Facturación anual y mensual: cómo elegir el mejor modelo para tu empresa

Billing
Billing

Stripe Billing te permite cobrar y gestionar a los clientes como quieras: desde los cobros recurrentes hasta los basados en el consumo y los contratos negociados.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es la facturación mensual?
  3. ¿Qué es la facturación anual?
  4. Ventajas e inconvenientes de la facturación mensual y la anual
    1. Facturación mensual
    2. Facturación anual
  5. ¿Qué tipos de empresas usan la facturación mensual y la anual?
    1. Empresas que suelen usar la facturación mensual
    2. Empresas que suelen usar la facturación anual
  6. Cómo decidir entre la facturación mensual y anual de las suscripciones
    1. Conoce a tu base de clientes
    2. Analiza tu producto o servicio
    3. Evalúa las implicaciones financieras
    4. Identifica la competencia y el posicionamiento del mercado
    5. Analiza las funcionalidades operativas
    6. Implementa pruebas y comentarios
    7. Ofrece flexibilidad y adaptabilidad

Elegir entre la facturación anual y la mensual es una decisión importante para las empresas, sobre todo para las que estén en el mercado de las suscripciones. Se espera que el e-commerce de las suscripciones genere más de 38.000 millones de dólares en ingresos en 2023, por lo que es fundamental que elijas el modelo adecuado para tu empresa. Sin embargo, para hacer esta elección no solo hay que pensar en la estructura de precios, ya que esta decisión puede influir en la relación de la empresa con los clientes, la estabilidad de los ingresos y el posicionamiento del mercado.

Para las empresas, decantarse por un ciclo de facturación anual puede implicar una fuente de ingresos más fiable, ya que asegurar un compromiso más prolongado de los clientes puede ayudar con la planificación financiera y la elaboración de presupuestos. Asimismo, este modelo puede fomentar la fidelidad de los clientes, puesto que ofrecer un ciclo de facturación más largo favorece tener relaciones más duraderas. Sin embargo, también tiene sus riesgos (sobre todo a la hora de adquirir clientes), ya que un coste inicial más elevado puede suponer una barrera para algunos clientes.

En cambio, la facturación mensual ofrece una mayor flexibilidad a los clientes, lo que puede parecer un aspecto convincente y ayudar a atraer a una mayor base de clientes. Este enfoque puede encajar bien con aquellos clientes que prefieran pagar costes iniciales más bajos y poder cancelar la suscripción sin que eso les suponga consecuencias financieras importantes. Si bien esto puede implicar una fuente de ingresos más imprevisible para la empresa, es un sacrificio que puede dar lugar a una base de clientes más amplia y, posiblemente, a mayores ingresos a largo plazo gracias al volumen de venta.

A continuación resumimos los aspectos y consideraciones básicos que deben tener presentes las empresas a la hora de decidir el tipo de calendario de facturación que ofrecer a los clientes.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es la facturación mensual?
  • ¿Qué es la facturación anual?
  • Ventajas e inconvenientes de la facturación mensual y la anual
  • ¿Qué tipos de empresas usan la facturación mensual y la anual?
  • Cómo decidir entre la facturación mensual y anual de las suscripciones

¿Qué es la facturación mensual?

La facturación mensual es un modelo de pago en que las empresas cobran los productos o servicios cada mes a los clientes. En este modelo, las empresas cobran a los clientes una cuota fija el mismo día de cada mes, lo que ofrece un calendario de pagos previsible y constante a los clientes, y una fuente de ingresos estable a las empresas.

¿Qué es la facturación anual?

La facturación anual es un modelo de pago en que las empresas cobran a los clientes una vez al año por sus suscripciones a servicios o productos. En este caso, el cliente paga un año de servicio por adelantado en una fecha que suele coincidir con el inicio del período de suscripción.

Ventajas e inconvenientes de la facturación mensual y la anual

Elegir un modelo de facturación mensual o anual repercute considerablemente en las empresas y los clientes, ya que cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes.

Facturación mensual

Ventajas

  • Menor barrera de entrada para los clientes: el coste inicial más bajo que supone la facturación mensual reduce la barrera de registro de los clientes, sobre todo de aquellos que son muy prudentes a la hora de comprometerse a pagar una gran cantidad de dinero de una vez.

  • Mayor flexibilidad: los clientes aprecian tener la flexibilidad de cancelar o cambiar la suscripción sin estar atados a un compromiso prolongado. Este aspecto resulta especialmente atractivo en sectores que cambian rápido, donde los clientes quizá quieran cambiar de servicios con frecuencia.

  • Comunicación regular: al interactuar cada mes con los clientes, las empresas tienen más oportunidades de entablar relaciones estrechas.

  • Flujo de caja regular: si bien los pagos mensuales individuales son más pequeños que los de la facturación anual, estos pagos mensuales garantizan un flujo de caja regular y previsible a lo largo del año.

Inconvenientes

  • Mayores costes administrativos: procesar pagos cada mes puede suponer mayores costes transaccionales y administrativos.

  • Fuente de ingresos imprevisible. los clientes que pagan cada mes pueden cancelar la suscripción en cualquier momento, lo que hace que esta sea una fuente de ingresos menos previsible.

  • Mayor tasa de abandono: la facturación mensual puede dar lugar a tasas de abandono más elevadas, ya que los clientes no tienen ningún compromiso a largo plazo y pueden cancelar el servicio con facilidad.

Facturación anual

Ventajas

  • Mejor gestión del flujo de caja: recibir el pago por todo un año al inicio del ciclo de facturación proporciona a las empresas un dinero que puede ayudar a gestionar el flujo de caja.

  • Compromiso de los clientes: las suscripciones anuales pueden dar lugar a una base de clientes más comprometida, ya que usa el servicio durante más tiempo antes de poder cancelarlo.

  • Menos costes administrativos: tener una facturación menos frecuente reduce las tareas y los costes transaccionales y administrativos.

  • Incentivos de descuento: las empresas pueden ofrecer descuentos por las suscripciones anuales que pueden atraer a más clientes.

Inconvenientes

  • Mayor coste inicial para los clientes: el coste inmediato puede ser una barrera para algunos clientes, sobre todo en el caso de servicios con precios más elevados.

  • Exigencia de un mayor compromiso: los clientes pueden dudar a la hora de comprometerse a pagar por todo un año, sobre todo si son usuarios nuevos o si hay mucha competencia en el mercado.

  • Reconocimiento de ingresos: desde el punto de vista de la contabilidad, las empresas deben reconocer los ingresos de las suscripciones anuales a lo largo de todo el año, lo que puede afectar a la elaboración de informes financieros.

  • Dificultades para retener a clientes: cuando llegue el momento en que los clientes deban renovar la suscripción anual, las empresas podrían encontrarse con dificultades para convencerlos de que lo hagan, sobre todo si el servicio no ha satisfecho sus expectativas.

Conclusión: la facturación mensual ofrece flexibilidad y precios más bajos a los clientes, pero supone costes administrativos más elevados y puede implicar tasas de abandono más altas. En cambio, la facturación anual asegura un compromiso de los clientes y unos ingresos iniciales más significativos, pero puede disuadir a algunos clientes debido a su coste inicial más elevado y ese compromiso a largo plazo. Decantarse por un modelo u otro dependerá de la naturaleza de la empresa, las preferencias de los clientes y la dinámica general del mercado.

¿Qué tipos de empresas usan la facturación mensual y la anual?

La elección entre la facturación mensual y la anual suele depender de la naturaleza de la empresa, el sector en el que opere y las preferencias de su base de clientes objetivo.

Empresas que suelen usar la facturación mensual

  • Servicios de streaming: la facturación mensual es habitual en servicios de streaming como Netflix y Spotify. Este modelo atrae a clientes que no quieren comprometerse financieramente a largo plazo, ya que hay una gran cantidad de productos de la competencia.

  • Software como Servicio (SaaS): muchas empresas de SaaS, sobre todo las que se dirigen a profesionales individuales o pequeñas empresas, prefieren la facturación mensual. Este método reduce la barrera de entrada y ofrece mayor flexibilidad.

  • Telecomunicaciones: los proveedores de servicios de telefonía móvil e Internet usan planes mensuales porque se adaptan bien a la continuidad del servicio y a las expectativas que tienen los clientes de hacer pagos periódicos con importes razonables.

  • Cajas de suscripción y paquetes de comida: estos servicios, que ofrecen una entrega periódica de bienes como alimentos o productos de estilo de vida, suelen utilizar un modelo de facturación mensual, ya que va acorde con la naturaleza continua y recurrente del servicio.

  • Gimnasios y centros de fitness: los abonos mensuales son habituales en este sector porque se adaptan a las personas que prefieren tener la flexibilidad de cambiar o cancelar el abono sin haberse comprometido a tenerlo durante un año.

Empresas que suelen usar la facturación anual

  • Proveedores de software empresarial: las empresas que ofrecen soluciones de software a grandes empresas o sociedades suelen utilizar la facturación anual. En general, sus clientes prefieren contratos anuales por temas de elaboración de presupuestos y planificación financiera.

  • Asociaciones y abonos profesionales: las organizaciones de socios (como las de comerciantes y los clubs) suelen utilizar la facturación anual. Normalmente, los miembros se comprometen durante un año para beneficiarse de un desarrollo profesional, una red de contactos y unos recursos continuos.

  • Servicios de noticias y contenido prémium: algunas publicaciones y servicios de investigación en línea ofrecen suscripciones anuales dirigidas a clientes que valoran ese contenido y están dispuestos a comprometerse a largo plazo.

  • Plataformas educativas y de formación: las plataformas que proporcionan cursos o desarrollo profesional suelen usar la facturación anual, sobre todo si se trata de programas de formación exhaustivos o continuados.

  • Servicios informáticos y de soporte gestionados: en las empresas que ofrecen servicios gestionados o de soporte informático, los contratos anuales son habituales. Este método proporciona estabilidad a las empresas y asegura un compromiso con el servicio a largo plazo.

En general, las empresas con servicios más centrados en los clientes, flexibles o que se actualizan con frecuencia prefieren la facturación mensual. En cambio, las empresas que proporcionan servicios más completos, de mayor valor o B2B (y que, por lo tanto, tienen clientes dispuestos a comprometerse a largo plazo por ese mayor valor percibido) se decantan por la facturación anual.

Cómo decidir entre la facturación mensual y anual de las suscripciones

Decidir si vas a facturar las suscripciones de forma mensual o anual implica prestar especial atención a varios factores relacionados con el modelo de negocio, las preferencias de los clientes y la dinámica del mercado. Las empresas pueden seguir estos pasos para tomar esta decisión:

Conoce a tu base de clientes

  • Datos demográficos y preferencias: ten presentes los hábitos y las preferencias financieros de tu público objetivo. ¿Son particulares o empresas? ¿Es probable que prefieran unos costes iniciales más bajos (y, por lo tanto, la facturación mensual) o que valoren los compromisos a largo plazo que puedan suponerles ahorros (y, por lo tanto, la facturación anual)?

  • Tolerancia al riesgo: analiza la tolerancia que tienen tus clientes al riesgo. La facturación mensual puede resultar más atractiva en sectores donde los clientes prefieren no hacer compromisos financieros prolongados, sobre todo si son usuarios nuevos y no conocen bien el servicio o producto.

Analiza tu producto o servicio

  • Propuesta de valor: piensa en cómo usan los clientes tu producto o servicio. ¿Los clientes lo van a utilizar regularmente a lo largo del año o su valor va disminuyendo con el paso del tiempo?

  • Frecuencia de actualización: si prestas servicios de software o contenido, piensa en la frecuencia con la que los actualizas o les añades nuevas funciones. Si lo haces a menudo, quizá un plan mensual sea más atractivo para los clientes.

Evalúa las implicaciones financieras

  • Necesidades del flujo de caja: evalúa los requisitos de flujo de caja de tu empresa. La facturación anual puede proporcionar un dinero que puede ser fundamental para financiar operaciones o el crecimiento de tu negocio.

  • Reconocimiento de ingresos: comprende las implicaciones que tendría cada modelo en tus informes financieros. Con la facturación anual, las empresas deben reconocer los ingresos a lo largo del período de suscripción, lo que puede afectar a los estados financieros.

Identifica la competencia y el posicionamiento del mercado

  • Análisis de la competencia: averigua lo que está haciendo la competencia. Igualar o contrarrestar sus estrategias de facturación puede ser un buen punto de partida.

  • Diferenciación: decide si tu modelo de facturación puede ser un rasgo distintivo. Por ejemplo, ofrecer un plan mensual cuando la competencia solo ofrece planes anuales podría atraer a un segmento de mercado diferente.

Analiza las funcionalidades operativas

  • Facturación y administración: analiza tu capacidad de gestionar el proceso de facturación. La facturación mensual exige que envíes facturas con más frecuencia y que haya más interacciones con el servicio de atención al cliente.

  • Infraestructura tecnológica: asegúrate de que tus sistemas puedan encargarse bien del modelo de facturación, sobre todo en lo que respecta a la gestión de pagos recurrentes y cuentas de clientes.

Implementa pruebas y comentarios

  • Programas piloto: considera la posibilidad de llevar a cabo programas piloto con ambos modelos de facturación para evaluar la respuesta y las preferencias de los clientes.

  • Comentarios de clientes: recopila comentarios de tus clientes sobre sus modelos de facturación favoritos y los motivos por los que los prefieren.

Ofrece flexibilidad y adaptabilidad

  • Modelos híbridos: no descartes la posibilidad de ofrecer ambas opciones. Un modelo híbrido puede satisfacer una mayor variedad de preferencias de clientes.

  • Revisa y adapta: revisa el rendimiento de los modelos de facturación que hayas elegido y prepárate para adaptarlos en función de los cambios que haya en las necesidades de los clientes y las condiciones del mercado.

En última instancia, la decisión entre la facturación anual y la mensual debería mantener el equilibrio entre lo que resulte solvente para tu empresa y lo que tenga sentido para tus clientes. Hacer un estudio de mercado exhaustivo, analizar los datos de los clientes y comprender las capacidades financieras y operativas de tu empresa son aspectos fundamentales para tomar una decisión bien sopesada.

Obtén más información sobre la capacidad que tiene Stripe de admitir diferentes calendarios de facturación y lo que puede ofrecer a los clientes.

The content in this article is for general information and education purposes only and should not be construed as legal or tax advice. Stripe does not warrant or guarantee the accurateness, completeness, adequacy, or currency of the information in the article. You should seek the advice of a competent attorney or accountant licensed to practice in your jurisdiction for advice on your particular situation.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.