Diferencias entre los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones

Billing
Billing

Stripe Billing te permite facturar y gestionar a los clientes como quieras: desde la simple facturación recurrente hasta la facturación basada en el consumo y los contratos negociados.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué son los pagos recurrentes?
  3. ¿Qué es la facturación de suscripciones?
  4. ¿Qué tipos de empresas usan los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones?
  5. Tipos de modelos de facturación recurrente
    1. Modelo de precios fijo
    2. Modelo de precios variable
  6. Ventajas de los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones
  7. Tipos de modelos de facturación de suscripciones
  8. ¿Qué diferencias hay entre los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones?
    1. Más recursos

Si estás pensando cómo incorporar pagos recurrentes en tu modelo de negocio (o si ya los usas y quieres mejorar el método que tienes), es importante que distingas entre los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones. A primera vista, parece que no tienen muchas diferencias, pero pueden afectar a la forma en que planificas los modelos de pago de la empresa y el método de gestión de las suscripciones.

Y, teniendo en cuenta las múltiples formas en que puedes estructurar tus suscripciones y planes de pago (cuánto cobras, qué incluyes o qué incentivos deberías ofrecer, por ejemplo), aún tienes que tomar muchas decisiones. A continuación te explicamos las diferencias que hay entre los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué son los pagos recurrentes?
  • ¿Qué es la facturación de suscripciones?
  • ¿Qué tipos de empresas usan los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones?
  • Tipos de modelos de facturación recurrente
    • Fijo
    • Variable
  • Ventajas de los pagos recurrentes
  • Tipos de modelos de facturación de suscripciones
  • ¿Qué diferencias hay entre los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones?

¿Qué son los pagos recurrentes?

Son un modelo de facturación que permite que las empresas cobren reiteradamente a los clientes según intervalos predefinidos por suscripciones a productos o servicios, pagos en cuotas u otras situaciones acordadas. La frecuencia de los pagos recurrentes puede ser semanal, mensual o anual, o bien tener unos plazos personalizados.

¿Qué es la facturación de suscripciones?

Es un modelo de pago que permite a las empresas cobrar pagos recurrentes por el acceso a productos o servicios. La frecuencia de la facturación de suscripciones puede ser semanal, mensual o anual, o bien tener unos plazos personalizados.

¿Qué tipos de empresas usan los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones?

Hay una gran cantidad de empresas que usan pagos recurrentes y ofrecen suscripciones, y la cifra sigue creciendo. En 2023, se prevé que hasta un 75 % de las marcas de venta directa al consumidor (DTC, por sus siglas en inglés) ofrezca a los clientes alguna forma de facturación de suscripciones. El mercado ya está en auge: solo en 2020, el sector estaba valorado en más de 6000 millones de dólares, según Zion Market Research.

Si bien la lista de categorías de empresas que usan facturación recurrente y suscripciones está en constante aumento, estos son algunos de los ámbitos en los que se suelen utilizar:

  • abonos de gimnasios;
  • aplicaciones de software;
  • periódicos y revistas, tanto digitales como impresos;
  • empresas de servicios que usan la facturación según uso;
  • clubs de productos del mes;
  • servicios de streaming;
  • contenido para suscriptores (como pódcasts y boletines de noticias).

Tipos de modelos de facturación recurrente

Estos son los aspectos clave que debes conocer sobre los tipos de facturación recurrente:

Modelo de precios fijo

En este modelo, al cliente se le cobra un importe fijo que no cambia entre ciclos de facturación.

Modelo de precios variable

En este modelo, al cliente se le cobran importes distintos en cada ciclo de facturación, normalmente según el uso.

Ventajas de los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones

Hay muchos motivos por los que cada vez más empresas están buscando la forma de incorporar la facturación de suscripciones en su modelo de pago. Este modelo puede ahorrar tiempo y dinero gracias a la automatización de los pagos; ofrecer una experiencia más fluida a los clientes; reducir el abandono y mejorar la retención de clientes; permitir un flujo de caja más predecible y generar una gran cantidad de datos e información prácticos.

Las suscripciones también son una herramienta potente con la que incorporar nuevos productos y servicios al mercado y preparar ofertas personalizadas para diferentes segmentos de tu base de clientes, todo ello con un modelo que se puede ampliar fácilmente.

De hecho, las ventajas que ofrecen los modelos de pagos recurrentes y facturación de suscripciones son tan importantes que todo un sector ha decidido ayudar a las empresas a gestionarlos. En 2020, el mercado mundial de software de gestión de suscripciones y facturación era de unos 4000 millones de dólares, cifra que se espera que llegue a los 7800 millones de dólares de aquí a 2025.

Tipos de modelos de facturación de suscripciones

El principal motivo por el que los modelos de facturación de suscripciones son tan populares es que se pueden personalizar fácilmente. Dos empresas del mismo sector que tengan ofertas similares y se dirijan al mismo público pueden idear modelos de facturación de suscripciones muy diferentes.

Los modelos de suscripción, tal como ocurre con otros pagos recurrentes, suelen ser fijos o variables. Por ejemplo, la suscripción a una «caja del mes» normalmente costará a los clientes lo mismo cada mes, pero una suscripción a un servicio de comida a domicilio puede cobrar a los clientes un importe diferente cada semana en función de las comidas que pidan.

Los modelos de suscripción también tienen diferentes niveles. Por ejemplo, un gimnasio puede ofrecer un nivel de suscripción más económico que no incluya acceso a clases de fitness grupales y otra opción más cara que sí lo incluya. Muchas empresas que ofrecen suscripciones también tienen un modelo freemium con el que los clientes pueden acceder a una cantidad limitada de productos o servicios sin coste alguno, con la opción de cambiar a un nivel de pago para mejorar el acceso.

¿Qué diferencias hay entre los pagos recurrentes y la facturación de suscripciones?

Los pagos recurrentes son el modelo de facturación de suscripciones más sencillo. La mayor diferencia que hay entre ellos es la flexibilidad: los pagos recurrentes son simples, mientras que los modelos de facturación de suscripciones pueden ofrecer a los clientes diferentes planes con distintos niveles, opciones y funciones.

Con los pagos recurrentes simples, el proceso es el siguiente: un cliente crea una cuenta en la empresa y le da su método de pago con permiso para almacenarlo y cobrarle un importe específico (incluso aunque cambie) en intervalos concretos. La facturación de suscripciones valdría para la misma situación, pero habría más opciones, como las siguientes:

  • Períodos de prueba que se cobren a un importe inferior o se ofrezcan gratis.
  • Niveles de suscripción que ofrezcan a los clientes diferentes funciones, productos o accesos.
  • Posibilidad de cambiar a niveles superiores o inferiores.

A veces, las suscripciones implican un período de contrato fijo con sanciones económicas si se cancela fuera de un plazo determinado, aunque la mayoría de los acuerdos de facturación recurrente simples permite que se cancelen en cualquier momento.

Billing proporciona una solución integral para gestionar la facturación recurrente y las suscripciones. Para obtener más información sobre cómo Billing permite gestionar pagos recurrentes y suscripciones (o cualquier otro modelo de facturación), accede aquí.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.