Introducción al impuesto sobre las ventas en EE. UU. y al nexo económico

Introducción

Hoy en día, las empresas que operan en Internet venden a clientes de varios estados de EE. UU. y en muchos otros sitios. De hecho, más del 80 % de las startups que utilizan Stripe venden en más de 20 estados y países. La transición a las ventas por Internet ha hecho que llegar a más clientes sea más fácil que nunca, pero vender en más lugares añade una buena dosis de complejidad a las transacciones.

El impuesto sobre las ventas es un buen ejemplo de ello: si tu empresa vende a clientes de EE. UU., tienes que cumplir la legislación en materia de impuestos propia de cada estado en el que alcances los umbrales de registro. Además, tanto estos umbrales de registro, como las normativas fiscales y los tipos de impuestos aplicables varían según el estado y el producto. Cuantos más productos vendas y a cuantas más ubicaciones vendas, más complicados serán los impuestos.

Esta guía está dirigida a empresas que vendan a clientes de EE. UU y te ayudará a entender los fundamentos básicos del nexo económico. Sabrás cómo identificar los lugares en los que has alcanzado los umbrales de registro, cómo determinar el tipo impositivo correcto en función de lo que vendas y desde dónde lo hagas, y cómo declarar y remitir tus impuestos. Además, descubrirás cómo Stripe Tax puede ayudarte a cumplir con la normativa.

Si necesitas más información sobre impuestos al vender a clientes europeos, también te hemos preparado una guía específica: «Introducción al IVA de la UE y a la ventanilla única del IVA (VAT OSS)».

Introducción al nexo económico

El término «nexo económico» se usa para hacer referencia a la presencia comercial de un vendedor de fuera un estado de los EE. UU. que, tras haber superado cierto nivel de transacciones o de ingresos, le obliga a recaudar el impuesto sobre las ventas dentro de dicho estado. En EE. UU., el impuesto sobre las ventas se regula, generalmente, a nivel estatal y cada estado tiene diferentes leyes y normativas al respecto. Antes de la aparición de Internet, determinar si tenías un nexo económico con un lugar determinado era muy sencillo: debías recaudar el impuesto sobre las ventas en un estado si tenías una tienda física, una oficina, un almacén, un empleado o una exposición comercial temporal en dicho lugar

Pero todo cambió tras la llegada del comercio electrónico. Con el crecimiento de la economía de Internet, quienes vendían sus productos en línea obtuvieron una gran ventaja sobre los negocios físicos: no tenían que cobrar el impuesto sobre las ventas. Como resultado de ese vacío legal, los estados no pudieron recaudar sus impuestos sobre un total de 33.000 millones de dólares.

En 2018, el Tribunal Supremo de EE. UU. se pronunció y sentó un nuevo precedente en la sentencia conocida como «South Dakota vs. Wayfair». Ahora un estado puede exigir a una empresa que recaude el impuesto sobre las ventas aunque no disponga ni de una tienda física ni de un representante de ventas en dicho estado. Desde entonces, basta con tener una presencia «económica» o con alcanzar un nivel determinado de ingresos o ventas para que el estado considere que la empresa tiene un nexo económico. Además de estos criterios en función de la presencia económica, la obligación de registrarte en cualquier estado en el que tengas presencia física también sigue vigente.

La importancia de cumplir la normativa en materia de nexo económico

Toda empresa debe conocer la situación de su nexo económico en cada estado y sus responsabilidades en materia del impuesto sobre las ventas para evitar tener que pagar cualquier tipo de impuesto no recaudado, con sus respectivos intereses y posibles multas. Tienes que presentar tu declaración de impuestos en todos los estados en los que te hayas registrado. Si, durante un período determinado, tus ingresos en dicho estado no te han obligado a recaudar impuestos, sigues teniendo la obligación de presentar tu declaración.

Si cometiste el error de no recaudar el impuesto sobre las ventas cuando deberías haberlo hecho, además de pagar esos impuestos atrasados, deberás hacerte cargo de sus intereses y de multas que suelen rondar el 30 % del importe adeudado.

Cómo cumplir la normativa en materia de impuesto sobre las ventas

Cumplir la normativa sobre el nexo económico es un proceso que consta de varias partes y que depende de la ubicación exacta de tu empresa y de tus clientes, de tu volumen de ventas y de los productos que vendas. Estos son los tres pasos clave para que tu empresa cumpla con la normativa fiscal de EE. UU.:

1. Determina si tienes algún nexo económico

Desde mayo de 2021, todos los estados de EE. UU. (excepto Misuri ), tienen algún tipo de legislación en materia de nexo económico (Fuente: New York Times). El cumplimiento de la condición de nexo económico suele producirse tras haber superado un umbral específico de transacciones o ingresos. La mayoría de estos umbrales tienen en cuenta los últimos 12 meses de actividad empresarial. Existen requisitos y plazos, que varían de estado a estado, para registrarse como recaudador de impuestos.

US states with nexus laws En esta imagen se muestra qué estados de EE. UU. tienen leyes relativas al nexo económico.

En la mayoría de los estados, se cruza el umbral del nexo económico tras alcanzar los 100.000 $ en ventas o las 200 transacciones en 12 meses. Sin embargo, algunos estados han fijado umbrales excepcionalmente altos: en Texas y en California, por ejemplo, el umbral es de 500.000 $.

Una vez una empresa ha alcanzado el umbral de nexo económico en una jurisdicción local, debe registrarse como recaudadora de impuestos en el sitio web del organismo estatal responsable del impuesto sobre las ventas. Si una empresa todavía no ha completado su registro, no puede cobrar impuestos. Los requisitos para registrarse en cada jurisdicción también son diferentes: por ejemplo, en Texas, las empresas de otros estados deben registrarse el primer día del cuarto mes después de haber alcanzado el umbral de nexo económico; en cambio, en Rhode Island, las empresas que han alcanzado el umbral de nexo económico, tienen hasta el 1 de enero del año siguiente para registrarse, recaudar y empezar a remitir el impuesto sobre las ventas.

Las leyes específicas también varían en función de si vendes productos físicos, digitales o de software como servicio (SaaS). Las normativas sobre productos digitales (libros electrónicos, cursos en línea, archivos de música y suscripciones web) pueden resultar particularmente complejas. No todos los estados gravan los bienes digitales y las jurisdicciones que sí lo hacen tienen su propia definición sobre qué es (y qué no es) un producto digital.

States with digital tax

Aunque los SaaS suelen ser considerados productos digitales, el hecho de que no sean productos descargables hace que se les aplique normativas específicas. Por ejemplo, las ventas de SaaS están gravadas al 100 % en Connecticut, pero no están sujetas a impuestos en California. En Texas la normativa es más complicada si cabe: los productos de SaaS están gravados sobre un 80 % de su precio de venta, mientras que al software tradicional (los programas que sí puedes descargar) se le aplican impuestos sobre el total de su precio.

2. Consulta tu jurisdicción y determina tus tipos impositivos

Existen más de 11.000 jurisdicciones fiscales en EE. UU. (en el estado de Alabama hay más de 900 jurisdicciones fiscales y, en Texas, más de 1.900) todas ellas con diferentes normativas. Aunque hay estados con menos jurisdicciones fiscales, estos no resultan menos complejos: sus procesos administrativos y de recaudación de impuestos pueden variar significativamente. Si quieres asegurarte de que presentas la declaración correctamente, deberás informarte sobre las condiciones de cada estado y de cada jurisdicción de forma individual.

Los tipos impositivos varían según lo que vendas y dónde lo hagas. Además, estos tipos impositivos se actualizan constantemente: solo en 2021, se espera que se apliquen más de 600 cambios. En Virginia, por ejemplo, algunas cajas fuertes para armas de fuego estarán exentas de impuestos y la ciudad de Chicago va a empezar a aplicar impuestos sobre las ventas de vino y agua embotellada en comercios electrónicos.

Veinticuatro estados están trabajando por la optimización del impuesto sobre ventas (SSUTA, por sus siglas en inglés), una comisión que se creó para ayudar a las empresas a gestionar sus obligaciones fiscales en todas las jurisdicciones. Sin embargo, como muchos estados no forman parte de la comisión, no se ha conseguido crear un sistema realmente uniforme, por lo que hay que seguir prestando mucha atención a las directrices específicas de cada estado.

3. Declara y remite los impuestos

Visita el sitio web del organismo responsable del impuesto sobre las ventas de cada estado para obtener información detallada sobre cómo y cuándo presentar tu declaración. Los plazos y la frecuencia de remisión varían de un estado a otro y, también, en función de tu ubicación y de tus obligaciones fiscales.

Tax jurisdications Stripe supports

En Tennessee, debes declarar tus impuestos sobre las ventas de forma anual si recaudas hasta 200 $ al mes. Si los impuestos que has recaudado superan los 200 $ al mes, deberás hacer tu declaración de forma mensual, siempre antes del día 20 del mes siguiente: es decir, deberás declarar los impuestos sobre tus ventas de enero antes del 20 de febrero. En cambio, el Departamento de Impuestos y Finanzas de Nueva York asigna a cada empresa que venda sus productos en el estado una frecuencia de declaración (que puede ser mensual, trimestral o anual) en función de su volumen de ventas.

Cómo puede ayudar Stripe

Stripe Tax reduce la complejidad del cumplimiento de la normativa en materia de impuestos en todo el mundo para que puedas centrarte en el crecimiento de tu negocio. Calcula y recauda automáticamente los impuestos sobre las ventas, el IVA y el impuesto sobre bienes y servicios, tanto físicos como digitales, en más de 30 países: la UE, Reino Unido, Suiza, todos los estados de EE. UU., entre otros. Stripe Tax está integrado de forma nativa en Stripe, por lo que puedes empezar a utilizarlo rápidamente sin integrar software de terceros ni ningún tipo de complemento.

Stripe Tax puede ayudarte a:

  • **Saber dónde registrarte y cobrar impuestos: Consulta dónde tienes que recaudar impuestos en función de tus transacciones en Stripe y, después de registrarte, activa el cobro de impuestos en un nuevo estado o país en cuestión de segundos. Puedes empezar a cobrar impuestos añadiendo una línea de código a tu integración existente de Stripe o, para los productos de Stripe que puedes usar sin código, como Invoicing, con tan solo un clic.
  • **Cobrar impuestos automáticamente: Stripe Tax siempre calcula y cobra el importe correcto de los impuestos, independientemente de lo que vendas o de donde lo hagas, admite cientos de productos y servicios, y monitoriza y actualiza constantemente las normativas y los tipos impositivos.
  • **Simplificar la presentación y la remisión: Stripe genera informes detallados y resúmenes de impuestos para cada lugar en el que debas presentarlos, lo que te ayuda a remitir fácilmente los impuestos por tu cuenta, con tu contable o con uno de los socios de presentación de Stripe.

Para obtener más información sobre Stripe Tax, haz clic aquí.

Volver a las guías