas y protegerte de la responsabilidad personal, una sociedad de responsabilidad limitada puede ser la opción más adecuada.

  • Evalúa la naturaleza de tu empresa
    Los distintos negocios conllevan diferentes niveles de riesgo y responsabilidad, lo que puede influir en tu elección. Si tu negocio conlleva un alto riesgo de responsabilidad, tener la protección añadida de una estructura de sociedad de tipo C puede ser más beneficioso. Además, debes tener en cuenta el tamaño de tu empresa. Las empresas más grandes con muchos empleados y accionistas pueden beneficiarse de la jerarquía estructurada de una sociedad de tipo C.

  • Estudia tu situación fiscal
    Una de las principales diferencias entre una sociedad de responsabilidad limitada y una sociedad de tipo C es cómo tributan. Las sociedades de tipo C están sujetas a una doble imposición: una a nivel corporativo y otra a nivel individual cuando se distribuyen dividendos a los accionistas. Una sociedad de responsabilidad limitada, sin embargo, es una entidad de flujo directo, por lo que los impuestos sobre los beneficios solo se pagan una vez en la declaración de la renta individual del propietario. Por lo tanto, si mantener una situación fiscal sencilla es una prioridad, deberías optar por una sociedad de responsabilidad limitada. Ahora bien, si piensas reinvertir los beneficios en la empresa en lugar de distribuirlos, la doble imposición de la sociedad de tipo C puede no ser un inconveniente importante.

  • Considera tus necesidades de inversión
    Si atraer inversores es una parte clave de tu estrategia empresarial, quizá tenga más sentido constituir una sociedad de tipo C. Las sociedades de tipo C permiten un número ilimitado de accionistas y suelen ser la estructura preferida, y a veces la exigida, por los inversores de capital de riesgo y otros inversores institucionales. Una estructura de sociedad de responsabilidad limitada puede complicar la incorporación de inversores.

  • Piensa en la estructura de gestión
    Una sociedad de responsabilidad limitada ofrece más flexibilidad en la estructura de gestión, ya que puede la pueden gestionar tanto miembros como gestores designados. Las sociedades de tipo C tienen una estructura definida con un consejo de administración y directivos. Dependiendo de tu estilo de gestión y tus preferencias, una estructura puede ser más atractiva que la otra.

  • Incluye requisitos administrativos
    Las sociedades de tipo C suelen requerir más tareas administrativas, como celebrar reuniones anuales y presentar informes, lo que puede resultar una carga para una pequeña empresa. Por otro lado, las exigencias formales de una sociedad de tipo C pueden ayudar a garantizar que se siguen buenas prácticas empresariales.

  • Busca asesoramiento externo
    Una vez evaluados todos los factores anteriores, consulta a un asesor empresarial o a un experto jurídico para que te guíe en tu decisión. Pueden ofrecerte asesoramiento adaptado a tu situación y objetivos específicos y ayudarte a comprender los requisitos y procesos específicos de cada estado para constituir una sociedad de responsabilidad limitada o una sociedad de tipo C.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.