Diferencias entre la tributación de devengo y la tributación de caja en Alemania

Tax
Tax

Stripe Tax te permite calcular, cobrar y declarar impuestos sobre pagos internacionales con una sola integración. Ten en claro dónde tienes que registrarte, cobra automáticamente el importe correcto de impuestos y accede a los informes que necesitas para presentar declaraciones.

Más información 
  1. Introducción
  2. ¿Qué son la tributación de devengo y la tributación de caja?
  3. Ventajas de la tributación de devengo y la de caja
  4. ¿Qué tributación se aplica a los distintos tipos de empresa?
  5. ¿Qué casos especiales se aplican?
    1. Una empresa compuesta por varias
    2. Personas freelance con ingresos adicionales
  6. ¿Cómo puedo solicitar cada tipo de tributación?
    1. ¿En qué casos puede la oficina fiscal revocar la tributación de caja?
  7. ¿Cómo puedo pasarme de la tributación de devengo a la de caja?

En Alemania, el hecho de que las empresas tengan que pagar el impuesto sobre el valor añadido (IVA) a la oficina fiscal o no depende del tipo de tributación. En este artículo, los dos tipos de tributación posibles: de devengo y de caja. Asimismo, explicaremos las ventajas y desventajas de cada tipo de tributación para una empresa y las condiciones en la que esta puede cambiar el tipo de tributación.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué son la tributación de devengo y la tributación de caja?
  • Ventajas de la tributación de devengo y la de caja
  • ¿Qué tributación se aplica a los distintos tipos de empresa?
  • ¿Qué casos especiales se aplican?
  • ¿Cómo puedo solicitar cada tipo de tributación?
  • ¿Cómo puedo pasarme de la tributación de devengo a la de caja?

¿Qué son la tributación de devengo y la tributación de caja?

En Alemania, las empresas deben pagar el impuesto sobre el valor añadido (IVA) a la oficina fiscal con arreglo a la tributación de devengo (sección §16 de la UStG) o a la tributación de caja (sección 20 de la UStG). Ambos tipos tributan conforme a los tipos impositivos acordados.

En el caso de la tributación de devengo, las empresas tienen que pagar el IVA en cuanto emiten una factura, aunque su cliente no la haya pagado todavía. En cambio, con la tributación de caja, las empresas solo tienen que pagar el IVA a la oficina fiscal cuando sus clientes han pagado las facturas. Por lo tanto, la tributación de caja presenta aquí una clara ventaja, ya que las empresas no tienen que pagar el IVA por adelantado.

A continuación, te mostramos dos ejemplos que ilustran cómo funcionan los distintos tipos de tributación en la práctica.

Ejemplo de tributación de devengo:

  • El 15 de mayo, emites a tu cliente una factura de 1000 euros con un IVA de 190 euros.
  • Conforme a la fecha de la factura, pagas 190 euros de IVA en el mes de mayo.
  • Con arreglo a la tributación de devengo, si no has solicitado una prórroga permanente del plazo para la declaración preliminar del IVA, debes declarar y pagar el IVA a la oficina fiscal antes del 10 de junio, aunque tu cliente no te haya pagado todavía.

Ejemplo de tributación de caja:

  • El 15 de mayo, emites a tu cliente una factura de 1000 euros con un IVA de 190 euros.
  • Pagas el IVA después de recibir el pago de tu cliente.
  • Si tu cliente paga en mayo, tendrás que pagar el IVA el 10 de junio (como con la tributación de devengo). No obstante, si no te paga hasta el mes siguiente, no tendrás que pagar el IVA hasta un mes después. Por lo tanto, a diferencia de la tributación de devengo, no pagas el IVA por adelantado.

Ventajas de la tributación de devengo y la de caja

El que tu empresa pague el IVA conforme a la tributación de devengo o a la de caja afecta a tu liquidez. Con la tributación de caja, dispones de más margen de maniobra, ya que no tienes que pagar IVA con semanas de antelación, lo cual resulta útil sobre todo si tienes entre manos una gran cantidad de pedidos o grandes sumas de dinero. No obstante, si tu cliente se retrasa en un pago, puedes acabar viéndote en poco tiempo con problemas de liquidez, sobre todo si tienes varias facturas impagadas el mismo mes.

La ventaja de la tributación de devengo es que el IVA se paga cuando se emite la factura, lo que significa que, si tu cliente no te ha pagado la factura (y, por lo tanto, no ha pagado el IVA), no tendrás impuestos en mora.

Para quienes suelen tener una reserva de capital más reducida; por ejemplo, las startups, las personas empresarias a pequeña escala y, en particular, las freelance, la tributación de caja resulta una carga mucho más llevadera. En caso de morosidad de la clientela, el no tener que pagar el IVA a la oficina fiscal puede ser una ventaja decisiva para las pequeñas empresas. Por lo tanto, la tributación de caja resulta especialmente beneficiosa para las pequeñas y medianas empresas (pymes) que pretenden evitar los cuellos de botella de liquidez y que reúnen los criterios básicos para este tipo de tributación. Dichos criterios se explican a continuación.

¿Qué tributación se aplica a los distintos tipos de empresa?

En Alemania, las empresas suelen regirse por la tributación de devengo si presentan declaraciones preliminares del IVA. Ahora bien, hay tres tipos de empresas que pueden solicitar la tributación de caja:

  • Las personas freelance (el beneficio se determina por el análisis de la contabilidad de caja [EÜR en alemán])
  • Las sociedades unipersonales y las sociedades civiles (GbR, por sus siglas en alemán) que generen unos ingresos o beneficios por debajo del límite contable prescriptivo anual de 600.000 euros de ingresos o de 60.000 euros de beneficios y estén exentas de la contabilidad de conformidad con la sección 148 del código fiscal alemán (AO, por sus siglas en alemán)
  • Las empresas con unos ingresos anuales de menos de 500.000 euros (estructuras empresariales de GmbH, OHG y UG) que tengan la obligación de llevar la contabilidad

Las empresas con unos ingresos anuales superiores a los 600.000 euros o beneficios de 60.000 euros al año se rigen automáticamente por la tributación de devengo. A diferencia de las empresas mencionadas más arriba, estas no tienen la opción de elegir la tributación de caja o no.

A diferencia de los comercios, las personas freelance no tienen que declarar sus actividades, por lo que pueden solicitar la tributación de caja en su primera declaración preliminar del IVA sin tener que pedir la aprobación de la tributación de caja.

¿Qué casos especiales se aplican?

En algunos casos, se aplican reglas especiales a las empresas para evaluar la tributación de devengo o la tributación de caja. Estos son los casos más habituales:

Una empresa compuesta por varias

Si hay varias empresas que pertenecen a una sola, se deben sumar los ingresos de todas ellas para determinar los ingresos totales. La tributación de caja solo se puede aplicar si los ingresos totales no exceden el límite de 600.000 euros, independientemente de que cada una de las empresas integrantes desarrolle una actividad empresarial distinta. A diferencia de cuando se calcula el impuesto sobre la renta, a la hora de calcular el IVA, se debe incluir a todas las empresas que pertenecen a una misma empresa.

Personas freelance con ingresos adicionales

Si una persona que tiene un negocio recibe ingresos tanto por cuenta propia como de una actividad comercial, se pueden aplicar al mismo tiempo la tributación de devengo y la tributación de caja. En tal caso, los ingresos se estiman por separado y el IVA se paga por separado: las actividades como freelance se rigen por la tributación de caja, mientras que las comerciales lo hacen por la tributación de devengo (siempre que los ingresos anuales superen los 600.000 euros o los beneficios sobrepasen los 60.000 euros al año).

Si el resto de las ganancias no superan el umbral de los 600.000 euros, la persona interesada deberá pedir aprobación para que la tributación de caja se aplique a todos sus ingresos. Cuando presente dicha solicitud, deberá indicar que recibe otros ingresos aparte de los que genera por su actividad como freelance. En tal caso, la oficina fiscal no incluirá en el cálculo los ingresos procedentes de su actividad como freelance.

¿Cómo puedo solicitar cada tipo de tributación?

Si has fundado tu empresa, puedes cumplimentar el cuestionario de registro de impuestos al constituir la empresa para elegir el tipo de tributación y solicitarlo. También puedes cambiar el tipo de tributación en el futuro si los criterios para el tipo de tributación seleccionado inicialmente cambian en el transcurso de tu actividad empresarial. Por ejemplo, si se te ha evaluado para la tributación de devengo y tus beneficios anuales siguen estando por debajo del umbral de los 60.000 euros, puedes solicitar el cambio a la tributación de caja. Puedes hacer el cambio en cualquier momento sin avisar. Lo único que tienes que hacer es escribirle a la oficina fiscal una sencilla carta que contenga la siguiente información:

  • tu número fiscal;
  • la fecha a partir de la cual se aplicará la tributación de caja;
  • la última notificación del acto de liquidación tributaria como prueba de tus ingresos anuales totales o tus beneficios anuales.

La oficina fiscal no puede rechazar tu solicitud si cumples los criterios y tus ingresos o beneficios totales están por debajo del límite especificado. En cuanto hayas recibido el visto bueno de la oficina fiscal, podrás pasarte a la tributación de caja.

¿En qué casos puede la oficina fiscal revocar la tributación de caja?

Si la oficina fiscal ha aprobado la tributación de caja, esta aprobación es válida hasta que se revoque, y solo se puede revocar si dejan de cumplirse los criterios que se cumplían en el momento en el que se evaluó la tributación de caja. Si la oficina fiscal descubre durante el procesamiento de una declaración de impuestos o una auditoría fiscal que los ingresos del año anterior superaron los 600.000 euros, podrá revocar la aprobación concedida anteriormente, pero solo de cara al futuro (es decir, solo a partir del inicio del siguiente año natural).

La revocación solo se puede efectuar con carácter retroactivo si una empresa ha presentado declaraciones deliberadamente falsas a la oficina fiscal. En tal caso, la empresa afectada pasará a tributar inmediatamente conforme a los tipos impositivos acordados para la tributación de devengo y tendrá que incluir el IVA de todas las facturas por pagar (lo cual podría darse con la tributación de caja) en la siguiente declaración preliminar del IVA.

¿Cómo puedo pasarme de la tributación de devengo a la de caja?

Si tu empresa se rige por la tributación de devengo tras haberse sometido a la evaluación de la oficina fiscal o por decisión propia cuando la constituiste, no significa que no puedas cambiar el tipo de tributación en el futuro. También puedes pasarte de la tributación de devengo a la de caja en una fecha posterior si tus ingresos caen por debajo del límite definido por la oficina fiscal. Puedes solicitar cómodamente este cambio en la oficina fiscal de tu zona. Si te pasas a la tributación de caja después de haber recibido el visto bueno de la oficina fiscal, podrás presentar tu próxima declaración preliminar del IVA conforme al nuevo tipo de tributación.

No obstante, dado que el IVA adeudado devenga en momentos distintos en la tributación de devengo y en la de caja, debes comprobarlo bien para evitar que tus ingresos se registren dos veces o incluso que no se registren en absoluto. Si no tienes claro cuándo se producirá el cambio de la tributación de devengo a la de caja al presentar la declaración preliminar del IVA, puedes acabar declarando el IVA dos veces si, por poner un ejemplo, introduces el IVA de una factura conforme a ambos tipos de tributación. En última instancia, todos los ingresos solo pueden tributar una vez.

Cuando te pasas de la tributación de devengo a la de caja (o viceversa), las cifras no se pueden corregir posteriormente. Por ejemplo, si has pagado demasiado IVA a la oficina fiscal por haberlo pagado dos veces, esto ya no se puede anular. Por lo tanto, a la hora de cambiar el tipo de tributación, es recomendable crear una lista aparte de las facturas cuyo IVA ya se haya presentado en la declaración preliminar del IVA en el momento en el que se produjo el cambio. De este modo, podrás pasar sin obstáculos de un tipo de tributación a otro.

También puedes utilizar un programa de contabilidad que te facilite el paso de un tipo de tributación al otro. Los programas de contabilidad pueden ofrecerte una visión de conjunto clara de la gestión de tus cuentas por cobrar y derechos de cobro, y te facilitan la asignación de todas las facturas a su historial de pagos e IVA adeudado correspondientes.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.