Depreciación: cómo pueden depreciar correctamente las empresas en Alemania

Tax
Tax

Stripe Tax te permite calcular, cobrar y declarar impuestos sobre pagos internacionales con una sola integración. Ten en claro dónde tienes que registrarte, cobra automáticamente el importe correcto de impuestos y accede a los informes que necesitas para presentar declaraciones.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es la depreciación?
  3. ¿Qué activos pueden depreciarse?
  4. ¿Qué es la depreciación lineal?
  5. ¿Qué es la depreciación de saldos decrecientes?
    1. ¿Es posible cambiar de método de depreciación?
  6. ¿Qué otras formas de depreciación existen?
  7. ¿Cómo se calcula la depreciación?

Los autónomos, propietarios de empresas y trabajadores por cuenta propia son responsables de llevar una contabilidad adecuada de sus negocios. Es importante considerar la depreciación de activos fijos como un factor significativo a la hora de planificar y gestionar las finanzas. En este artículo, explicaremos qué es la depreciación y qué activos pueden depreciarse. Asimismo, examinaremos los distintos métodos de depreciación y explicaremos cómo calcularla.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es la depreciación?
  • ¿Qué activos pueden depreciarse?
  • ¿Qué es la depreciación lineal?
  • ¿Qué es la depreciación de saldos decrecientes?
  • ¿Qué otras formas de depreciación existen?
  • ¿Cómo se calcula la depreciación?

¿Qué es la depreciación?

En Alemania, la depreciación se conoce como AfA (abreviatura de «Absetzung für Abnutzung» o «deducción por desgaste»). La AfA, o depreciación, es un instrumento importante en el ámbito de la legislación fiscal y se utiliza para calcular diversos tipos de ingresos y devoluciones. Las empresas y los autónomos pueden utilizar el concepto de depreciación para deducir de sus impuestos los costosos gastos de adquisición durante un periodo prolongado de tiempo. El artículo 7 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (EStG) establece que los costes de adquisición y producción de un activo pueden distribuirse a lo largo de su vida útil, siempre que se prevea que la empresa utilizará el activo durante más de un año. Los costes de estos elementos —también denominados «activos fijos»— no son, por tanto, deducibles fiscalmente en su totalidad de una sola vez, sino que se tienen en cuenta en incrementos anuales. Con este método, el activo se «anula» en el balance fiscal. Esto se debe al desgaste natural de todo activo, que conduce a una pérdida gradual de valor con el paso del tiempo.

Las empresas pueden utilizar la depreciación para reducir sus beneficios gravables y, de ese modo, disminuir su carga fiscal. Esto puede dar lugar a una mayor liquidez. Por lo tanto, es importante reconocer qué activos pueden deducirse, durante qué intervalo de tiempo y mediante qué método.

¿Qué activos pueden depreciarse?

Los activos adquiridos o fabricados deben cumplir cuatro condiciones para que se puedan depreciar: en primer lugar, deben superar un límite mínimo de coste (véase la sección sobre métodos de depreciación). En segundo lugar, deben ayudar a la empresa a generar beneficios. En tercer lugar, su vida útil debe ser superior a un año. Y, por último, deben perder valor con el tiempo debido al desgaste. Tres tipos de activos cumplen estas condiciones:

  • Activos materiales, muebles, depreciables: se incluyen, entre otros, los equipos y sistemas operativos conectados permanentemente al suelo, así como máquinas, herramientas, equipos empresariales, sistemas informáticos y vehículos.

  • Activos materiales, inmuebles, depreciables: esto incluye edificios (así como partes independientes de edificios) e instalaciones exteriores, como accesos por carretera, recintos, fortificaciones de patios o vallas en la propiedad de una empresa. El terreno debe indicarse por separado de los edificios e instalaciones exteriores que contenga. El motivo es que el terreno no se considera sujeto a desgaste y, por tanto, no puede depreciarse.

  • Activos inmateriales, depreciables: se trata de objetos no físicos en forma de derechos y valores. Esto incluye, entre otras cosas, el valor comercial, las marcas, las patentes o licencias, los procesos de fabricación, los derechos de autor, los derechos de entrega y opción, e incluso el software. Sin embargo, los activos inmateriales solo pueden depreciarse si la empresa los ha adquirido y están sujetos de forma evidente a una pérdida continua de valor. Si la propia empresa ha creado estos activos, estos no pueden depreciarse.

¿Qué es la depreciación lineal?

El método de depreciación más común es la depreciación lineal. En este método, el activo se deprecia en incrementos anuales regulares (sección 1 del artículo 7 de la EStG). Por lo tanto, los costes de adquisición o producción se distribuyen uniformemente a lo largo de la vida útil del activo. Por ejemplo, un frigorífico o un mostrador de ventas adquiridos por una empresa pueden depreciarse en 10 años. La depreciación anual será del 10 % del valor de compra inicial.

En el año de la compra, es importante tener en cuenta que la depreciación solo puede efectuarse a prorrata. En la práctica, esto significa que si la compra se realizó en julio, la empresa solo puede amortizar la mitad del importe de la depreciación anual. Por ejemplo: el 1 de julio de 2024, una empresa compra una trituradora de documentos por 600 euros. Según la ley, se supone que la vida útil es de seis años. Esto significa que, anualmente, pueden depreciarse 100 euros. Ahora bien, dado que la trituradora solo se utilizará durante seis meses en 2024, los gastos de funcionamiento solo pueden amortizarse durante seis meses. Esto significa que la depreciación en 2024 sería de 50 euros, con una depreciación de 100 euros anuales de 2025 a 2029. En 2030, se amortizarán los 50 euros restantes del año de la compra.

En principio, la depreciación lineal puede aplicarse a todo tipo de activos. En la práctica, suele utilizarse para los activos inmateriales o los activos materiales muebles, así como para los activos materiales inmuebles, como los edificios. Salvo algunas excepciones, la vida útil prevista es de 50 años. Por tanto, la depreciación anual asciende al 2 % de los costes.

¿Qué es la depreciación de saldos decrecientes?

El segundo método de depreciación potencial es la depreciación de saldos decrecientes (sección 2 del artículo 7 de la EStG). El legislador introdujo la depreciación de saldos decrecientes por un tiempo limitado durante la pandemia de la COVID-19, con el fin de proporcionar a las empresas apoyo financiero para nuevas inversiones. Se limita a los bienes muebles y materiales. La diferencia entre la depreciación de saldos decrecientes y la depreciación lineal radica en el importe anual a pagar. En lo que respecta a la depreciación de saldos decrecientes, el importe anual no siempre es el mismo, sino que se calcula como un porcentaje del valor contable residual del año anterior. Esto significa que el importe es máximo el primer año de depreciación y, luego, disminuye de año en año. Como disposición especial, la depreciación de saldos decrecientes se aplicó inicialmente de forma exclusiva a los activos adquiridos o fabricados entre el 1 de enero de 2020 y el 31 de diciembre de 2022. Sin embargo, la Ley de Oportunidades de Crecimiento reintrodujo la depreciación de saldos decrecientes para el periodo comprendido entre el 1 de octubre de 2023 y el 31 de diciembre de 2024.

La depreciación de saldos decrecientes se calcula en el año de compra o fabricación a razón de 2,5 veces la depreciación lineal. Ahora bien, el importe está limitado al 25 % del coste del activo. En el ejemplo anterior, la depreciación lineal anual de la trituradora era de 100 euros. Si se multiplica por 2,5, el importe de la contribución asciende a 250 euros. Eso sí, como el valor solo puede ascender como máximo al 25 % del coste del activo, el primer importe anual completo es de 150 euros. En el segundo año de depreciación, el importe restante (450 euros) sirve como valor inicial. El 25 % de 450 euros daría como resultado un importe de depreciación de 112,50 euros en el segundo año.

La depreciación de saldos decrecientes puede tener sus ventajas. Entre otras cosas, puede reflejar la disminución del valor de un activo de forma más realista que el método de depreciación lineal. Por ejemplo, los vehículos, los bienes materiales o los equipos técnicos suelen experimentar una mayor pérdida de valor en sus primeros años de uso. Por tanto, la depreciación de saldos decrecientes puede reflejar mejor este desgaste. Además, el importe anual más elevado en los primeros años puede dar lugar a una reducción del ingreso gravable. Esto podría significar que las empresas tengan que pagar menos impuestos en general.

¿Es posible cambiar de método de depreciación?

En principio, si una empresa ha optado por la depreciación lineal para un activo, no es posible cambiar después a la depreciación de saldos decrecientes. No obstante, se puede pasar de la depreciación decreciente a la depreciación lineal en cualquier momento. De todos modos, para completar con éxito la depreciación de un activo, debe realizarse una depreciación lineal como muy tarde en el último año de depreciación. Sin embargo, puede tener sentido desde el punto de vista financiero que una empresa pase de la depreciación decreciente a la depreciación lineal antes del último año.

¿Qué otras formas de depreciación existen?

Además de la depreciación lineal y la depreciación de saldos decrecientes, también existe la depreciación extraordinaria. Este método puede aplicarse a activos muebles e inmuebles en caso de desgaste extraordinario. Por ejemplo, puede utilizarse en circunstancias excepcionales como inundaciones o incendios, pero también en caso de evoluciones imprevistas de la moda y el gusto que repercutan directamente en el activo.

Cuando se trata de activos con bajos costes de adquisición o fabricación, puede aplicarse la depreciación de activos de bajo valor. Los activos muebles con un valor de hasta 250 euros se amortizan inmediatamente y de una sola vez, en lugar de repartirse a lo largo de varios años. En el caso de los activos cuyo valor oscile entre 251 y 800 euros, las empresas pueden optar por amortizarlos de inmediato o pueden considerar hacerlo como partida colectiva. Los activos pueden combinarse en una partida colectiva hasta un valor de 1000 euros.

Desde 2021, las empresas pueden elegir entre depreciar linealmente en tres años los equipos de hardware y software o, como ocurre con los activos de escaso valor, amortizarlos de inmediato en el año de su adquisición. El trasfondo es una nueva normativa que fija en un año la vida útil de PC, portátiles, impresoras y programas informáticos, siempre que los dispositivos o licencias se hayan adquirido después del 1 de enero de 2021. Los costes son insignificantes y pueden superar el límite de 800 euros que se aplica a la amortización inmediata de bienes de escaso valor.

¿Cómo se calcula la depreciación?

La depreciación se calcula a partir de las tablas de depreciación facilitadas por el Ministerio Federal de Finanzas alemán. Las tablas de depreciación indican la vida útil normal de los activos que no se utilizan en un sector específico. La vida útil normal se define como el número de años a lo largo de los cuales se prolonga el desgaste o la reducción de valor de un activo antes de los cuales, normalmente, se debe sustituir o renovar. También determina durante cuántos años se deprecia un activo.

Por ejemplo, se supone que un teléfono móvil tiene una vida útil de cinco años, mientras que un televisor, un monitor o una cámara tienen una vida útil de siete años. La contribución anual de la depreciación lineal de uno de estos dispositivos, suponiendo un precio de compra de 1000 euros, se calcula dividiendo 1000 euros entre cinco o siete. El resultado sería una depreciación lineal anual de 200 o 142,85 euros, respectivamente.

Ejemplos de vida útil normal

Activo
Vida útil
Sistemas fotovoltaicos 20 años
Almacén de gran altura 15 años
Casa rodante 12 años
Muebles de oficina 13 años
Sierras de todo tipo (fijas) 14 años
Sierras de todo tipo (móviles) 8 años
Computadora central 7 años
Caja registradora 6 años
Impresora 3 años

Las empresas deben calcular correctamente la depreciación, elegir el mejor método de depreciación y registrarlo todo con precisión en sus cuentas. Esto desempeña un papel fundamental a la hora de permitir a la empresa beneficiarse de ventajas fiscales y proporcionar una representación realista del valor de la empresa. Para obtener información más detallada sobre la contabilidad empresarial, visita el portal de recursos de Stripe. Si quieres explorar oportunidades de ayuda profesional con tus procesos financieros, ponte en contacto con nuestro equipo de ventas.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.