El capital social de las empresas GmbH en Alemania

  1. Introducción
  2. ¿Qué es el capital social de una GmbH?
  3. ¿Cuál es el capital social mínimo obligatorio para fundar una GmbH?
    1. ¿Cuánto hay que depositar en primera instancia?
  4. ¿Qué distintas formas puede adoptar el capital social?
  5. ¿Cómo se puede depositar el capital social?
  6. La obligación de conservar el capital social: ¿está permitido utilizar ese capital?
  7. ¿Qué alternativas hay al capital social?
    1. Alternativas a una GmbH auténtica
  8. ¿Cómo figura el capital social en el balance?
  9. ¿Qué sucede con el capital social cuando se disuelve una GmbH?

En Alemania, el capital social constituye la espina dorsal de una empresa GmbH (una sociedad de responsabilidad limitada) y sirve como base financiera para todas sus actividades empresariales. Se trata de uno de los conceptos esenciales de la legislación mercantil y cumple un papel crucial a la hora de establecer, gestionar e incluso disolver una sociedad de tipo GmbH. Este artículo explica cuáles son los requisitos legales relacionados y aborda aspectos importantes sobre el capital social en las empresas GmbH en Alemania.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es el capital social de una GmbH?
  • ¿Cuál es el capital social mínimo obligatorio para fundar una GmbH?
  • ¿Qué distintas formas puede adoptar el capital social?
  • ¿Cómo se puede depositar el capital social?
  • La obligación de conservar el capital social: ¿está permitido utilizar ese capital?
  • ¿Qué alternativas hay al capital social?
  • ¿Cómo figura el capital social en el balance?
  • ¿Qué sucede con el capital social cuando se disuelve una GmbH?

¿Qué es el capital social de una GmbH?

El capital social de una empresa del tipo GmbH es el capital inicial que deben depositar los socios o accionistas cuando se funda la compañía. Constituye la base financiera y los activos recuperables de la GmbH.

En caso de insolvencia, el capital social sirve de protección para los acreedores de la sociedad GmbH. Por lo tanto, representa una seguridad para los accionistas del negocio, pero también para sus clientes y proveedores. Se puede depositar en efectivo, a través de contribuciones en especie e incluso en forma de cuentas por cobrar. El capital social se deposita en una cuenta especial, de cuya gestión se hará cargo un notario, quien además da validez al acta de constitución de la sociedad.

¿Cuál es el capital social mínimo obligatorio para fundar una GmbH?

La legislación es la que dicta cuál es el capital social necesario para fundar una sociedad de tipo GmbH en Alemania. Según la sección 5, apartado 1 de la Ley sobre Sociedades de responsabilidad limitada (GmbHG), el capital social debe ascender, como mínimo, a 25.000 €. No es obligatorio reunirlo por completo en el momento de la formación. De hecho, una porción del capital social puede servir de reserva para futuras inversiones o como depósito de garantía para las actividades de la empresa. Sin embargo, sí es imprescindible depositar una suma mínima de 12.500 € en el momento de constituir la empresa.

El importe del capital social influye sobre la responsabilidad de los socios o accionistas. Puesto que la sociedad GmbH es una entidad jurídica, por regla general, la responsabilidad de sus socios o accionistas no puede ir más allá de sus contribuciones. O sea, que normalmente, el patrimonio personal de esas personas no se verá afectado si la empresa cae en bancarrota.

¿Cuánto hay que depositar en primera instancia?

Al fundar una GmbH hay que tener en cuenta una larga serie de aspectos legales, como el montante del capital social que es obligatorio depositar, entre otros detalles. Cuando se funde la GmbH, se debe pagar el capital social correspondiente mediante depósitos en efectivo o contribuciones en especie. No olvides que es imprescindible depositar un mínimo de 12.500 € de inmediato. El resto se puede abonar durante los cinco años siguientes a la fundación de la GmbH. Si no se deposita inmediatamente el capital social mínimo imprescindible, se considerará que la responsabilidad personal por el importe que falte corresponde a los accionistas o socios. Es decir, que si la GmbH se declarase en bancarrota, se podría echar mano de su patrimonio personal para satisfacer las deudas pendientes.

Incumplir las obligaciones sobre estos depósitos pueden conllevar consecuencias muy graves. Por ejemplo, existe el peligro de que esa GmbH sea considerada una «empresa ficticia». A su vez, eso implicaría que sus accionistas o socios deberían hacerse cargo del pasivo de la empresa. Y las deudas pendientes deberían satisfacerse con los activos personales de socios y accionistas, sin limitaciones. En resumidas cuentas: a la hora de fundar una GmbH, es fundamental que los socios fundadores se tomen en serio la obligación de depositar el capital social. Deben cumplir sus obligaciones legales para evitar riesgos jurídicos y garantizar que el negocio funcione sobre unos cimientos financieros sólidos.

¿Qué distintas formas puede adoptar el capital social?

Cuando se funda una GmbH en Alemania, es importante saber que el capital social puede adoptar distintas formas. Es posible elegir diversos medios para esta contribución, como dinero en efectivo, maquinaria, propiedades inmobiliarias u otros activos, lo que aporta flexibilidad para los socios. Hay que añadir que también permite adaptar la base financiera del negocio a la medida de las circunstancias individuales.

Veamos ahora un resumen de las posibles formas del capital social:

  • Efectivo: es el modo más habitual de realizar el depósito de capital social, para lo cual los socios o accionistas aportan la suma acordada en metálico. El depósito se efectúa en una cuenta especial que se administra específicamente para la GmbH. Esta reserva de liquidez permanece a disposición inmediata de la GmbH, que la puede destinar a cubrir inversiones, costes de explotación y otros gastos.

  • Contribuciones en especie: además del dinero en efectivo, también se pueden aportar contribuciones en especie, en forma de distintos activos, como maquinaria y bienes de equipo, vehículos, equipamientos de oficina e incluso activos intangibles como patentes o marcas comerciales. Normalmente, un experto o perito se encarga de evaluar el valor de esas contribuciones, que deben respetar los requisitos legales.

  • Propiedades inmobiliarias: otra manera de contribuir al capital social son las propiedades inmobiliarias, como fincas y terrenos, edificios u otras propiedades. También en este caso es necesario que un especialista evalúe la aportación para determinar cuál es el valor de esas propiedades para la GmbH.

  • Cuentas por cobrar: además del dinero en efectivo, las contribuciones en especie y las propiedades inmobiliarias, también las cuentas por cobrar (por parte de terceros) pueden servir como depósito. Podría ser el caso si la GmbH ya ha prestado servicios antes de su propia fundación y el cobro sigue pendiente. Una vez más, es necesario evaluar el valor de las cuentas por cobrar, para determinar qué valor representan para la GmbH.

¿Cómo se puede depositar el capital social?

El capital social debe depositarse de una forma específica, que respete las disposiciones legales. El método más habitual es el depósito en efectivo, cuando los socios transfieren el importe acordado a una cuenta bancaria especial de la GmbH. Lo habitual es que esa cuenta la abra un notario, encargado también de certificar el acta de constitución de la sociedad GmbH. Si se quiere aportar capital social a la GmbH en forma de contribución en especie, propiedades inmobiliarias o cuentas por cobrar, habrá que solicitar que un especialista evalúe el valor de esas contribuciones y se deben cumplir siempre los requisitos legales.

El capital social se deposita siempre bajo la supervisión de un notario, que comprueba los depósitos y se asegura de que no se incumpla ninguna obligación legal. Entre sus deberes también figura certificar el acta de constitución de la sociedad GmbH y desempeña un papel clave para garantizar que todo el proceso cumpla la ley.

La obligación de conservar el capital social: ¿está permitido utilizar ese capital?

La obligación de conservar el capital social supone un requisito legal fundamental para las GmbH en Alemania, porque sirve para proteger a los acreedores y afianzar la estabilidad financiera del negocio. El capital social no está inmovilizado: se puede usar, pero bajo unas reglas muy estrictas, cuyo fin es garantizar que la GmbH cumple sus obligaciones legales y trabaja con una base financiera sólida. Según la Ley de Sociedades de responsabilidad limitada, los socios tienen que asegurarse de que el capital social de la GmbH se conserve de manera permanente.

Y esa misma obligación afecta así a los posibles usos del capital:

  • Limitación de la responsabilidad: en caso de insolvencia, el capital social protege a los acreedores de la GmbH. Al abstenerse de utilizar el capital social para fines personales, los socios de la empresa garantizan que la responsabilidad se limita al patrimonio de la empresa y por tanto, su patrimonio personal está fuera de peligro.

  • Sin reparto entre los socios: el capital social no es fácil de repartir ni devolver a los socios, salvo en el contexto de un reparto de beneficios bien organizado, acorde con las disposiciones jurídicas y los requisitos de la sociedad.

  • Imposibilidad para utilizarlo en operaciones empresariales: la finalidad del capital social no es dedicarlo a operaciones empresariales habituales de la GmbH, sino servir como garantía para los acreedores. Por eso no se contempla que la GmbH emplee su capital social para acometer inversiones o cubrir gastos de explotación. Para tales fines debe recurrir a sus propios activos o a capital en préstamo.

  • Cumplimiento de la normativa sobre la conservación del capital: los socios tienen el deber de impedir que el capital social caiga por debajo del importe mínimo que estipule la ley aunque la empresa afronte pérdidas o repartos de beneficios. De lo contrario, surgirá el riesgo de asumir la responsabilidad personal sobre posibles pérdidas.

¿Qué alternativas hay al capital social?

En términos literales, para una GmbH genuina no existe ninguna alternativa directa al capital social, dado que se trata de un ingrediente esencial de esta forma jurídica: el capital social mínimo es un requisito legal.

Sin embargo, sí hay maneras de reforzar la base financiera de una GmbH o de recaudar más fondos:

  • Ampliación de capital: la GmbH puede ampliar su capital social mediante contribuciones adicionales de sus socios o accionistas. Este método consolida la estabilidad financiera del negocio y aporta más fondos para destinarlos a fines de inversión y expansión.

  • Provisión de reservas: en lugar de ampliar el capital social, la GmbH puede optar por retener los beneficios y convertirlos en reservas dentro de su balance. Esta provisión de fondos constituye una reserva financiera que se puede usar para inversiones o para compensar pérdidas cuando sea necesario.

  • Capital adeudado: al igual que sucede con el capital social, en una GmbH también se puede recaudar capital externo por medio de préstamos, sean de bancos o de otras instituciones financieras. Este método permite reunir más fondos sin aumentar la participación de los socios y accionistas.

  • Financiación mediante la emisión de acciones: la GmbH también puede elegir financiarse vendiendo acciones o participaciones en el negocio a inversores externos. Esta modalidad de financiación resulta especialmente útil para grandes planes de expansión o gastos de inversión.

  • Cooperaciones y negocios conjuntos: existe la posibilidad de que la GmbH contemple conseguir más financiación mediante cooperaciones o negocios conjuntos con otras empresas. Colaborar con otras compañías permite compartir costes y riesgos, así como explotar nuevas oportunidades de negocio.

Alternativas a una GmbH auténtica

Hay diversas alternativas a la sociedad GmbH clásica, en particular para fundadores que dispongan de un capital inicial limitado. Es decir, que sí existen alternativas al capital social. Una opción con buenas perspectivas son las llamadas mini-GmbH, también denominadas «proyecto de emprendimiento (con responsabilidad limitada)» o «UG».

Una mini-GmbH o UG es una forma especial de GmbH, cuya finalidad es ponerles las cosas más fáciles a quienes quieren entrar en el mundo de los negocios con un capital inicial muy reducido. A diferencia de las GmbH clásicas, para fundar una UG no es obligatorio reunir un capital social mínimo de 25.000 €, sino que es suficiente con 1 €.

Estas son las ventajas de la mini-GmbH:

  • Capital inicial más bajo: dado que una UG se puede fundar a partir de un capital social de tan solo 1 €, es ideal para quienes cuentan con recursos financieros muy modestos pero quieren crear una empresa.

  • Flexibilidad: tras fundar la UG, el capital social se puede incrementar gradualmente hasta alcanzar el mínimo de 25.000 € y, al llegar a ese punto, se puede transformar en una GmbH clásica.

  • Limitación de la responsabilidad: al igual que ocurre con las GmbH, cuando los socios de una UG asumen la responsabilidad esta tan solo afecta al patrimonio de la empresa, que no se extiende a su patrimonio personal.

A pesar de que las barreras de acceso son mínimas, fundar una UG está condicionado por ciertas restricciones, ya que generalmente se considera una entidad menos formal que una GmbH clásica. Podría afectar a las relaciones con otras empresas, por ejemplo. Además, es crucial cuidar la planificación financiera a largo plazo si se baraja la opción de ampliar gradualmente el capital social hasta convertir la UG en una GmbH.

¿Cómo figura el capital social en el balance?

Dentro del balance de una GmbH, el capital social es un elemento esencial, que refleja la base financiera de la empresa y figura encuadrado en su patrimonio. Dentro del capital propio, el capital social se suele indicar como un elemento separado, para subrayar su importancia, porque representa los cimientos financieros del negocio.

Cuando se funda una GmbH, el capital social se contabiliza en el Debe, dentro del activo del balance. ¿Por qué? Pues porque ese capital es un activo que pertenece a la empresa. Al mismo tiempo, se contabiliza en el Haber, dentro del pasivo de ese mismo balance. Así es como se anotan las aportaciones que han realizado los socios.

Si se produjese una ampliación de capital, el capital adicional que se contribuya también debe constar en el lado del activo del balance, en el Debe y se contabiliza en el Haber, dentro del pasivo de ese mismo balance, para dejar constancia de las aportaciones que hayan realizado los socios. Como consecuencia, el capital social aumenta.

¿Qué sucede con el capital social cuando se disuelve una GmbH?

Disolver una GmbH es un paso clave, que implica diversos aspectos jurídicos y financieros.

Cuando se disuelve una GmbH, lo más corriente es que, en primer lugar, se liquide el negocio: se venden los activos, se pagan las deudas pendientes y las ganancias de esa liquidación se distribuyen entre socios y accionistas. Durante todo este proceso, el capital social permanece completamente al margen, ya que sigue cumpliendo su papel como garantía para los acreedores.

Una vez concluida la liquidación y satisfechas todas las obligaciones, el capital social restante se puede devolver a los socios. Normalmente, esa devolución se efectúa de acuerdo con la estructura de participación. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el capital social no se puede devolver hasta haber finalizado la liquidación de la empresa y haber cumplido todas las obligaciones pendientes.

Si quieres información más detallada y te interesan nuestros artículos sobre cómo crear una empresa, acude al portal de recursos de Stripe. Si buscas apoyo profesional para tus procesos financieros, regístrate hoy mismo en Stripe.

¿A punto para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.