Introducción a las cuentas bancarias de empresa

Payments
Payments

Accept payments online, in person, and around the world with a payments solution built for any business—from scaling startups to global enterprises.

Learn more 
  1. Introducción
  2. ¿Qué son las cuentas bancarias empresariales?
  3. Tipos de cuenta bancaria empresarial
  4. ¿Necesito una cuenta bancaria empresarial?
  5. Cuenta bancaria empresarial vs. cuenta de comerciante
  6. ¿Qué cuenta bancaria empresarial es la más adecuada para ti?
  7. ¿Qué necesito para abrir una cuenta bancaria empresarial?
  8. Cómo abrir una cuenta bancaria empresarial
    1. 1. Decide qué tipo de cuenta quieres tener
    2. 2. Investiga las distintas opciones
    3. 3. Reduce la lista
    4. 4. Habla con los bancos que mejor te encajen
    5. 5. Elige una institución bancaria
    6. 6. Recopila la documentación que vas a necesitar
    7. 7. Entrega los documentos y abre la cuenta
  9. Cómo puede ayudarte Stripe
    1. Solicitud de acceso a Atlas
    2. Constitución de la empresa en Delaware
    3. Obtención del ID fiscal (EIN) ante el IRS
    4. Compra de tus acciones en la empresa
    5. Presentación del formulario de elección fiscal conforme a lo establecido en la sección 83(b)
    6. Ventajas y descuentos para socios

No importa lo grande o pequeña que sea tu empresa: abrir una cuenta corriente para tu negocio es un paso imprescindible en las primeras fases de su desarrollo. Una cuenta bancaria empresarial no es lo mismo que la cuenta de comerciante, en la que se reciben los pagos de los clientes como parte del mecanismo del procesamiento de pagos. La cuenta de empresa se utiliza para casi todas las demás tareas financieras del negocio: los pagos a proveedores y las nóminas son dos ejemplos clásicos. Si bien es cierto que las cuentas bancarias de empresa son necesarias en todos los negocios (sea cual sea su sector, su estructura y su tamaño), no existe un tipo de cuenta universal para todos los casos, y dar con la opción ideal puede parecer un proceso muy complicado.

En este artículo, haremos un repaso a todo lo que necesitas saber sobre las cuentas bancarias empresariales, cómo elegir la más adecuada en función de las necesidades de tu negocio y cómo abrir la cuenta.

Esto es lo que encontrarás en este artículo:

  • ¿Qué son las cuentas bancarias empresariales?
  • Tipos de cuenta bancaria empresarial
  • ¿Necesito una cuenta bancaria empresarial?
  • Cuenta bancaria empresarial vs. cuenta de comerciante
  • ¿Qué cuenta bancaria empresarial es la más adecuada para ti?
  • ¿Qué necesito para abrir una cuenta bancaria empresarial?
  • Cómo abrir una cuenta bancaria empresarial

¿Qué son las cuentas bancarias empresariales?

Una cuenta bancaria de empresa es la base de las operaciones financieras de tu negocio. Al igual que los particulares, las empresas pueden abrir distintas cuentas bancarias, como cuentas corrientes y cuentas de ahorros. La cuenta bancaria principal es la que contiene fondos para todo lo relacionado con las operaciones de tu negocio. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Pago a empleados
  • Pago a proveedores
  • Compra de publicidad y otros gastos de marketing
  • Recepción de fondos de inversores
  • Recepción de ingresos por ventas (directamente de los clientes o en forma de transferencias del procesador de pagos)
  • Pago de impuestos
  • Compra de material de oficina
  • Solicitud de préstamos y subvenciones empresariales
  • Compra de inventario
  • Pago de las tarjetas de crédito de la empresa

Tipos de cuenta bancaria empresarial

Existen tres tipos de cuenta bancaria empresarial:

  • Cuenta corriente empresarial
    Es la cuenta desde la que se efectúan las operaciones esenciales del negocio. La mayoría de los tipos de pago mencionados en la lista anterior se emitirían desde esta cuenta.

  • Cuenta de ahorros empresarial
    Contar con una cuenta de ahorros independiente para la empresa ofrece las mismas ventajas que las cuentas de ahorros particulares. Puedes guardar fondos en caso de emergencia, separar parte de tus ingresos para objetivos futuros y ganar intereses por tus depósitos. La mayoría de los proveedores de cuentas corrientes para empresas ofrecen también este tipo de cuentas de ahorros, por lo que puede ser conveniente abrir una y comenzar a generar un colchón financiero.

  • Cuenta de administración de fondos (CMA, por sus siglas en inglés)
    Una CMA es una cuenta gestionada que combina las funciones de las cuentas corrientes, de ahorros y de inversión. Si buscas un enfoque más completo y estratégico para la gestión de los fondos en tesorería o quieres obtener un tipo de interés más elevado en tus ahorros empresariales, una CMA puede ser una buena opción.

¿Necesito una cuenta bancaria empresarial?

Según la Agencia Federal de Pequeños Negocios (SBA, por sus siglas en inglés) de EE. UU., si tu negocio es una entidad oficial o has comenzado a aceptar pagos por tus bienes o servicios, debes disponer de una cuenta bancaria empresarial. Una vez que hayas presentado los estatutos, hayas constituido la empresa oficialmente y hayas obtenido un número de identificación del empleador (EIN), debes abrir una cuenta bancaria empresarial tan pronto como te sea posible.

Dejando a un lado la normativa de la SBA, abrir una cuenta bancaria empresarial lo antes posible hará mucho más fácil tu trabajo. No importa lo grande o pequeña que sea la empresa (de hecho, este paso es importante aunque se trate de una sociedad unipersonal): establecer una distinción clara entre los fondos empresariales y los personales simplificará la gestión de los impuestos y te ayudará a tenerlo todo bien organizado. Es una decisión tan importante para tus finanzas como para tu salud mental.

Cuenta bancaria empresarial vs. cuenta de comerciante

La diferencia entre las cuentas bancarias empresariales y las cuentas de comerciante radica en su funcionamiento y en quién las gestiona.

  • Funcionamiento
    Una cuenta de comerciante es una cuenta bancaria utilizada específicamente para retener fondos de una transacción de un cliente antes de que el dinero se deposite en la cuenta bancaria empresarial. Al contrario de lo que ocurre con las cuentas bancarias empresariales normales, que alojan fondos para distintos procesos financieros del negocio, las cuentas de comerciante se utilizan exclusivamente para almacenar fondos de las transacciones con tarjeta que realizan los clientes inmediatamente después de que se procesen y por un tiempo limitado. Las empresas no utilizan estas cuentas para ningún otro fin.

  • Ubicación y gestión
    La mayoría de los bancos y cooperativas de crédito, si no todos, ofrecen cuentas bancarias empresariales. Las cuentas de comerciante también pueden funcionar de este modo si decides abrir una, aunque cada vez más negocios eligen un enfoque diferente para acceder a las funciones que necesitan para aceptar pagos. Los procesadores de pagos como Stripe ofrecen a sus usuarios una cuenta de comerciante entre las distintas funciones para el procesamiento de pagos. Dicho de otro modo, aunque sí deberás elegir una institución financiera con la que abrir tu cuenta empresarial, si trabajas con un procesador de pagos como Stripe, no es necesario que abras una cuenta de comerciante de forma separada.

¿Qué cuenta bancaria empresarial es la más adecuada para ti?

Las empresas tienen a su disposición más opciones que nunca en lo que se refiere a cuentas bancarias empresariales: desde las que ofrecen los bancos tradicionales más conocidos hasta las nuevas startups de banca electrónica que ofrecen servicios específicos para pymes.

En este contexto, ¿cómo decidir qué cuenta bancaria empresarial es la más adecuada para ti? Antes que nada, deberás definir bien tus prioridades y necesidades específicas. Aquí tienes algunos factores importantes que debes tener en cuenta al analizar tus opciones:

  • Gama de servicios y funciones de la cuenta
    Cada comerciante es diferente, pero la mayoría busca un banco que ofrezca los siguientes servicios:

    • Banca móvil y en línea
    • Pago de facturas
    • Transferencias electrónicas
    • Tarjetas de débito
    • Cheques impresos

Más allá de tu cuenta principal, posiblemente sea buena idea abrir otras cuentas en el banco, como una cuenta de ahorros para tu empresa, una cuenta de inversiones o un plan de pensiones. No es obligatorio que te limites a una única entidad para cubrir todas tus necesidades, pero, si mantienes todas las cuentas dentro del mismo ecosistema bancario, te será más sencillo gestionar las finanzas.

  • Tipos de interés
    Cuando sepas qué productos bancarios vas a usar (por ejemplo, una cuenta corriente empresarial), debes investigar y comparar los tipos de interés de las cuentas que estés barajando. Un tipo de interés competitivo contribuirá a que tus fondos crezcan, pero recuerda incluir las comisiones bancarias cuando sopeses los pros y contras de cada oferta.

  • Comisiones de los servicios
    Hablando de comisiones, este es un punto importante que analizar al comparar las opciones bancarias. Estos son algunos de los tipos de comisiones que puedes encontrar y que será importante comparar:

    • Comisiones por saldo mínimo
    • Comisiones por transferencias electrónicas
    • Comisiones por mantenimiento
    • Comisiones por uso de cajeros automáticos
    • Comisiones por descubierto

Cuando busques la opción idónea para abrir tu cuenta bancaria empresarial, ten en cuenta todo el conjunto y compara los tipos de interés, los incentivos financieros y las comisiones de la cuenta.

  • Ubicación de las sucursales
    Para algunas empresas, resulta importante tener cerca una sucursal física del banco. Por ejemplo, si ofreces servicios a domicilio y muchos de los pagos se realizan en efectivo, una de tus principales prioridades será poder pasar por una sucursal bancaria a ingresar ese dinero. Para otros tipos de negocio, la ubicación de la sucursal bancaria no afectará en absoluto en la decisión. Por ejemplo, si diriges una empresa de consultoría y vendes suscripciones a cursos en línea, es posible que en ningún momento recibas un pago en efectivo ni necesites acudir a la sucursal bancaria. Valora lo que es importante para ti y para tu negocio y busca un banco que se ajuste a esas necesidades.

  • Acceso a cajeros automáticos
    Es buena idea comprobar el tamaño de la red de cajeros del banco e informarse sobre las posibles comisiones por uso de cajeros externos a la red. Consejo: muchos bancos ofrecen el reembolso de los sobrecargos por el uso de cajeros automáticos externos a su red por lo que, si estás pensando en optar por un banco que no ofrece esta ventaja, comprueba si lo compensan de algún otro modo.

  • Límites de transacciones
    Algunos bancos imponen límites en el número de transacciones que los titulares de las cuentas pueden efectuar en un periodo concreto (al día, a la semana o al mes). Esto puede implicar la existencia de topes en el número de depósitos, retiradas, pagos de facturas o transferencias entre cuentas. También se pueden aplicar límites a los importes de las transferencias. Si tu empresa procesa a menudo un alto número de transacciones, puede que te convenga elegir un banco que ofrezca transacciones ilimitadas en las cuentas bancarias empresariales.

  • Integración con los procesos actuales tu empresa
    Si tu empresa ya cuenta con una infraestructura financiera interna, puede que merezca la pena buscar una cuenta bancaria que se adapte a tu estructura actual. Por ejemplo, si en tu negocio ya se han integrado sistemas de procesamiento de pagos, pago de nóminas y contabilidad con buenos resultados, deberías buscar una cuenta bancaria que se integre fácilmente con estos procesos.

  • Las mejores cuentas bancarias empresariales para startups
    Las startups tienen características únicas que las diferencian de otros tipos de empresa. Estas son algunas de las peculiaridades a tener en cuenta:

    • Acceso al capital
      Las startups a menudo necesitan tener acceso al capital para financiar su crecimiento y desarrollo. Esto puede incluir la financiación inicial, el capital de riesgo y otros tipos de financiación.
    • Gestión de caja
      Las startups deben gestionar su flujo de caja con cuidado para asegurarse de que cuentan con capital suficiente para llevar a cabo su actividad y crecer. Esto puede implicar la colaboración con un banco para desarrollar estrategias y herramientas para la gestión de caja.
    • Transacciones en divisa extranjera
      Las startups que operan a nivel mundial o con clientes internacionales podrían tener que realizar transacciones en divisa extranjera, para lo que se necesita un banco que pueda llevarlas a cabo.
    • Asesoría financiera
      Las startups a menudo necesitan asesoría y orientación para gestionar las finanzas de forma efectiva y tomar decisiones fundamentadas en cuanto a las inversiones y otros asuntos financieros.

Cuando las instituciones financieras adaptan los servicios de las cuentas bancarias a estas necesidades, estas cuentas pueden ser una mejor opción y una herramienta más potente para las startups que las cuentas bancarias empresariales al uso.

¿Qué necesito para abrir una cuenta bancaria empresarial?

Los requisitos para abrir una cuenta bancaria empresarial varían de un banco a otro pero, de forma general, serán los siguientes:

  • Nombre legal de la empresa utilizado para inscribir la empresa, por ejemplo, en la agencia tributaria estadounidense (IRS) y las autoridades del estado.
  • Si se trata de una entidad constituida en EE. UU., es necesario el EIN (que funciona como número de seguridad social de la empresa).
  • Dirección postal de la empresa.
  • Dirección particular e información de contacto.
  • Documento de identidad de la persona que abra la cuenta.
  • Estatutos o acta de constitución de la empresa (en función del tipo de entidad con la que se ha inscrito).
  • Todas las licencias o permisos relevantes de la empresa.
  • Contrato societario de la empresa (si procede).

No todas las instituciones bancarias solicitan todos estos documentos (y algunas podrán solicitar otro tipo de documentación), pero resulta más sencillo recopilarlos con antelación para tenerlos preparados.

Cómo abrir una cuenta bancaria empresarial

Estos son los pasos típicos para abrir una cuenta bancaria empresarial:

1. Decide qué tipo de cuenta quieres tener

¿Necesitas una cuenta corriente empresarial? ¿Corriente y de ahorros? ¿Corriente, de ahorros y de inversión? Antes de comenzar a confeccionar una lista de bancos que pueden ser una buena opción, es útil decidir el tipo de cuentas que te interesa abrir.

2. Investiga las distintas opciones

Vuelve a consultar la lista de factores y características que debes tener en cuenta para analizar las distintas instituciones financieras. Cuando leas sobre las distintas opciones de cuentas bancarias empresariales en el mercado, resulta útil tener anotadas en una lista las características imprescindibles, así como las que te gustaría tener (pese a no ser imprescindibles) y las que probablemente no vayas a usar (y, por lo tanto, no sean importantes para ti). Recuerda comparar las comisiones de cada banco.

3. Reduce la lista

En este punto, intenta reducir la lista a entre tres y cinco opciones que cumplan todos los requisitos. Esta evaluación puede basarse en las funciones que ofrecen mediante sus cuentas, en un posicionamiento de mercado orientado a atender específicamente a empresas de tu sector o con un modelo de negocio similar, o en recomendaciones de otras empresas que comparten tus mismas necesidades.

4. Habla con los bancos que mejor te encajen

Puede ser útil contactar con las instituciones financieras preseleccionadas y hablar personalmente con cada una de ellas. De esta forma, podrás plantear tus dudas a una persona, e incluso podrían ofrecerte ventajas o incentivos que no publiciten abiertamente para que abras una cuenta.

5. Elige una institución bancaria

A estas alturas, ya habrás hecho todos tus deberes y conocerás todas las opciones: es el momento de tomar una decisión.

6. Recopila la documentación que vas a necesitar

Ya tienes una idea general de la documentación que necesitarás para abrir la cuenta pero, una vez que hayas decidido con qué entidad vas a trabajar, puedes pedirle directamente la lista de documentos que te pedirán.

7. Entrega los documentos y abre la cuenta

Una vez que has reunido todo lo que necesitas, el proceso de apertura de la cuenta suele ser rápido y sencillo. Entregarás los documentos necesarios y te darán instrucciones para empezar a trabajar con la institución financiera.

En la mayoría de los casos, el proceso de apertura de una cuenta bancaria empresarial no es excesivamente complicado. El desafío real es abordar el gran volumen de instituciones financieras que compiten por tu negocio; se trata de un mercado saturado y puede resultar abrumador decidir qué institución es la opción adecuada para la cuenta bancaria de tu empresa. Si valoras todas las opciones posibles y las contrastas con tu lista de necesidades y prioridades, estarás en una mejor posición para hacer una buena elección.

Cómo puede ayudarte Stripe

Stripe Atlas te lo pone fácil para constituir y configurar tu empresa, de forma que lo tengas todo listo para aceptar pagos de tus clientes, contratar a tu equipo y recaudar fondos cuanto antes.

Rellena el formulario de Stripe Atlas con los datos de tu empresa. No te llevará ni 10 minutos. Acto seguido, constituiremos tu empresa en Delaware, te conseguiremos el ID fiscal (EIN) ante la agencia tributaria estadounidense (IRS), te ayudaremos a comprar en un clic tus acciones en la nueva empresa y presentaremos automáticamente el formulario de elección fiscal conforme a lo establecido en la sección 83(b). Atlas ofrece varias plantillas jurídicas para contratos y contrataciones, y también puede ayudarte a abrir una cuenta bancaria y empezar a aceptar pagos antes incluso de que la IRS te asigne un ID fiscal.

Quien haya fundado una empresa con Atlas también podrá acceder a descuentos exclusivos de los principales socios de software, al onboarding en un clic con determinados socios y a créditos gratis de Stripe para el procesamiento de pagos. Constituye tu empresa hoy mismo.

Solicitud de acceso a Atlas

Rellenar los datos de tu nueva empresa te llevará menos de 10 minutos. Elegirás la estructura de tu empresa (sociedad de tipo C, sociedad de responsabilidad limitada o filial) y el nombre de tu empresa. Nuestro comprobador instantáneo de nombres de empresa te indicará si el nombre está disponible antes de enviar la solicitud de acceso. Puedes añadir hasta cuatro cofundadores más, decidir cómo repartir el capital social entre ellos y, si lo deseas, reservar un fondo de acciones para tus compañeros de equipo en el futuro. Nombrarás a la directiva, añadirás una dirección y un número de teléfono (las personas fundadoras pueden optar a una dirección virtual gratuita durante un año si la necesitas), y revisarás y firmarás los documentos legales en un clic.

Constitución de la empresa en Delaware

Atlas revisará tu solicitud de acceso y presentará tus documentos de constitución en Delaware en un plazo de un día hábil. Todas las solicitudes de acceso a Atlas incluyen un servicio de tramitación urgente en 24 horas ante el estado, sin ninguna comisión extra. Atlas te cobrará 500 $ por la constitución y el primer año de los servicios de agente registrado (un requisito de cumplimiento de la normativa estatal) y 100 $ por cada año posterior para mantener el agente registrado.

Obtención del ID fiscal (EIN) ante el IRS

Una vez terminada la constitución de la empresa en Delaware, Atlas solicitará el ID fiscal de tu empresa ante el IRS. Podrán optar a la tramitación urgente las personas fundadoras que proporcionen un número de seguridad social, una dirección y un teléfono de EE. UU. En el resto de los casos, se aplicará una tramitación estándar. En el caso de los pedidos estándar, Atlas llama a la IRS para obtener el EIN en tu nombre y utiliza datos en tiempo real de la IRS para determinar la fecha en la que probablemente estará disponible tu presentación. Puedes encontrar más información sobre cómo obtiene Atlas tu EIN y consultar los plazos actuales de recepción de ID fiscales.

Compra de tus acciones en la empresa

En cuanto Atlas constituya la empresa, emitiremos de forma automática las acciones a las personas fundadoras y te ayudaremos a comprarlas para que poseas formalmente tu participación en la empresa. Atlas permite a las personas fundadoras comprar en un clic sus acciones con propiedad intelectual, así como reflejar esta compra en los documentos de la empresa, de forma que no tengas que enviar dinero en efectivo ni hacer un seguimiento de él, ni tampoco revisar los pagos.

Presentación del formulario de elección fiscal conforme a lo establecido en la sección 83(b)

Entre las personas que fundan startups, es habitual optar por presentar un formulario de elección fiscal conforme a lo establecido en la sección 83(b) para tratar de ahorrar en el futuro con los impuestos personales. Atlas puede presentar y enviar por correo postal dicho formulario en un clic, tanto en nombre de las personas fundadoras de EE. UU. como de las de otros países, de forma que no haya que hacer ninguna visita a la oficina de correos. Lo presentaremos mediante correo certificado de USPS y recibirás en el Dashboard una copia del formulario firmado junto con un justificante de presentación.

Ventajas y descuentos para socios

Atlas colabora con una selección de herramientas externas que ofrecen acceso o precios especiales a quien haya fundado alguna empresa con Atlas. Ofrecemos descuentos en herramientas de ingeniería, fiscales y financieras, de cumplimiento de la normativa y de operaciones, incluidas OpenAI y Amazon Web Services. Atlas también colabora con Mercury, Carta y AngelList para ofrecer un onboarding automático más rápido con la información de la empresa en Atlas, de forma que puedas tenerlo todo listo para realizar operaciones bancarias y recaudar fondos con una rapidez aún mayor. Quien haya fundado alguna empresa con Atlas también puede acceder a descuentos en otros productos de Stripe, lo que incluye hasta un año de créditos gratis para el procesamiento de pagos.

Lee nuestras guías de Atlas para personas fundadoras de startups u obtén más información sobre Atlas y cómo puede ayudarte a configurar tu nueva empresa de forma rápida y sencilla. Constituye tu empresa hoy mismo.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.