Introducción a la concesión y revocación de la autorización de adeudo directo SEPA

  1. Introducción
  2. ¿Qué es la autorización de adeudo directo SEPA?
  3. ¿En qué se diferencian la autorización de adeudo directo, la orden de domiciliación SEPA y el adeudo directo SEPA?
  4. ¿Cómo pueden conceder los clientes una autorización de adeudo directo SEPA?
  5. ¿Cómo pueden revocar los clientes una autorización de adeudo directo SEPA?
  6. ¿Cuándo finaliza la autorización de adeudo directo SEPA?

Si tienes una empresa, querrás que tus procesos de pago sean lo más sencillos y eficientes posible. Para logarlo, debes comprender el funcionamiento real de un adeudo directo SEPA. En este artículo, descubrirás cómo tus clientes pueden conceder y revocar una autorización de adeudo directo SEPA. A continuación encontrarás lo que necesitas saber.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es la autorización de adeudo directo SEPA?
  • ¿En qué se diferencian la autorización de adeudo directo, la orden de domiciliación SEPA y el adeudo directo SEPA?
  • ¿Cómo pueden conceder los clientes una autorización de adeudo directo SEPA?
  • ¿Cómo pueden revocar los clientes una autorización de adeudo directo SEPA?

¿Qué es la autorización de adeudo directo SEPA?

La autorización de adeudo directo permite que las empresas configuren adeudos directos SEPA (uno de los métodos de pago más seguros) para cobrar pagos. En vez de que los clientes envíen fondos directamente a la empresa, esta puede hacer un adeudo de los fondos pertinentes en la cuenta del cliente. Si los clientes autorizan que la empresa cobre adeudos directos SEPA, el proceso de pago es más sencillo para ambas partes.

¿En qué se diferencian la autorización de adeudo directo, la orden de domiciliación SEPA y el adeudo directo SEPA?

La autorización de adeudo directo, la orden de domiciliación SEPA y el adeudo directo SEPA son procesos que simplifican los pagos de productos y servicios por parte de clientes.

La autorización de adeudo directo está consolidada y ayuda a los clientes a gestionar pagos habituales de sus cuentas. Sin embargo, hay algunas disposiciones legales relacionadas con la protección de datos que se deben tener presentes. El beneficiario es la única persona autorizada para hacer el adeudo de los fondos con una autorización de adeudo directo SEPA.

En cambio, la orden de domiciliación del adeudo directo SEPA se ha incorporado para simplificar los procesos de pago en toda Europa. Se trata de una declaración por escrito del cliente en la que da permiso para que se cobren adeudos directos SEPA en su cuenta. Se necesita una orden de domiciliación SEPA para que la institución crediticia haga el adeudo directo SEPA en la cuenta. Tiene una regulación más estricta que la autorización de adeudo directo SEPA, por lo que garantiza una mayor seguridad a los clientes.

Un adeudo directo SEPA es, en definitiva, un proceso de cobro de pagos con autorización previa. Te permite cobrar el importe debido directamente de la cuenta bancaria del cliente. Ten presente que se aplican protecciones legales para garantizar que la transacción sea fluida.

¿Cómo pueden conceder los clientes una autorización de adeudo directo SEPA?

La autorización de adeudo directo hace que los procesos de pago sean más eficientes y rentables. Sin embargo, ¿cómo conceden los clientes una autorización de adeudo directo SEPA?

Para empezar, debes preparar una orden de domiciliación del adeudo directo SEPA en la que se indique el nombre del beneficiario, el número de identificación del acreedor y los datos de la cuenta de quien vaya a hacer el pago. Una vez que hayas preparado esta orden de domiciliación, el cliente puede firmarla por vía electrónica o en papel y devolvértela. Es importante que el cliente lea bien la orden de domiciliación y compruebe si concede una autorización de adeudo directo SEPA permanente o puntual. Puedes hacerlo fácilmente con Stripe y empezar a cobrar adeudos directos SEPA rápido.

Tu empresa debe avisar al cliente antes de hacer el adeudo del importe correspondiente en su cuenta. Esta notificación previa debe incluir toda la información pertinente, como el importe real y la fecha de cobro. Los clientes pueden revocar la autorización de adeudo directo SEPA en cualquier momento. Para ello, solo tienen que notificar por escrito que solicitan que no se cobren más adeudos directos SEPA en su cuenta.

La concesión de una autorización de adeudo directo SEPA ofrece muchas ventajas a las empresas y sus clientes. Descubre cómo las suscripciones también se pueden procesar cómodamente mediante adeudo directo SEPA.

¿Cómo pueden revocar los clientes una autorización de adeudo directo SEPA?

Para revocar una autorización de adeudo directo SEPA, los clientes solo tienen que informar a su banco por escrito e indicar el motivo por el que cancelan la autorización. El banco avisará a la empresa de dicha cancelación y no cobrará más pagos o devolverá el importe en cuestión. Debes dar a tus clientes un mecanismo adecuado para cancelar un adeudo directo SEPA de forma fácil y rápida. Asimismo, debes proporcionar indicaciones claras sobre el proceso de cancelación y mostrar la información pertinente en tu sitio web o en los contratos.

Para cancelar la autorización, se necesita la siguiente información:

  • nombre y dirección del cliente;
  • nombre y dirección del socio contractual;
  • fecha y lugar;
  • número de cliente o de contrato, u otro número de identificación.

Tras haberse cancelado la autorización de adeudo directo SEPA, el contrato permanecerá con la empresa y el cliente deberá pagar o enviar los fondos por otro método. Un adeudo directo SEPA aprobado se puede cancelar en un plazo de ocho semanas tras haberse concedido la orden de domiciliación sin necesidad de indicar ningún motivo, y el importe se devolverá como corresponda.

Un proceso de cancelación fluido aumenta la confianza en tu empresa y puede hacer que los clientes vuelvan a comprar tus productos o servicios más adelante.

¿Cuándo finaliza la autorización de adeudo directo SEPA?

La autorización de adeudo directo SEPA suele caducar cuando finaliza el contrato. Caduca automáticamente a los 36 meses de haberse efectuado el primer adeudo directo SEPA si no se procesa ninguno más, o bien 36 meses después de haberse hecho el último. Para evitar intereses en un importe vencido, los clientes deben conceder una nueva orden de domiciliación o asegurarse de enviar los fondos debidos a tiempo.

Además, las empresas deben saber que se aplican directrices estrictas al procesamiento de autorizaciones de adeudo directo SEPA en virtud de la segunda Directiva sobre servicios de pago (PSD2) de la UE. Entre ellas, se incluye la obligación de una notificación especial que recae sobre las empresas en lo que respecta a sus clientes. Las empresas deben cumplir con todas las provisiones aplicables cuando gestionen dichas órdenes de domiciliación. Esta es la única forma de garantizar que todas las partes implicadas actúen de forma lícita y que el proceso sea fluido.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.