Aspectos básicos del proceso de compra en un clic: una guía completa para las empresas

Checkout
Checkout

Stripe Checkout es un formulario de pago prediseñado y optimizado para la conversión. Integra Checkout en tu sitio web o dirige a tus clientes a una página alojada en Stripe para aceptar suscripciones y pagos únicos de manera fácil y segura.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es el proceso de compra en un clic?
  3. ¿Cómo funciona el proceso de compra en un clic?
  4. ¿El proceso de compra en un clic es seguro?
  5. ¿Qué ventajas ofrece el proceso de compra en un clic?
    1. Una experiencia de compra eficaz
    2. Menos abandonos del carrito
    3. Reconocimiento de la marca
    4. Compatibilidad con sitios web y navegadores
    5. Pedidos más precisos
    6. Soporte para compras más pequeñas y más frecuentes
  6. ¿Cómo elegir una solución de proceso de compra en un clic?

El abandono del carrito es un problema persistente para los comerciantes en línea; de hecho, algunos estudios han revelado que los carritos se abandonan en un 70 % de los casos antes de que se efectúe una compra. Dado que cada compra es importante para los resultados de un negocio, los minoristas deben estudiar todas las opciones para reducir la tasa de abandono del carrito y ofrecer al mismo tiempo a los clientes una experiencia de compra sencilla que los motive a volver.

El proceso de compra en un clic puede ser la solución, ya que es una forma de que tu negocio impulse las ventas al mismo tiempo que reduce los casos de abandono del carrito.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es el proceso de compra en un clic?
  • ¿Cómo funciona el proceso de compra en un clic?
  • ¿El proceso de compra en un clic es seguro?
  • ¿Qué ventajas ofrece el proceso de compra en un clic?
  • ¿Cómo elegir una solución de proceso de compra en un clic?

¿Qué es el proceso de compra en un clic?

Se trata de una función que permite a los clientes comprar los artículos de su carrito en un solo clic. Agiliza la experiencia del proceso de compra al no requerir que los clientes introduzcan los datos manualmente (como el nombre, el correo electrónico, la información de pago y la dirección de envío) antes de completar el proceso. El proceso de compra en un clic permite a los clientes disfrutar de una experiencia sencilla «con un solo clic».

Para que el proceso de compra funcione según lo previsto, el cliente debe tener una cuenta con el servicio de procesamiento de pagos de la empresa, donde tenga registrado un método de pago válido. Cuando el cliente inicia sesión o cuando el procesador de pagos lo reconoce como un cliente recurrente, la tecnología de un clic le permite completar la compra directamente desde el carrito, sin tener que introducir ningún dato manualmente.

En 1999, Amazon creó un proceso de compra en un clic, conocido también como «1-Clic». Desde entonces, muchos otros procesadores de pagos han incorporado esta tecnología, entre ellos, Stripe. Si un cliente tiene una cuenta con un procesador de pagos que ofrece un proceso de compra en un clic, basta con que visite el sitio web de e-commerce de cualquier minorista que ofrezca el proceso de compra en un clic e inicie sesión, y podrá disfrutar de una experiencia de finalización de la compra rápida y sencilla.

¿Cómo funciona el proceso de compra en un clic?

Aunque el funcionamiento varía un poco en función de la empresa y el procesador de pagos, normalmente el proceso de compra en un clic consiste en lo siguiente:

  1. Cuando un cliente efectúa una compra por primera vez en un negocio en línea que ofrece el proceso de compra en un clic, debe introducir manualmente los datos de pago de la tarjeta de crédito o débito, o bien de la cuenta bancaria.
  2. El procesador de pagos guarda este método de pago y lo vincula a la cuenta del cliente, a la que el cliente puede acceder después con su dirección de correo electrónico.
  3. Cuando el cliente efectúa una compra a ese minorista o a cualquier otro minorista que use el mismo proveedor de procesos de compra en un clic, se reconoce de inmediato al cliente y, acto seguido, este puede acceder a su información de pago registrada, lo que le permite completar las transacciones con un solo clic.

Vamos a poner de ejemplo a Stripe. Un negocio que usa pagos en un clic con Link de Stripe en su tienda de e-commerce ofrece a los clientes una forma de pagar las compras de manera rápida y sencilla. Link es un método de pago reutilizable con notificación inmediata que rellena de forma automática los datos de pago y envío del cliente al finalizar un proceso de compra. Los clientes guardan su información de pago con la aplicación de Link y pueden reutilizarla con cualquier negocio que tenga Link habilitado, lo que les permite volver a disfrutar del «atajo» en un clic.

Compáralo con el antiguo proceso de compra, cuando un cliente tenía que crear una cuenta en el sitio web de cada minorista que visitaba, introducir toda la información de pago y envío y luego confirmarla de nuevo antes de hacer clic en el botón «Pagar ahora». Y, después de todo eso, podían aparecer una o dos páginas más de confirmación, lo que daba al cliente la oportunidad de cambiar de opinión sobre la compra o, lo que es peor, de olvidarse de hacer clic en el botón de confirmación final, abandonando las compras por error.

El enfoque más sencillo basado en un solo clic no solo ahorra tiempo a los clientes, sino que reduce las oportunidades para que la venta fracase. La carga de cada página durante el proceso de finalización de una compra plantea un riesgo de error, caída de Internet o pérdida del interés del cliente. Un cliente podría asumir por error que la página final de revisión del carrito es el último paso del proceso y no hacer clic nunca en el botón de confirmación final para completar el pedido.

Con estas complicaciones añadidas al proceso de compra general —como las ventanas emergentes de pago, formularios adicionales para verificar la tarjeta y ventas complementarias promocionales—, es fácil entender por qué los clientes están perdiendo el interés rápidamente en los procesos de compra recargados del pasado. Quieren acceder, hacer el pedido y continuar con sus vidas. Los pagos en un clic ofrecen la eficacia que los clientes prefieren y que esperan tener en su experiencia de compra por Internet.

¿El proceso de compra en un clic es seguro?

Dado que el proceso de compra en un clic usa la tecnología que ofrece el procesador de pagos, y no la del minorista, sus niveles de seguridad coinciden con los del procesador. Las empresas esperan beneficiarse, como mínimo, de protección antifraude y del cumplimiento de la normativa PCI, y Link de Stripe ofrece estas dos cosas.

¿Qué ventajas ofrece el proceso de compra en un clic?

Gracias a la gran cantidad de ventajas que aporta el proceso de compra en un clic, no es de extrañar que los sitios de comercio minorista lo utilicen cada vez más.

Una experiencia de compra eficaz

La ventaja más evidente del proceso de compra en un clic es la eficacia. Los clientes se benefician de un proceso de pago sencillo que pueden completar con menos pasos, saltándose tanta navegación. A quienes no les gusta rellenar largos formularios con sus datos personales y de pago les quedarán pocas excusas para aplazar sus compras.

Menos abandonos del carrito

Desde el punto de vista del minorista, el proceso de compra en un clic ayuda a completar más ventas, lo que reduce la tasa de abandono del carrito y permite que los clientes se sientan más satisfechos con su experiencia de compra en general. Una empresa que quiera expandirse con recursos que requieran poca inversión puede priorizar el proceso de compra en un clic para impulsar la fidelidad del cliente y mejorar las tasas de finalización de las ventas.

¿Qué confianza tenemos en que el proceso de compra en un clic pueda resolver estos problemas? Veamos los datos. En una encuesta realizada a más de 4000 compradores que han abandonado su carrito en algún momento, el motivo principal de su decisión fue el coste. El segundo motivo, elegido por el 24 % de los encuestados, fue la reticencia a crear una cuenta. El proceso de compra en un clic pone fin a este problema para los compradores que ya tienen una cuenta con un procesador de pagos que utiliza la tecnología de un solo clic.

El 17 % de los clientes abandonaron el carrito por un motivo diferente, pero relacionado, es decir, porque el proceso de finalización de la compra les resultó complicado. Las soluciones de procesos de compra en un clic simplifican la experiencia, ya que hay menos posibilidades de que los clientes abandonen el carrito sin efectuar una compra.

Reconocimiento de la marca

A los clientes que compran a un minorista por primera vez les tranquiliza ver un botón de compra en un clic de un procesador de pagos que conocen y en el que confían. Un cliente puede ser reacio a introducir manualmente los datos de su tarjeta de crédito en un sitio minorista desconocido, pero es posible que no tenga ningún inconveniente en hacer clic en el botón de Stripe en el mismo sitio minorista, puesto que ya han confiado a Stripe su información de pago en el pasado.

Compatibilidad con sitios web y navegadores

Puede ser frustrante comprar por Internet desde un dispositivo nuevo o con el que no estás familiarizado, como un ordenador público o el teléfono de un socio. Para iniciar sesión correctamente, el cliente debe recordar la contraseña de la cuenta del minorista, pero cabe la posibilidad de que tenga que solicitar un correo electrónico para restablecerla durante el proceso, sobre todo si se trata de sitios en los que no suele comprar.

El proceso de compra en un clic acaba con estos quebraderos de cabeza, porque el cliente solo tiene que verificar su inicio de sesión con el procesador de pagos, y no con el minorista. Además, el proceso de compra en un clic de Stripe ofrece una opción de inicio de sesión simplificada, en la que el comprador solo tiene que introducir el correo electrónico asociado a su cuenta de Stripe y, después, se envía un mensaje de texto al dispositivo móvil del titular de la cuenta para que realice una verificación sencilla.

Los clientes no necesitan recordar las credenciales de inicio de sesión ni utilizar el mismo dispositivo para futuras compras, por lo que tienen la libertad de comprar desde cualquier sitio y lugar con menos complicaciones.

Pedidos más precisos

A las empresas le salen caros los errores en los pedidos, como introducir el número de la tarjeta de crédito incorrectamente o enviar un producto a una dirección que no existe. Con la solución de proceso de compra en un clic, la empresa tiene la garantía de que los datos de pago ya están registrados. De hecho, como los datos de la tarjeta ya se han utilizado correctamente al menos una vez, es probable que se autoricen para transacciones posteriores. Como el proceso de compra en un clic de Stripe se aloja externamente, hay menos riesgos de que se produzcan errores técnicos en el sitio web del minorista que impidan que el proceso de compra finalice con éxito.

Combatir los errores en el proceso de compra puede ser mucho más importante de lo que la mayoría de las empresas creen. En un informe de 2021 sobre las tendencias en los procesos de compra europeos, el 42 % de las principales empresas registraron tres o más errores en el proceso de compra relacionados con la introducción de los datos de la tarjeta o la visualización de errores de pago, el 61 % no ofreció a los clientes la opción de que la información se rellenara automáticamente y el 10 % no aceptó la conocida función «usar la dirección de facturación como dirección de envío». Las tendencias en los procesos de compra estadounidenses no fueron mucho mejores, ya que el 46 % de la principales empresas registraron tres o más problemas con la introducción de los datos de la tarjeta, el 36 % no pudo dar un formato a los números de tarjetas en bloques de cuatro dígitos para introducirlos con facilidad y el 77 % no permitió a los clientes guardar la información de pago para efectuar futuros pedidos. El proceso de compra en un clic elimina muchos de estos problemas y requiere cambios mínimos en el diseño del sitio por parte de las empresas.

Soporte para compras más pequeñas y más frecuentes

Los clientes a veces son reticentes a comprar un artículo pequeño, aunque sea lo único que necesitan en ese momento. Puede parecer más sencillo esperar hasta tener otro pedido más grande más adelante antes de molestarse en añadir el artículo al carrito y pagar. El proceso de compra en un clic lo pone más fácil para que los clientes duden menos a la hora de realizar compras más pequeñas.

Este proceso de compra también es ideal para los clientes que realizan un pedido grande y luego se dan cuenta de que han olvidado incluir un artículo. Basta con realizar un solo paso para añadir el artículo olvidado al carrito y pagar este segundo pedido más pequeño.

¿Cómo elegir una solución de proceso de compra en un clic?

Los comerciantes tienen muchas opciones para elegir un procesador de pagos rápido en un clic, pero no todos ofrecen las mismas ventajas.

Antes de elegir uno, hazte estas preguntas:

  • ¿El procesador de pagos permite personalizar el proceso de compra?
  • ¿La solución de un clic cuenta con el reconocimiento generalizado y la confianza de los clientes?
  • ¿La solución de proceso de compra permite comprar desde cualquier dispositivo, incluso cuando el cliente no ha iniciado sesión?
  • ¿Qué medidas de seguridad ofrece la solución de proceso de compra?

Los usuarios de Stripe pueden acceder a Link, que conecta perfectamente los datos del titular de la tarjeta con cualquier minorista que utilice Stripe. Gracias al reconocimiento generalizado de la marca y a la tecnología de vanguardia en seguridad para las transacciones con tarjeta, Stripe te ayuda a reforzar tu credibilidad como minorista, a reducir la tasa de abandono del carrito y a crear una experiencia fluida con el proceso de compra para tus clientes.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.