¿Qué es un adquirente? Esto es lo que las empresas deben saber sobre los bancos adquirientes.

Payments
Payments

Accept payments online, in person, and around the world with a payments solution built for any business—from scaling startups to global enterprises.

Learn more 
  1. Introducción
  2. ¿Qué es un banco adquiriente?
  3. Banco adquiriente frente a banco emisor
  4. Adquirente frente a procesador de pagos
  5. Instrucciones para seleccionar un adquirente que satisfaga las necesidades de tu negocio
  6. Costes y comisiones de los bancos adquirientes

En el caso de las pequeñas empresas que aceptan pagos de los clientes, cada vez que aproximas o pasas una tarjeta, o cuando haces clic, se inicia una compleja serie de acciones en segundo plano. Es recomendable que conozcas bien los principales actores que procesan las transacciones de tus clientes, como los bancos adquirientes.

La aceleración de la tecnología de pagos ha modificado radicalmente la forma en que las empresas, redes de tarjetas de crédito, procesadores de pagos y bancos interactúan con las transacciones de los clientes. Las empresas cuentan con más opciones para aceptar y procesar pagos, y hay más entidades financieras que ofrecen funciones de pago que se solapan. Es importante que las empresas entiendan con claridad los aspectos técnicos de recibir pagos de los clientes y cómo los bancos adquirientes están implicados en este proceso.

Explicaremos qué es un banco adquiriente, el papel que desempeñan en el proceso de pagos y lo que las empresas deben saber sobre los bancos adquirientes para manejar los pagos de los clientes.

¿De qué trata este artículo?

  • ¿Qué es un banco adquiriente?
  • Banco adquiriente frente a banco emisor
  • Adquirente frente a procesador de pagos
  • Instrucciones para seleccionar un adquirente que satisfaga las necesidades de tu negocio
  • Costes y comisiones de los bancos adquirientes

¿Qué es un banco adquiriente?

Un banco adquirente, también llamado «adquiriente», es un banco o una institución financiera que procesa los pagos con tarjeta de crédito o débito de los clientes en nombre de la empresa y los dirige por las redes de tarjetas hacia el banco emisor.

Los bancos adquirientes permiten a las empresas procesar pagos más allá del punto de venta (sistema POS) y recibir fondos de los clientes. Reciben números de las tarjetas de crédito y débito del procesador de pagos de la empresa, interactúan con las redes de tarjetas de crédito y los bancos emisores de los clientes para obtener autorización de los pagos y, a continuación, reciben los fondos.

Banco adquiriente frente a banco emisor

Los términos «banco adquiriente» y «banco emisor» hacen referencia a los distintos papeles que las entidades financieras juegan en la transacción de un cliente, en la cual el banco adquiriente representa a la empresa y el banco emisor al cliente.

El banco emisor entrega, o «emite», a los clientes sus tarjetas de débito y crédito en nombre de las redes de tarjetas, y también emite los fondos transferidos en una transacción con tarjeta. El banco adquiriente toma, o «adquiere», los fondos de la transacción.

El proceso para los bancos emisores y adquirientes durante la transacción de un cliente es el siguiente:

  1. El cliente presenta su tarjeta de débito o crédito, o bien el monedero digital, en el sistema POS para hacer la compra. Este podría ser el terminal de un sistema POS en la ubicación física de un comercio minorista, un lector de tarjetas en el dispositivo móvil de una empresa o bien la interfaz de proceso de compra en un sitio web de e-commerce.
  2. El procesador de pagos transmite primero la información clave del pago al banco adquiriente, incluido el importe de los fondos que se van a transferir y el número de la tarjeta que se va a utilizar para el pago.
  3. Una vez que el banco adquiriente ha recibido la solicitud de pago, se conecta con el banco emisor a través de la red de tarjetas asociada al método de pago. Por ejemplo, si un cliente utiliza una tarjeta de débito Visa que ha emitido Well Fargo, el banco adquiriente recibirá esa transacción y utilizará la red de tarjetas Visa para conectarse con Wells Fargo, el banco emisor.
  4. Después de que el banco emisor reciba la solicitud del banco adquiriente, comprueba la cuenta del titular de la tarjeta para ver si tiene crédito suficiente o fondos disponibles a fin de cubrir la transacción.
  5. Si hay fondos disponibles, el banco emisor autoriza el pago y lo notifica al banco adquiriente a través de la red de tarjetas de crédito.
  6. A continuación, el banco emisor libera los fondos y el banco adquiriente los acepta y deposita en la cuenta de la empresa.

Adquirente frente a procesador de pagos

Los proveedores de procesamiento de pagos reciben toda la información clave de cualquier transacción determinada, como el número de la tarjeta de crédito y el importe del pago, y transmite esa información al banco adquiriente. A continuación, el banco adquiriente obtiene autorización del pago y recibe los fondos.

Si bien los procesadores de pagos y los bancos adquirientes tienen diferentes papeles en el proceso de pago, estos papeles los puede realizar la misma entidad financiera. Algunos bancos ofrecen cuentas de empresa y servicios de pago. Pero es más habitual que las empresas obtengan estos servicios de entidades distintas.

Instrucciones para seleccionar un adquirente que satisfaga las necesidades de tu negocio

La forma en que tu empresa interactúa con los bancos adquirientes variará, en función de cómo accedes a los servicios de las cuentas de comerciante. Puedes trabajar con un proveedor que te ofrezca procesamiento de pagos, cuentas de comerciante y servicios de adquiriente, o bien podrías necesitar que el procesamiento de pagos y los servicios de adquiriente te los prestaran distintos proveedores. Con Stripe, no tendrás que preocuparte por conseguir un adquirente, ya que proporciona funciones de procesamiento de pagos y de adquiriente. En el caso de las empresas independientes, un soporte de pagos integral y escalable resulta más atractivo que juntar varias soluciones para la facilitación de pagos y la banca de negocios.

Si haces negocios con una plataforma o marketplace externo que tenga el soporte de pagos integrado en su experiencia comercial, probablemente no tendrás que conseguir una cuenta de comerciante independiente con un banco adquiriente. Estas plataformas han añadido cada vez más funcionalidades de pago para agilizar las experiencias de las empresas y los clientes y monetizar las transacciones.

Si tu empresa acepta pagos en espacios que no sean plataformas o marketplaces; por ejemplo, si tu empresa opera en persona o tienes tu propio sitio web de e-commerce, necesitarás funciones de procesamiento de pagos y de adquirente.

Algunos procesadores de pagos ofrecen únicamente procesamiento de pagos o soporte al adquirente, de modo que necesitarás obtener un procesador independiente para cada función. Hay muchos sitios web de entidades financieras que ofrecen servicios de adquirente a las empresas. Para empezar, puedes buscar adquirentes de empresas en tu zona o que estén especializados en tu sector. A continuación, puedes comparar tus opciones en función de criterios como las estructuras de tarifas, las ventajas, así como otros puntos a favor y en contra.

Cada adquirente establecerá sus propios requisitos para abrir una cuenta de comerciante. Pero, por lo general, tendrás que preparar la siguiente información:

  • Tipo de empresa (empresario particular, S. A. o S. L., sociedad de tipo C, sociedad de tipo S, ente público, organización sin ánimo de lucro, etc.).
  • Sector.
  • Número de identificación del empleador (EIN) o ID fiscal.
  • Domicilio social.
  • Estado en el que está constituida la empresa.
  • Fecha en la que has empezado a hacer negocios.
  • Tipo de productos y servicios que ofreces.
  • Ingresos anuales o volumen de transacciones.
  • Información bancaria de la empresa (dónde quieres que se envíen las transferencias de las transacciones).
  • Número de la Seguridad Social.
  • Domicilio particular.
  • Número de teléfono personal.
  • Fecha de nacimiento.

Costes y comisiones de los bancos adquirientes

Dado que la mayoría de las empresas aceptan y procesan pagos a través de soluciones de pagos integrales como Stripe, las comisiones de procesamiento que pagan cubren muchas funciones, incluido el acceso a los bancos adquirientes. El modelo de tarifas integrado y transparente de Stripe es una de sus principales ventajas, en comparación con las soluciones tradicionales de procesamiento de pagos obtenidas directamente de los bancos adquirientes. Las tarifas de Stripe dependen de la gama de servicios de la empresa particular, pero las transacciones con tarjeta de crédito y monedero digital se cobran a 2,9 % + 30 ¢ por cargo de tarjeta efectuado correctamente.

Aunque los clientes de Stripe no pagan directamente comisiones al adquiriente, veamos cómo funciona:

Las empresas o facilitadores de pago normalmente pagan comisiones por las transacciones, que se distribuyen entre el banco adquiriente, el banco emisor y las redes de tarjetas de crédito. Las redes de tarjetas de crédito cobran a los bancos de las empresas «tasas de intercambio» por cada transacción. Estas tasas se comparten con el banco emisor, que les permite generar ingresos sin cobrar a sus titulares de tarjetas.

Las comisiones de las transacciones se calculan mediante una serie de factores. Cada empresa de tarjetas de crédito tiene sus propias reglas que dictan las tasas de intercambio. Estas son algunas de las más comunes:

  • Propiedades de la transacción
    Estas propiedades incluyen información, como el importe de la transacción y la ubicación.

  • Tipo de tarjeta
    El tipo de tarjeta hace referencia a si la tarjeta de pago usa un chip EMV o un pago sin contacto, el tipo de tarjeta de crédito (oro, platino, recompensas, etc.), si es una tarjeta de débito o de prepago y la fuente de financiación.

  • Propiedades del dispositivo
    Las propiedades del dispositivo describen cómo y dónde se ha realizado el cobro; por ejemplo, si ha sido un pago en persona o por Internet, el código de categoría del comerciante y si la tarjeta ha estado presente o no.

Como existen muchas reglas para calcular las tasas de intercambio, la mayoría de los adquirentes utilizan modelos de tarifas que tienen en cuenta un tamaño medio de las transacciones de la empresa, el volumen de transacciones, las propiedades habituales de los pagos y el tipo de empresa. A continuación, el adquirente elabora en nombre de esa empresa una estructura de comisiones que se alinee con las tasas de intercambio que se vayan a producir más probablemente.

¿Todo listo para empezar?

Crea una cuenta y empieza a aceptar pagos: no tendrás que firmar ningún contrato ni proporcionar datos bancarios. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros y diseñaremos un paquete personalizado para tu empresa.