¿Qué es el impuesto sobre el valor añadido (IVA)?

Tax
Tax

Stripe Tax te permite calcular, cobrar y declarar impuestos sobre pagos internacionales con una sola integración. Ten en claro dónde tienes que registrarte, cobra automáticamente el importe correcto de impuestos y accede a los informes que necesitas para presentar declaraciones.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es el IVA?
  3. ¿Cuándo tengo la obligación de cobrar el IVA a los clientes?
  4. ¿Cómo me registro para cobrar el IVA?
  5. ¿Cómo presento y remito el IVA?
  6. Diferencias entre el impuesto sobre el valor añadido y el impuesto sobre las ventas

Muchas empresas se han expandido a diferentes países. Si bien así tienen la oportunidad de conseguir más ingresos, también están sometidas a más complejidades relativas a los impuestos.

Lo mejor que pueden hacer las empresas en expansión es tener en cuenta la legislación fiscal concreta de cada país en el que hagan ventas para no tener problemas con el cumplimiento de la normativa fiscal. Como los impuestos son un tema complejo, hemos elaborado una guía que abarca lo que debes saber acerca del impuesto sobre el valor añadido (IVA): cuándo debes cobrárselo a tus clientes, cómo registrarte para cobrarlo y qué hacer cuando llegue la hora de presentarlo y remitirlo, entre otros temas.

Informe relacionado: cambios y tendencias fiscales mundiales para 2024

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es el IVA?
  • ¿Cuándo tengo la obligación de cobrar el IVA a los clientes?
  • ¿Cómo me registro para cobrar el IVA?
  • ¿Cómo presento y remito el IVA?
  • Diferencias entre el impuesto sobre el valor añadido y el impuesto sobre las ventas

¿Qué es el IVA?

El impuesto sobre el valor añadido (IVA) es un tipo de impuesto indirecto que se aplica a los bienes físicos o servicios. Se llama así porque se cobra siempre que se añade valor al producto a lo largo de la cadena de suministro (desde la producción hasta el punto de venta). La empresa le cobra el impuesto al cliente y es responsable de remitirlo a la entidad reguladora del gobierno correspondiente antes de la fecha límite establecida. A fecha de junio de 2023, 175 países de todo el mundo habían adoptado el IVA. En algunos países de la región Asia-Pacífico, se conoce como impuesto sobre bienes y servicios (GST).

¿Cuándo tengo la obligación de cobrar el IVA a los clientes?

En muchos países que usan el IVA, las empresas extranjeras (vendedores remotos) deben registrarse para cobrarlo en cuanto hacen su primera transacción gravable en uno de ellos. Sin embargo, otros países (como Australia, Canadá y Japón) tienen umbrales de registro monetarios. Las empresas que tengan una facturación por debajo de esos umbrales no tienen la obligación de registrarse.

Las obligaciones de cobro de impuestos varían en función del país del comprador, el producto vendido y el tipo de comprador (consumidor o empresa). Por ejemplo, las empresas extranjeras deben cobrar impuestos en la venta de productos digitales a clientes ubicados en la UE. Sin embargo, si el cliente es una empresa registrada a efectos del IVA, es el cliente quien tiene la responsabilidad de dar cuenta de los impuestos.

¿Cómo me registro para cobrar el IVA?

El primer paso consiste en determinar dónde tienes la obligación de cobrar el IVA y registrarte en la autoridad fiscal pertinente. Cuando lo hayas hecho, podrás empezar a cobrar y remitir el IVA.

Muchos países ofrecen un proceso de registro simplificado para vendedores extranjeros. Una gran ventaja que tienen estos registros simplificados es que las empresas extranjeras pueden completarlos por Internet y no tienen que designar a ningún representante fiscal local.

La Unión Europea (UE) introdujo la ventanilla única (OSS, por sus siglas en inglés) del IVA para simplificar el proceso de registro en todos los países comunitarios. Hay tres opciones de registro independientes: ventanilla única de la Unión, de fuera de la Unión y para las importaciones. Si te registras en la ventanilla única del IVA, no es necesario que lo hagas en cada país de la UE en el que vendas bienes o servicios a distancia. Si has establecido tu negocio en un país de la UE, puedes registrarte en el portal de ventanilla única de ese país. En cambio, si tu empresa se encuentra fuera de la UE, puedes elegir el país europeo en cuya ventanilla única quieras registrarte. Todas las empresas no comunitarias que hagan ventas en la UE pueden registrarse en la ventanilla única, pero no es obligatorio que lo hagan, ya que podrían preferir registrarse en un país concreto. Tras el Brexit, el Reino Unido cuenta con un proceso de registro en el IVA independiente de la ventanilla única del IVA de Europa. Aquí tienes más información sobre cómo registrarte a efectos del IVA en Europa.

¿Cómo presento y remito el IVA?

Presentar la declaración del IVA es el último paso que debes seguir para cumplir la normativa. Aunque no hayas cobrado nada de IVA a tus clientes en un período y no tengas nada que pagar, es posible que tengas que presentar la declaración antes de la fecha límite. A diferencia del impuesto sobre las ventas, en las declaraciones del IVA las empresas deben informar de dos tipos: el importe cobrado a los clientes (IVA repercutido) y el importe pagado a los proveedores (IVA soportado). El IVA que deberás remitir al Gobierno será la diferencia entre el IVA que has cobrado y el que has pagado a tus proveedores.

Cada país tiene unos formularios de declaración y una frecuencia de presentación. La fecha límite que se te aplique y la frecuencia con la que tengas que presentar la declaración podrían depender de tus ingresos por ventas anuales. Si te has registrado en la ventanilla única en un país, debes presentar la declaración trimestral correspondiente en dicho país.

Una vez que hayas pagado todo el IVA en el país en el que te hayas registrado en la ventanilla única, tu autoridad fiscal local redistribuirá los ingresos del IVA a los demás países en tu nombre. Si no presentas y remites el importe correcto del IVA, puedes incurrir en sanciones y tener que pagar intereses.

Diferencias entre el impuesto sobre el valor añadido y el impuesto sobre las ventas

El impuesto sobre las ventas es otro tipo de impuesto indirecto que se grava sobre las ventas de determinados bienes y servicios en EE. UU. Se diferencia del IVA en que se trata de un impuesto monofásico al consumo que se grava sobre las ventas minoristas; es decir, solo se grava una vez en toda la cadena de suministro. A diferencia del IVA, el sistema del impuesto sobre las ventas no permite deducir el importe soportado para reclamar el impuesto sobre las ventas que las empresas han pagado en sus compras, sino que funciona con exenciones.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.