Introducción a los pagos con tarjeta

Payments
Payments

Acepta pagos por Internet y en persona desde cualquier rincón del mundo con una solución de pagos diseñada para todo tipo de negocios, desde startups en crecimiento hasta grandes empresas internacionales.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es un pago con tarjeta?
  3. ¿Qué tipos de pagos con tarjeta existen?
  4. ¿Cómo funcionan los pagos con tarjeta en un terminal de punto de venta o sistema POS?
  5. ¿Cómo funciona un pago con tarjeta por Internet?
  6. Ventajas de los pagos con tarjeta para los negocios
  7. ¿Cuánto les cuestan los pagos con tarjeta a las empresas?
  8. ¿Cuándo se cargan los pagos con tarjeta?
  9. ¿Qué sucede si una cuenta bancaria no dispone de fondos suficientes para realizar un pago con tarjeta?

En la actualidad, los pagos con tarjeta constituyen uno de los métodos de pago más populares. En el siguiente artículo exponemos los diferentes tipos de pagos con tarjeta, explicamos cómo funcionan y enumeramos qué ventajas ofrecen para clientes y empresas de todo tipo y tamaño.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es un pago con tarjeta?
  • ¿Qué tipos de pagos con tarjeta existen?
  • ¿Cómo funcionan los pagos con tarjeta en un terminal de punto de venta o sistema POS?
  • ¿Cómo funciona un pago con tarjeta por Internet?
  • Ventajas de los pagos con tarjeta para los negocios
  • ¿Cuánto le cuestan los pagos con tarjeta a las empresas?
  • ¿Cuándo se cargan los pagos con tarjeta?
  • ¿Qué sucede si una cuenta bancaria no dispone de fondos suficientes para realizar un pago con tarjeta?

¿Qué es un pago con tarjeta?

Los pagos con tarjeta representan una modalidad de pago sin efectivo que consiste en que los clientes abonen sus compras mediante una tarjeta de crédito o débito. Pueden hacerlo en un punto de venta (sistema POS) físico o bien por vía electrónica a través de Internet. El importe correspondiente se carga para cobrarlo directamente de la cuenta bancaria a su nombre. O bien, en caso de que utilicen una tarjeta de crédito, se carga en una fecha posterior. La mayoría de empresas aceptan esta clase de pagos porque son un método rápido y fácil, que acelera el proceso de compra.

¿Qué tipos de pagos con tarjeta existen?

Existen multitud de tipos de pagos con tarjeta distintos y todos ellos se ofrecen a la clientela mediante dos canales: un terminal de punto de venta físico (sistema POS) o por Internet. Una de las opciones preferidas por el público son las tarjetas de débito. Otra alternativa son las tarjetas de crédito, que cargan los pagos en la cuenta del cliente en una fecha posterior. Generalmente, suele ser a final de mes y además, es habitual que estas tarjetas incorporen otras ventajas, como puede ser un programa de recompensas por puntos.

Los pagos sin efectivo que se basan en la tecnología NFC también están ganando cada vez más terreno y fama. Con esa modalidad, el cliente no tiene más que tocar el lector con su tarjeta; el cargo se aplica automáticamente. También están viviendo un auge los pagos mediante dispositivos móviles, que se efectúan con la ayuda de un smartphone o un reloj inteligente. Encontrarás más información al respecto de los métodos de pago y la optimización de ingresos con Stripe aquí mismo.

¿Cómo funcionan los pagos con tarjeta en un terminal de punto de venta o sistema POS?

Para efectuar un pago con tarjeta a través de un sistema POS, el cliente inserta la tarjeta en el lector o la acerca a él. Entonces, el dispositivo lee la información que contiene la tarjeta y se la comunica al procesador de pagos. El procesador de pagos se ocupa de procesar la solicitud de la pasarela, autoriza la transacción y comprueba si el cliente dispone de fondos suficientes en la cuenta bancaria a su nombre. Si la transacción se aprueba, se efectúa la transferencia desde la cuenta del cliente a la cuenta del negocio. Este paso no suele tardar más que unos segundos.

¿Cómo funciona un pago con tarjeta por Internet?

Cualquier cliente puede emplear su tarjeta de débito o crédito también para pagar por Internet. Eso sí, es necesario que las tarjetas de débito estén equipadas con un distintivo complementario de un proveedor como Maestro o Visa. Las empresas necesitan disponer de una pasarela de pagos integrada que procese los pagos con tarjeta de crédito por Internet y comunique los datos de las transacciones al banco.

Lo que deben hacer los clientes es seleccionar la opción de pagar mediante tarjeta de crédito, introducir el número de tarjeta de crédito, su fecha de caducidad y el número de verificación, antes de confirmar finalmente el pago. Desde la aparición del proceso 3D Secure (3DS) en 2021 (un estándar de seguridad para los pagos con tarjeta hechos en Internet), el último trámite del proceso obliga a los clientes a verificar el pago: pueden hacerlo introduciendo un número TAN (número de transacción), una contraseña o con la ayuda de su aplicación o huella digital. Depende de cada banco elegir uno u otro método. Tras una comprobación breve por parte de la pasarela, el proceso de pago concluye. Gracias a este paso, los pagos con tarjeta de crédito por Internet ahora son todavía más seguros.

Ventajas de los pagos con tarjeta para los negocios

Los pagos con tarjeta no solo son más prácticos para la clientela, sino que también les facilitan la vida a los negocios, porque son más sencillos de procesar. Son rápidos, eficientes y fiables, así que permiten atender a más clientes.

Los pagos con tarjeta también son más seguros: suprimen el riesgo de operar con billetes falsificados y el riesgo de atracos o robos de metálico, ya que todas las transacciones se procesan por vía electrónica. Además, todas las transacciones con tarjetas se cifran, así que están a salvo de intentos de manipulación por terceros. Los sistemas de pago con tarjeta están dotados de software de detección del fraude y protegen al negocio frente a intentos de transacciones fraudulentas. Asimismo, las empresas tienen la oportunidad de aumentar sus ingresos, porque la clientela tiende a gastar más en sus compras cuando paga con tarjeta.

Una de las ventajas que más destaca es que los importes se cargan y retiran de la tarjeta inmediatamente, con lo cual la empresa recibe el dinero muy rápido. Además, los sistemas de pago con tarjeta pueden proporcionar información sobre los hábitos del público. Recopilando esos datos, los negocios pueden conocer mejor y analizar los hábitos de compra, hasta determinar qué productos se consumen más habitualmente o qué ubicación es la más apreciada entre su clientela. Sabiendo todo eso, pueden corregir la estrategia de marketing o desarrollar nuevos productos a la medida de los gustos del público.

¿Cuánto les cuestan los pagos con tarjeta a las empresas?

Los costes exactos que deben afrontar las empresas dependen de diversos factores, como el proveedor de servicios de pago y el volumen de ventas.

Puede que deban asumir costes puntuales iniciales derivados de la instalación del lector de tarjetas, imprescindible para aceptar pagos en un sistema POS. Los precios de los lectores varían según el modelo y el fabricante, pero suelen oscilar entre los 50 y los 500 euros. También es posible que el proveedor aplique una tarifa mensual o anual. Las comisiones varían de un proveedor a otro, así que merece la pena compararlas.

Las comisiones de transacciones (o sea, los cargos que debe abonar una empresa cuando procesa el pago de un cliente) son otro factor de peso. También hay comisiones por usar las tarjetas de los distintos proveedores para realizar transacciones, que van del 1 al 3 %. Cada proveedor impone unas tarifas y unos desgloses específicos. Por tanto, si quieres cerciorarte de cuáles serían los costes fijos y variables para tu empresa, tendrás que consultar por adelantado.

¿Cuándo se cargan los pagos con tarjeta?

¿Cuánto tiempo tarda en efectuarse el abono de un pago? Pues depende del tipo de tarjeta (de crédito o débito, por ejemplo) y del sistema de pagos de la empresa. En líneas generales, en el caso de las tarjetas giro (de débito), puede tardar entre un puñado de minutos o demorarse hasta el siguiente día hábil como muy tarde. Pero en el caso de los pagos con tarjeta de crédito, tarda entre uno y varios días hábiles.

Hay unos cuantos factores más que repercuten sobre el tiempo necesario para que se abone un pago con tarjeta. Por ejemplo, si se opera con importes muy elevados o con transacciones internacionales, el plazo hasta que el dinero llega a la cuenta de la empresa suele dilatarse. Si el pago se efectúa en un festivo nacional o el día inmediatamente anterior o posterior, este detalle podría retrasar el cargo.

¿Qué sucede si una cuenta bancaria no dispone de fondos suficientes para realizar un pago con tarjeta?

Si un cliente desea pagar en un sistema POS con una tarjeta pero carece de fondos suficientes en su cuenta bancaria, el pago se rechazará automáticamente. El proceso genera una conexión electrónica con el banco del cliente y comprueba en segundos si su cuenta alberga fondos suficientes. Si el saldo disponible no alcanza para cubrir el pago, se rechaza la operación automáticamente. Esta medida protege a las empresas frente a incumplimientos de pago. En este caso, el cliente tendrá que recurrir a otro método para pagar, como usar efectivo, por ejemplo. También es válido para los pedidos por Internet, porque el proveedor de servicios de pago rechazará automáticamente la transacción si el cliente no tiene fondos suficientes disponibles.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.